Más vale tarde que nunca

Un prominente „no-es-para-tantista“ reconoce su error (más vale tarde) – el canciller Kurz promete que, en cien días, estaremos todos vacunados – otro temblor de tierra en Austria

3 de Abril.- Queridos lectores: nada más bonito que empezar un artículo con una buena noticia.

MÁS VALE TARDE

Y es esta: el político ultraderechista Haimbuchner, como todos los de su partido, el FPÖ, prominente „no-es-para-tantista“, ha sido dado de alta hoy del hospital en donde ha pasado casi dos semanas comprobando la buena calidad de la atención sanitaria austriaca, y va a poder celebrar la pascua con sus familiares.

Aunque, en vez de „no-es-para-tantista“ debería haber escrito EX „no-es-para-tantista“.

El Sr. Haimbuchner, que se contagió de coronavirus y, debido a la enfermedad subsiguiente, ha debido pasar varios días en cuidados intensivos con respiración asistida, ha declarado al salir del hospital que, gracias a esta dura experiencia, se ha concienciado de la peligrosidad del coronavirus y que „a título personal“ seguirá las medidas de protección que sus compañeros de filas no siguen, por considerar que el coronavirus no es más que una gripe de serie B (y considerar que los que se mueren es que son unos aprensivos, añado yo).

La noticia es alegre porque Haimbuchner es joven (tiene 42 años) y tiene toda la vida por delante pero es triste, porque le ha hecho falta no solo un año de pandemia a nivel mundial y tres millones de fallecidos en todo el planeta según las estadísticas para convencerse, sino también enfermar él mismo. Más vale tarde, que dijo aquel. Hay gente de digestiones lentas.

Sus compañeros de filas, por cierto, siguien diciendo y haciendo el modorr…Perdón, el imprudente. De manera ostensible y a pesar de las protestas del resto de parlamentarios, los políticos ultraderechistas siguen sin querer ponerse mascarilla y, algunos, incluso, no reparan en alentar la superstición diciendo idioteces anticientíficas a propósito de las medidas para contener el coronavirus o las vacunas.

No hay que perder la esperanza y sobre todo, las personas de bien esperamos que no tengan que pasar por la misma experiencia de Haimbuchner para convencerse de que el coronavirus es muy peligroso no solo para quienes lo padecen, sino también para todas las personas que, debido a la sobrecarga de las unidades de cuidados intensivos, no pueden ser operados o ni siquiera pueden permitirse el lujo de ponerse enfermos o tener accidentes.

EN CIEN DÍAS, TODOS VACUNADOS (O ASÍ)

Dicho esto, el canciller Kurz, cuya popularidad no pasa precisamente por su mejor momento (!Qué diferencia con hace un año!) se ha dirigido hoy por Facebook a sus conciudadanos para hacerles una promesa que, en estos momentos (y él lo sabe) poca gente ha creido.

El canciller más mozo de la Unión ha prometido que, en los próximos cien días (o sea, de aquí al 14 de julio sobre poco más o menos) todos los austriacos y las austriacas y los que aquí vivimos y levantamos la economía de Esta Pequeña República, podremos vacunarnos, por lo menos, una vez.

¿Tendrá razón? Todas las personas con dos dedos de frente lo deseamos ardientemente, sobre todo para volver lentamente a la normalidad y también porque las mutaciones del virus (la última descubierta estos días en África) nos están pisando los talones.

¿Cuál es el (enésimo) plan? En Abril, deberán vacunarse todos los mayores de sesenta y cinco años. En mayo, aquellos que sean mayores de cincuena y en junio todos los demás que así lo deseen (entre ellos, este que escribe y que se pone al servicio de todos sus lectores) „de manera que podamos volver a la normalidad en verano“.

En este momento, el canciller Kurz y el Partido Popular austriaco se encuentran bajo una presión extrema debido a sospechas de corrupción las cuales, debido a la pandemia, no he tenido tiempo ni espacio de traer con la atención necesaria a estas páginas.

La fiscalía anticorrupción está investigando los tratos entre las dos patas de la coalición del anterior gobierno (conservadores y ultraderechistas) y han llegado a los medios las transcripciones de conversaciones de Whatsapp que no dejan al canciller en ningún buen lugar.

Quizá haya tiempo, en algún momento, de examinar todas estas cosas, pero es obvio que el canciller espera que con la vuelta a la normalidad y los anuncios de desescaladas para el próximo mes de mayo (como en los toros, „si el tiempo no lo impide“) no se le marchite el clavel.

OTRO TEMBLOR DE TIERRA EN AUSTRIA

Y si empezamos con una buena noticia, también terminamos con otra: ayer, en misma zona que hace unos días, se produjo un segundo temblor de tierra de magnitud 2,5 aproximadamente, que también fue notado por la población.

Tengo el orgullo de poder decir que la sismóloga que estaba de guardia en ese momento, va a explicar mañana en La Tarde en Directo los porqués y los cómos de estos temblores y, en general, de la actividad sísma en Austria. Lo hará en el curso de una entrevista que grabamos ayer con datos supercuriosos que estoy seguro de que harán las delicias de los oyentes. Un lujazo de verdad. Mañana, a partir de las siete, este y otros temas.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.