Tango Corrupti (en 3 tiempos)

Jörg Haider poco antes de entregar el alma al creador

Primer movimiento: Un escándalo ha saltido y nadie sabe cómo ha sido
2 de Agosto.- En estas fechas, los periodistas sestean en las redacciones; internet languidece. En todo el hemisferio norte, la vida se detiene o gotea con lentitud.

Por eso, una noticia escandalosa resulta, en estas fechas, una bomba informativa doblemente apetecible. Y eso ha ocurrido en Austria este fin de semana. 

Un semanario, tras una concienzuda labor de investigación, ha puesto al descubierto a) Que el difunto Jörg Haider tenía una cuenta secreta en el paraíso fiscal de Lichtenstein y b) que de la cuenta faltan 38 (!) millones de eurazos. Hoy, el Österreich, ese gran periódico, incluso apuntaba al culpable de la sisa: el exsecretario de Herr Haider, Sr. Miksa el cual, según parece, vive en Sudamérica, en algún lugar convenientemente alejado de las (algo perezosas) garras de la justicia transalpina.

Por lo que parece Haider era muy aficionado a esto que, en el entorno del Opus Dei, se llaman “amistades particulares”. O sea, y en cristiano, que le daba por alguien (generalmente un hombre más joven con el que pudiera ejercer el papel de mentor) y no le dejaba ni a sol ni a sombra hasta que encontraba otro delfín al que colmar de atenciones. Los ejemplos forman una lista que ya empieza a ser larga (y lo que te rondaré, morena, cuando los favoritos empiecen a quedarse cortos de pasta y necesiten venderle la exclusiva al Profil).

Hasta ahora, sabemos que gozaron de los paternales consejos de Haider, aparte del mencionado Miksa, nuestro amigo Karl-Heinz Grasser, señor de Swarovsky (Fiona) y, por supuesto, y ocupando el lugar estelar, el Lebensmensch por excelencia, Herr Petzner que, decepcionado del diablo de la política y de sus pompas, actualmente vive semiretirado trabajando para cierta empresa de no se sabe bien qué servicios.

La historia de Haider y Miksa empezó, parece ser, cuando el político fallecido decidió que Grasser no era ya el hijo amado en el que depositaba todas sus complacencias. Esto se debió a lo que, en relaciones de distinta clase, se conoce como el clásico ataque de cuernos.

Grasser, que ha demostrado con su trayectoria posterior tener la piel especialmente entrenada para encontrar el sol que más calienta, decidió entonces irse a las filas del Partido Popular Austriaco. Y allí encontró cobijo.
Segundo movimiento:  Estancia en EEUU
Haider, y Miksa con él, todo esto según el Österreich, que a su vez refríe lo publicado por el semanario Profil (arf,arf), se fueron a estudiar a los Estados Unidos (relaciones internacionales) y allí lo hacían todo juntos.

Que si entrenar, que si pasarse los apuntes, que si prestarse la goma (de borrar) que si tener nostalgia de cuando Austria estaba integrada en el glorioso Reich…Digo, no: esto no lo hacían, que ellos eran Populistas pero el Nacionalsocialismo les producía una urticaria que para qué. Quería decir que se ocupaban en todas esas cosas de las que se ocuparían un hombre mayor con el muchacho al que protege.

Tenían nostalgia, por supuesto, de Carintia, tierra a la que los dos amaban con locura; y de sus santas esposas que habían dejado lejos lejos lejos, al otro lado del océano (por cierto, que Haider dejó a la suya besando su foto enmarcada en plata y administrando con muy buen tino sus propiedades agrícolas, origen oficial de su fortuna).

Cuando Miksa y Haider volvieron a su amada Austria, parece ser que entablaron relaciones con Muhammar el Gadafi y con su hijo; y entonces, según Profil y los medios que se hacen eco, empezaron unas amistosas relaciones en las que los petrodólares fluyeron a cascoporro; Haider y su secretario, juntos y por separado, viajaban a Libia en lujosos jets privados y mientras, con la mano derecha, el político austriaco enseñaba a sus compatriotas a temer al extranjero proveniente de la tundra o al morenito nacido en Anatolia, con la izquierda, se forraba con la conocida laboriosidad centroeuropea.

Sin embargo, Jörg no aprendía,  o, más probablemente, no había escuchado nunca a Rocío Jurado. Ignoraba que “jamás pensamos nunca en el invierno, pero el invierno llega aunque no quieras” y a Miksa y a él se les rompió el amor -vamos, la amistad- de tanto usarlo; y Miksa, que tenía acceso a las cuentas de Liechtenstein, fue un día por allí –como tantas otras veces- con una maleta provista de las preceptivas esposas (esas que salen siempre en todas las películas de espías) y, según parece, cogió una cifra que está alrededor de los 38 millones de Euros (eso, en billetes de quinientos, cabe en cualquier sitio) y puso pies en polvorosa.
Tercer movimiento: Solo, fané, descangallado pero, lo que es peor, desplumado
Cuando Haider se dio cuenta, seguramente fue todo frío y crujir de dientes, porque claro, no podía mandar a la Interpol a por Miksa sin explicar antes el origen del pastizal perdido; y por otro lado, a Miksa le podía dar por irse de la muí. Así pues, optó por enviar a dos propios a Sudamérica a parlamentar con el, llamemosle hijo, díscolo. Parlamento que, por lo que parece, no surtió los resultados apetecidos. Miksa dijo que de devolver el dinero nanai y moscas tres, se divorció, buscó otra novia; y Haider le fue fiel a su santa, Claudia, pero encontró a otro protegido, en el que depositar sus atenciones de pigmalión.

Mientras tanto, parece ser que Miksa siguió haciendo uso de su diploma en relaciones internacionales y que, incluso, sostuvo –o sostiene- una buena amistad con el primogénito de Gadaffi.

Nada sabemos (vamos, nada saben en Profil ni en el Österreich) de lo que fueron las relaciones entre Miksa y su antiguo protector durante los últimos años de la vida del fallecido (que protagonizó una fulgurante vuelta a la palestra poco tiempo antes de morir). Pero es bastante plausible que se tornaran frías o, por lo menos, educadas, lejos de la intimidad de antaño. Quizá, en la soledad de su forzado exilio sudamericano, mientras ve caer la lluvia, Miksa piense en los buenos momentos que pasó con un muerto que le hizo inmensamente rico.
(Nota: todas las informaciones de este post se basan en datos publicados por diversos medios austriacos; a la hora de publicar este post, la justicia austriaca y la de Litchtenstein parecen estar con el paso ligeramente cambiado y no se atreven a desmentir ni a afirmar que lo de los millones robados y la implicación del Sr. Miksa sea verdad).

Articulo publicado en Otras hierbas venenosas con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Tango Corrupti (en 3 tiempos)

  1. hola!!! acabo de descubrir tu blog por el concurso este de los premios 20blogs, y nada, que muchisima suerte!!!! 😀

    y bueno ya que estoy pues te permito que te pases por mi blog que participa en humor.. y si lo ves oportuno pues también te permito que nos votes!!!… xDD

    un saludo!! 😉
    sorcios.com

Responder a Diego García Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.