Sissi

La portada de mis DVDs

21 de Marzo.- Ayer, gracias a mi tienda de segunda mano favorita, conseguí uno de mis sueños (qué fácil es hacerme feliz): encontré una edición curiosona de las tres pelis de Sissi mas, de propina, la serie de televisión que hizo Luchino Visconti para la RAI sobre la vida de Luis II de Baviera (primo de la emperatriz Elisabeth de Austria y también, pobre, bastante mal de la cabeza).
Anoche, como premio después de mi hora y pico corriendo en el gimnasio, me estuve viendo los extras de las películas de Sissi. Salía Karl Heinz Böhm explicando las anécdotas que recuerda del rodaje (pocas). Los recuerdos de Herr Böhm me llamaron la atención porque no son el tipo de vaguedades elogiosas que las viejas glorias siempre sacan a relucir en estas ocasiones. Diría yo que el intérprete del emperador Franz debe de ser una persona bastante complicada, alejadísima de la prístina imágen de enamorado que daba en las películas. Sus recuerdos sobre aquel lejanísimo pasado estaban teñidos de una enorme melancolía. De hecho, en el transcurso de la entrevista, abandona pronto su carrera de actor (la cual parece ver con bastante modestia) para centrarse en el momento en el que tuvo la iluminación de fundar “Menschen für Menschen” (Personas para las personas) la ONG con la que intenta contribuir a sacar a los ciudadanos de Kenia de la desfavorecida situación en la que viven.
También supe por estos documentales que Romy rechazó hacer una cuarta película sobre la emperatriz Elisabeth a pesar del fantástico sueldo que le ofrecieron (un millón de marcos de la época) y que abandonó las crinolinas para rodar una película con Horst Buchold que se llamó Mompti (1957). Los documentales también abundaban en la conflictiva vida sentimental de Romy Schneider y en las tragedias que la afligieron durante toda su vida. Incluso una compañera de instituto en Salzburgo, monja hoy día, explicaba que, ya de joven, la Schneider había sido una chica más bien melancólica, marcada por la separación de sus padres (y por el nazismo de su madre Magda que, debajo del aspecto de clueca afectuosa, debió de ser un bicho malo de mucho cuidado).
Pero mi sorpresa ha sido cuando he empezado a visionar Ludwig (llevo sólo la mitad). Schneider, convertida ya en una actriz de prestigio gracias a su carrera francesa, accedió a retomar para Visconti el papel de la emperatriz Elisabeth. Y qué diferencia. En primer lugar, la belleza de Romy Schneider estaba en todo su apogeo. Y en segundo lugar la actriz ya no es la muchacha de diecisiete años que interpretó a la emperatriz Elisabeth por primera vez, sino una mujer hecha y derecha, dueña de todos los recursos de su oficio, que mira, que hace pausas, que sabe imprimir al personaje una amargura que te hace pensar que muchas chicas jóvenes hubieran podido cortar flores para Franz Joseph en 1955 pero muy pocas hubieran podido mirar a cámara como lo hizo esta mujer 17 años más tarde.
En fin, un placer.

Sissi, 17 años después
Articulo publicado en Experiencias culturales, Qué me gusta con las etiquetas: , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Sissi

  1. Loles dice:

    ¡Hola Paco!Espero que te haya gustado Ludwig; yo la considero a pesar de larga para verla de un tirón, una serie muy buena; ya que da a conocer toda la vida de Luis II de Baviera y podemos ver a la desafortunada Romy Schneider en todo su apogeo.Yo también la compré en su día; después de verla tuve más ganas de volver a Neuschwanstein. Ya veo que visitas también en Viena las tiendas de segunda mano (buena costumbre)…Un Saludo

  2. Paco Bernal dice:

    !Hola Loles!Me ha gustado mucho Ludwig. Me la terminé este fin de semana y lo he flipado mucho cuando me he enterado de que todos los escenarios son naturales. Es alucinante. Y de las tiendas de segunda mano…Solo compro DVDs que me salen mucho más baratos. Además, he descubierto una en la que uno encuentra auténticas joyas (pelis de Visconti, no te digo más).Por cierto, hasta aquí han llegado los ecos de la cremá 🙂Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.