Guardando datos: la nueva ley austriaca de comunicaciones

Una mirada
Como siempre, hay posturas enfrentadas (A.V.D.)

 

1 de Abril.- Hoy, es Domingo de Ramos y, en Austria (bueno, en los países germanoparlantes) hoy es también el día equivalente a nuestros Santos Inocentes. Una costumbre, la de gastar bromas, algo en decadencia, por otra parte. Mientras estaba en la ducha, pensaba yo que la paulatina desaparición de la costumbre de contar camelos a la gente puede deberse a que a) la realidad se ha vuelto tan porosa, tan inestable y tan increible por sí misma, que resulta bastante difícil inventar una broma que le haga competencia o b) porque a todos nos gustan –demasiado- los caminos previsibles, las consecuencias que podamos calcular, obtener de la realidad exactamente lo que le pedimos. Somos consumidores de la realidad en vez de vivir en ella y ya se sabe que, quien paga, exige.

El tema de que voy a hablar hoy no es, desgraciadamente, una broma. Hoy, primero de abril, entra en vigor en Austria una ley que, bajo mi punto de vista, supone una peligrosísima arma, si la información que ordena reunir alguna vez cae en malas manos (lo cual, conociendo la historia de la Humanidad, tiene todas las posibilidades de suceder).

A partir de hoy, los operadores austriacos de internet están obligados por ley a guardar durante seis meses los datos de las comunicaciones de sus abonados. No los contenidos pero sí quién cuándo ha llamado por teléfono a quién, quién se ha conectado a internet y a quién le ha enviado un e-mail o un sms. Pero no sólo esto:están obligados también a entregar estos datos sin que medie una orden judicial a petición de las autoridades.

La norma extraña mucho en un país en el que la privacidad es un valor tan importante y la gente está, y creo que no exagero, paranoica, a la hora de explicar cosas que vayan más allá de lo que se le podría contar a la cajera del supermercado –lo cual no es mucho, por otra parte, porque aquí, las cajeras de los supermercados son robots con forma de mujer-. El Gobierno austriaco se ha visto en la necesidad de aprobar esta norma debido a la amenaza de sanciones por parte de la Unión Europea, impulsora de una directiva cuyo fin oficial es el de luchar contra el terrorismo.

La norma crea un organismo, el Bundesrechenzentrum (BRZ) a través del cual se canalizarán todas las peticiones de los funcionarios a las operadoras.

Como siempre, las dos posturas contrapuestas. La de los usuarios, que piensan (pensamos) que la norma, si bien con todas las carencias que una legislación de carácter nacional puede tener sobre algo mundial, como internet, sienta un precedente peligrosísimo de control de las comunicaciones, de fin de la presunción de inocencia y de los límites que el Estado debe respetar a la hora de tocar la vida , privada de la gente.

Los defensores de la norma aprobada dicen que sólo se podrán utilizar los datos para investigar aquellos delitos que estén castigados con más de un año de prisión (posesión de pornografía infantil, asesinatos, terrorismo, pero también cosas como la bigamia) y que, hoy por hoy los funcionarios no disponen de instrumentos eficaces para investigar con la suficiene rapidez rupturas de la ley que podrían acarrear peligro para la vida de las personas.

Sin embargo ¿Quién controla a los controladores? Ahí, señores, está la trampa.

Articulo publicado en Polémicas con las etiquetas: , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Guardando datos: la nueva ley austriaca de comunicaciones

  1. Luis dice:

    Hola Paco, mi comentario no tiene que ver con tu entrada (tan interesante y tan inquietante por otro lado) sino con el domingo de Ramos. Me acordé de ti ayer porque mi madre soltó de repente una variante del refranillo de la tuya: «Domingo de Ramos / Quien no estrena algo / se le caen las manos» (?)
    Oye ¿tu no sabrás el nombre de la cantante húngara rara que sonaba en la BSO de «El Paciente Inglés»? Abrazos mil. L.

  2. Primo N. dice:

    Don Luis,

    La cantante creo que se llama Marta Sebestyen.

    Un abrazo

    P. d B.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.