La hora de los chouman

El presentador
A.V.D.

8 de Agosto.- Querida Ainara: me encanta el cine y no es raro que mis amigos, los del club de los jueves, se rían de las comparaciones que saco entre secuencias de algunas películas y acontecimientos que pasan en la realidad.

Por ejemplo: en Los Diez Mandamientos, en la versión de los cincuenta, con Charlton Heston, hay una secuencia en que Heston/Moisés asalta los graneros del templo para que puedan comer los israelitas que le están construyendo una ciudad a Seti I.

La escena es heróica y exalta, pues es el propio Moisés el que, bajo la mirada incrédula de los sacerdotes de Amón, rompe los sellos de los silos y el grano comienza a manar a raudales para alegría de los esclavos, que sienten que les ha tocado la primitiva sin meter.

Todo está contado por un director, DeMille, que era, junto con John Wayne, uno de los personajes más ultraconservadores de aquel Hollywood, con lo cual no había sospechas de heterodoxia. Y todo está contado de manera que nosotros, el público, terminamos pensando que Moisés/Heston era un tipo bragado (y meano) y que los sacerdotes eran unos explotadores y que los judíos estaban en su derecho de apuntarse al catering porque, al fin y al cabo, Amón era un dios pagano, un cacho de madera o de piedra. Nada, en fin.

A ver si a ti te saltan a la vista las similitudes con esta escena real: ayer, el alcalde de Marinaleda, el cual, por cierto, tiene un aire a El Sevilla, cantante de los Mojinos Escocíos (y esto no es criticar, es referir) megáfono en mano y pañuelo palestino al cuello, asaltó, secundado por una tropa de jornaleros, dos supermercados andaluces de los que, como Moisés, tomó una serie de productos de primera necesidad para llevarlos a Bancos de Alimentos para que estos, a su vez, los repartieran. Se escudaba en la necesidad de los jornaleros que, según él, pasan hambre (es probable que así sea) y en la opulencia de don Emilio Botín, que le parece indecente con la que está cayendo (y está en todo su derecho de que así sea, como a Moisés le parecía malamente la opulencia en la que vivía el clero de Amón).

El alcalde de Marinaleda, hasta el momento, no ha dado muestras de estar arrepentido de su acción (la cual considera justa y necesaria) como suponemos que Moisés tampoco lo hizo en su momento cuando le entrevistó el Daily Tebas o la Faraón News TV. Y sin embargo, al contrario de lo que sucede cuando uno ve correr a raudales el trigo de los sacerdotes de Amón, un cierto escrúpulo impide ponerse del lado del alcalde ¿Por qué será?.

Por cierto, los Bancos de Alimentos se han desmarcado completamente del tema y dicen estar totalmente abastecidos lo mismo ellos que sus comedores sociales.

En el verano de 2007, mi primo y yo, ambos voraces lectores de periódicos, vaticinábamos la crisis en un momento en que el Gobierno de entonces, decía que España estaba entre los países de primera división.

Era obvio y no había que ser un lince: el motor de la economía española era la construcción de casas y, en algún momento, la construcción se pararía. No nos equivocamos. Era predecible que sucediera como sucedió y en el poco tiempo que sucedió y con las consecuencias que ha sucedido. Para saberlo, sólo había que leer los periódicos con un poco de conocimiento y sacar las conclusiones adecuadas.

Del mismo modo, hace algunos meses que llevo esperando que surja lo que esta semana ha surgido: de un lado, una llamarada de demagogia procedente de la izquierda (que ya veremos en donde para). Nuestro buen amigo el resuelto alcalde de Marinaleda y sus imitadores (que los va a tener pronto, no me cabe duda).

Del otro lado, su contrapeso: un salvador de la patria de derechas: Mario Conde, expresidiario con libro (como Hitler en su día, toquemos madera) ha anunciado su intención de fundar un partido y concurrir con él a todo lo que se pueda concurrir.

Los tiempos están maduros para que España se convierta en Grecia.

También en esto.

Besos de tu tío.

Articulo publicado en Cada miercoles, escribeme una carta con las etiquetas: , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Un comentario a La hora de los chouman

  1. Gonzalo dice:

    Ya me dirás Paco por qué Speer está en los metadatos ¿por la barbilla o por las pirámides? En cuanto a Mario Conde, el partido ya está en marcha y se llama Sociedad Civil y Democracia. Igual que UPyD, igual que en su día Cs, todo lo que sea abrir ventanas, renueva el aire.

    Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.