En Austria te pagarán por estar sano

Cochero
El trabajo no siempre favorece el ejercicio (A.V.D.)

 

Esta semana se ha publicado un estudio cuyas conclusiones indican que el 40 por ciento de los austriacos está demasiado gordo ¿Qué hacer? A la Seguridad Social Austriaca se le ha ocurrido una idea que puede crear escuela.

29 de Septiembre.- Recuerdo que la primera (y hasta ahora, única) vez que estuve en los Estados Unidos de Obama, al bajar del avión empecé a ver gordos. Pero gordos como no había visto antes en mi vida. Gordos, como no se veían en España entonces. Lo que en mi casa llamamos “carros de carne”. Pronto, mi compañera y yo (era un viaje de trabajo) supimos por qué. Las raciones eran enormes en todos los restaurantes y, en todos sin excepción, podías volver a rellenarte el vaso de refresco despues de haberte bebido un vaso de Coca-cola o cualquier guarrada similar.

Cómo sería la cosa que, al tercer día, nos dijimos:

Vámonos al Mc Donald´s, que eso es igual en todas partes y será más civilizado. Seguro que las raciones son para personas normales.

Y allá que nos fuimos, y nos comimos un Big Mac como está mandado, con la sensación de estarle dando bocados a una jugosa (y sanísima) manzana.

Sin embargo, la obesidad, esa plaga que azota los Estados Unidos, ha desembarcado en Europa y, por lo que a nosotros nos interesa, está devastando Austria. Esta semana pasada se ha publicado un estudio según el cual un cuarenta por ciento de los aborígenes está demasiado grueso. La culpa la tienen el azúcar (que es la droga nacional, añado yo), la sal (que también se consume aquí sin ningún conocimiento) y, por último, la falta de ejercicio. Este último factor no es del todo achacable a la pereza. Austria, como país desarrollado que es, cuenta con una gran mayoría de trabajadores que mueven más la neurona que el bíceps. Y claro, después de estar todo el santo día detrás de un escritorio, a la gente le da pereza irse al gimnasio a machacarse.

Las cifras, en cualquier caso, son dramáticas. Copio: del cuarenta por ciento de gordos, cincuenta y dos por ciento son varones, veintiocho por ciento, féminas inquietas y el resto, críos. Es quizá en este grupo de edad donde los números son más escalofriantes.  De los niños en edad escolar, un veinticuatro por ciento están demasiado gordos y, de estos, un ocho por ciento padecen obesidad mórbida. El último estudio disponible es de 2008. Entonces, la cantidad de niños obesos era del 19 por ciento del total. Hoy, son un cinco por ciento más.

En Austria, además, la obesidad está claramente distribuida por territorios. En el este (Viena, Burgenland y Estiria) hay muchos más gordos y la tendencia del porcentaje de obesos es más pronunciadamente creciente que en el resto de los Länder austriacos.

Naturalmente, el Gobierno austriaco está preocupadísimo. Porque la obesidad, y ya es hora de verlo así, es una enfermedad. El cuerpo de las personas obesas está sometido a un esfuerzo que desemboca más pronto que tarde en patologías de todo tipo. Diabetes, asma, mayor propensión a fracturas, etcétera, etcétera, etcétera. Con el gasto que esto conlleva para la estructura del sistema sanitario . Se calcula además que, en ocho años, más de tres cuartos (¡!) de las muertes estarán causadas por enfermedades asociadas a la obesidad y al estilo de vida.

Y ahora viene la madre del cordero ¿Qué hacer?

La obesidad, naturalmente, empieza por la prevención. En 2009, el Gobierno austriaco lanzó un plan contra la obesidad que incluía, como punto fundamental, enseñar a los críos a comer e invertir la tendencia , con el objetivo de conseguir que, en 2020, los austriacos fueran más esbeltos (la verdad es que, al ver las cifras,uno no puede evitar pensar que el Gobierno austriaco se ha cubierto de gloria en este aspecto).

Hay otras ideas, sin embargo: una de las grandes cajas de la Seguridad Social, la SVA, va a poner en marcha un experimento, en principio para seis millones de asegurados. Aquellos que acuerden con su médico un programa para mantenerse activos y sanos, serán recompensados económicamente por ello. Quizá funcione mejor que cargar ciertos alimentos con impuestos.

Articulo publicado en Los austriacos con las etiquetas: , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Responses to En Austria te pagarán por estar sano

  1. Ricard dice:

    Y a los que no somos obesos, nunca lo hemos sido y además intentamos mantener la forma, ¿porque no se nos reducen los impuestos en seguridad social? No es justo. No veo bien que les paguen si yo no recibo un descuento por no ir nunca al médico.

  2. Maronasc dice:

    Algo parecido iba yo a comentar, ¿por qué no subvencionan el gimnasio o las clases de yoga?

  3. alvaro dice:

    yo por ejemplo nunca estuve gordo y como bastante. estar gordo a veces es una condición genética igual q yo soy delgado por la misma condición. en mi caso sería una suerte ser recompensado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.