Un examen de españolidad

1 de Abril.- Los grandes medios de comunicación españoles andan bastante alicaidos económicamente. EREs, caídas en la publicidad…En fin. Por eso, se encuentran enfangados en una carrera insensata por el titular sensacionalista, por la historia cruda, por el mi mamá decía llorando “este niño se nos muere lleva una cosa colgando”, por la talla del sujetador que levanta los pechos de Mercedes Milá, nostálgicos de antiguas primaveras. Cualquier polémica barata sirve.

La penúltima ha sido la decisión del Gobierno español de implantar un examen para poder optar a la nacionalidad.

Ha sido una polémica que, como muchas en España, se ha levantado porque los que piensan que detrás del ánimo del Gobierno se esconde una intención racista,  xenófoba o llámalo Ku-klux-Klan, nunca han salido de España (o, si han salido, lo han hecho solo de cuerpo, y su espíritu ha permanecido sepultado en las entrañas Telecinco).

En la mayoría de los países de la Unión (diria que en todos, pero no me atrevo) funcionan mecanismos parecidos. Y Austria no es una excepción, claro. Es más: la legislación austriaca al respecto es una de las más restrictivas no ya de Europa, sino seguramente, del mundo.

Aquí, no siendo el caso de la llamada Nacionalidad Sobrevenida (un nombre que a mí, por cierto, me hace mucha gracia, porque me parece como si la nacionalidad fuera un tren de mercancías que le atropellase a uno) que es aquella doble nacionalidad que adquieren los hijos de los austriacos casados con un extranjero/a, la única manera de hacerse ciudadano austriaco es, primero, renunciar a la nacionalidad natal de uno, y después hacer el correspondiente examen. Una prueba parecida a la que se pretende implantar en España además de una de idioma (lógicamente).

En mi país, parece ser que el plan es, además,hacer además una prueba de integración. Aquí, esa prueba se suple con un requisito: uno solo puede presentarse al examen después de haber pasado diez años viviendo en Austria (y si en diez años no estás integrado, es que o no quieres o tienes algún problema cognitivo que no te permitiría pasar, de todas formas, el examen).

A mí, como extranjero viviendo en un país que no es el mío, me parece natural que, ya que tiene que existir algo parecido a la nacionalidad, para concederla se establezcan ciertos requisitos. Primero, para que el concepto no se devalúe (que ya se devalúa bastante en Austria, por ejemplo, con todos aquellos casos de nacionalidades austriacas concedidas “por beneficio a la República”, como en el caso de las cantantes de ópera que no saben alemán –Netrebko- o de atletas procedentes de paraísos ignotos). Por otro lado, y en bien de la justicia y de la igualdad de acceso a los derechos, es mejor establecer un procedimiento reglado, de manera que todo el mundo sepa a qué atenerse y de manera que se evite, también, que algo tan importante para el equilibrio social y económico de un país esté sujeto a los intereses de los partidos.

Naturalmente, en condiciones ideales, yo sería partidario de que se estableciese una nacionalidad para toda la Unión. Con todo lo que ello implica, naturalmente. Por ejemplo ¿Por qué si yo vivo en Austria, trabajo aquí y pago mis impuestos aquí, no puedo decidir qué políticos quiero que administren esos impuestos?

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres enterarte antes que nadie de lo que pasa en Viena Directo?¡Síguenos en Facebook!

Articulo publicado en Política/Economía con las etiquetas: , , , . Guarda el enlace permanente.

5 Responses to Un examen de españolidad

  1. Bad Vöslauer dice:

    El problema no es que propongan el exámen, sino que lo hagan en estos tiempos y no en otros cuando se llevaban los bolsillos llenos de papeles. Propongo que a los nacionales que hayan demostrado su imcompetencia, falta de honradez y/o manifiesten un desconocimiento del idioma, la cultura y la historia les puedan despojar de esos privilegios que se les otorgan por linea de sangre y de los que se valen para cometer sus tropelías. Nacionalidad por puntos YA!!. Que la reina lleva 40 años y no se le ha oido pronunciar un discurso!!.

    En este país se realiza examen para cualquier idioma menos de la Lengua cervantina porque se dan por hecho cosas inverosímiles.

    • Javi dice:

      No me desagrada del todo la idea de Bad Vöslauer. Ya que se hace un examen para conceder la nacionalidad, que se haga otro regularmente para mantenerla. Y que ademas sea tan dificil como el primero. Si ya lo tenemos crudo en la vieja Castilla con la despoblacion, no te digo lo que pasaria con un examen de estos. Bueno, sinceramente, Paco, por el hecho de que en Austria tengan un examen tan restrictivo no quiere decir que sea bueno, que a veces parece que todo en Austria en perfecto! Si por mi fuese no habia examenes de ningun tipo, y por tanto nacionalidades tampoco. El pasaporte serviria de adorno decorativo en las paredes de los estudiantes universitarios, junto con la banderita del Barsa o el Madrid o el Manchester United, la de la hermandad Alpha Eta Omega, y la pagina central desplegable del Playboy de Junio.

  2. v dice:

    Creo que la emigración debe de hacerse de un modo regulado y controlado, no de una forma masiva y salvaje, y por supuesto creo que las personas a las que se les otorga la nacionalidad de un determinado país deben conocer su Historia, su Cultura y dominar mínimamente la lengua que mayoritariamente se habla en éste. No creo que esto sea racismo, es sentido común. Y creo que todos los países de Europa deberían tener las mismas normas en esta materia. Si somos Europa para aplicar unas durísimas medidas económicas, también hay que unificar criterios en legislación laboral e inmigración. Lo demás es pura demagogia y utopía, o más bien pura distopía.

  3. Javi dice:

    Siento insistir pero por ahi se me toca la fibra. Hay varias contradicciones en el post anterior, no se si llevadas por la repeticion de una frase harto repetida, pero:
    – Uno, aunque no estoy de acuerdo, en todo caso si aceptase algo similar, no veo porque la persona immigrante tiene que hablar la lengua mayoritaria del pais. Si no recuerdo mal en Austria tienen varios idiomas oficiales. Si son oficiales tecnicamente tienen un estatus de proteccion, con lo cual no hay nada malo en hablar hungaro o esloveno en vez de aleman, porque son idiomas que el pais se ha comprometido a proteger en la carta europea de lenguas regionales (no lo he mirado de nuevo pero creo que se llama asi). Otra cosa es lo practico que eso pueda ser, pero lo practico no tiene nada que ver con la nacionalidad que es de lo que estamos hablando.
    – Segundo, no, yo tampoco creo que sea racismo lo que comentas. Es proteccionismo, y tiene sus puntos buenos y sus puntos malos, pero al final del dia, se trata de «defender» una posicion que el conjunto del pais ha conseguido, la mayor parte del tiempo por estar en una situacion privilegiada rodeado de amigos grandes, gordos y pudientes, no necesariamente «por meritos propios», sino simplemente por tener las oportunidades que por ejemplo Lesotho nunca tuvo.
    – Tercero, todo sistema teorico es una utopia, incluido el sistema en el que teoricamente estamos inmersos. O te piensas que alguien llego y dijo «vamos a idear un sistema neoliberal de incremento de las desigualdades donde la corrupcion campe a sus anchas y donde recortemos bienestar social a la gran mayoria de los ciudadanos porque es el mejor sistema que hay….por cierto, votadme para que lo haga, que para eso tenemos una democracia!»

  4. Bad Vöslauer dice:

    Amigo @Javi:
    Como bien puedes leer http://de.wikipedia.org/wiki/%C3%96sterreich el Croata, Esloveno o Húngaro es cooficial solo en algunas provincias de la república austriaca así que creo que a tod@s sus conciudadanos les obligan a hablar la lengua de Schöpenhauer, es más si no lo hacen en su versión alta no se entienden entre compatriotas ni con sus vecinos confederados o con los de los Ländern del norte. Volvamos a las tierras ibéricas, a alguien se le ocurre que un ciudadano catalán se exprese en su lengua materna (Catalán) y le entiendan en Cádiz o en Oviedo??. Es más a tod@s nos ha pasado alguna vez que viajando a lo largo y ancho de la Península no hemos comprendido ciertos vocablos por su localismo o pronunciación diferente a la de nuestro origen, y se supone que hablamos el mismo idioma, por hablar de cuando vas a las tierra de ultramar.

    Del mismo modo pienso que todos deberíamos conocer y dominar la lengua común sin despreciar al resto, pienso que se debería comprobar el nivel de expresión y compresión de ésta pero seguro que en una OPE nadie mide el conocimiento del Castellano y créeme que he conocido a gente que tiene problemas para expresarse y comprender este idioma, eso sí con un conocimiento acreditado de según que idioma obtienes más puntos que por 10 años de investigación en la materia o por haber sido contratado en la administración anteriormente.
    Por lo tanto la ciudadanía debería tener un sistema de puntos en el que por desconocimiento o por actuar o comportarse de manera incívica o poco onerosa se pudiera privar o requisar al sujeto, hay cosas que no se pueden otorgar por el mero hecho de haber nacido en según que lugar. Desde luego que no manejo el mismo léxico ni jerga que algunos moradores de ciertos barrios periféricos ni me comporto igual que ciertos dirigentes y/o mandatarios, del mismo modo que ejercen el sufragio pasivo, deberíamos poder revocar su nacionalidad si no estamos dispuestos a compartir ciertos privilegios con ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.