Enrique Guerner: el austriaco que fotografiaba milagros españoles

Fotografía

Lo que son las cosas: el que, probablemente, haya sido uno de los mejores cámaras del cine español fue un austriaco. Esta es su historia.

17 de Julio.- Este que escribe, está siempre a la busca de austriacos que hayan tenido algo que ver con España. A veces, hasta extremos francamente frikis. Por ejemplo. Hace unas semanas, escuchando un documental de Radio Nacional de España, que trataba sobre CIFESA, la productora española puntera en los años cuarenta, salió un nombre, el del cámara austriaco Enrique Guerner, maestro de los cámaras españoles que vinieron tras él.

Inmediatamente, al escuchar el adjetivo austriaco, me puse a la búsqueda pero Google daba muy pocos resultados, todos de la base Imbd y ninguno concluyente. Apenas dos líneas de filmografía, muy poco para un post.

Sin embargo, hoy, por casualidad, buscando, lo que son las cosas, una canción (“Yo te diré”, de la película Los Últimos de Filipinas) Wikipedia me ha dadado sin buscarlo la clave del misterio. Y es que Enrique Guerner no nació llamándose así, y tampoco así ha pasado a las enciclopedias. Nuestro hombre, debido a ciertas circunstancias azarosas, cambió de nombre a mitad del camino de su vida, de Heinrich Gärtner a la versión españolizada: Enrique Guerner.

¿Y quién era Heinrich Guerner? Pues sin duda, el hombre que mejor fotografió el cielo español, el mejor técnico de fotografía que tuvo el cine español de su momento y el que nos ha dejado esa maravilla que, aunque vetusta, sigue siendo un peliculón: Marcelino Pan y Vino.

Guerner/Gärtner nació en Bukowina, lo que actualmente es Rumanía y entonces era el imperio austro-húngaro, en 1895. En 1910 se fue a una de las metrópolis de la fotografía de su época, Berlín, y allí se hizo maestro retratista. En 1912 se hizo ayudante de cámara cinematográfico y se pasó toda la primera guerra mundial filmando documentales de propaganda para el ejército austro-húngaro. Terminada la guerra, se pasa al cine de entretenimiento y, así, hace películas hasta 1933. El ascenso de los nazis al poder hace que , como muchos otros judíos, sea boicoteado y tenga que buscar refugio en países más tolerantes. En este caso, España. No sabía el pobre en donde se metía.

Guerner es, por ejemplo, el cámara de Morena Clara, de Imperio Argentina y Miguel Ligero, el exitazo de la España de los años treinta. Se estrena en 1936 y la película, fresca y graciosa, atraviesa el río de sangre de la guerra y es un taquillazo tanto en la zona rebelde como en la republicana.

El estallido de la guerra civil le pilla a Guerner en zona nacional, en donde las tropas de Queipo de Llano, que habían secuestrado al equipo de Cifesa que estaba rodando El Genio Alegre, le ponen a rodar documentales de propaganda para los facciosos. En estas, el cónsul nazi en Sevilla, le pilla (me ha salido un pareado) y exige su entrega a las autoridades alemanas. Sin embargo, por cosas de la España de Franco, de la guerra y de la falta de efectividad que siempre nos ha caracterizado, Enrique Guerner no es mandado a ningún campo de concentración, sino que los fascistas se contentan con deportarle a Portugal. Hacia el final de la guerra, Gärtner españoliza su nombre y lo convierte en Guerner y a partir de ahí empieza su época dorada como profesional. El savoir faire centroeuropeo brilla no solo en la ya mencionada Marcelino Pan y Vino, sino también en otras películas de la época –todas en estupendo blanco y negro-. Curiosamente, Guerner, malgré soi, supongo, es el cámara de Raza, la película cuyo guión –malísimo, por cierto- firmó Franco, bajo el seudónimo de Jaime de Andrade.

Después de la guerra mundial, Guerner, que es ciudadano alemán a pesar de todo, rueda una obra maestra con Heinz Rühmann. En España se llamará El Cepo –y es un gran thriller- pero en alemán se distribuirá como Es Geschah am heillichten Tag.

Guerner murió en 1962 en Madrid.

Malaga en Viena Kopie

Este fin de semana nos espera una gran producción de Zona de Descarga, pero mientras tanto ¿Por qué no escuchas el último programa del sábado?

Articulo publicado en Historias de la Historia con las etiquetas: , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.