Un aniversario siniestro en Viena

judio ortodoxo en VienaHoy se cumple en Viena un aniversario siniestro. Estemos todos en guardia para que no se vuelva a repetir.

20 de Octubre.- Enfrente de la Universidad de Viena, en la majestuosa Ringstrasse, se levanta un palacio que, hoy en día, es la sede de Casinos Austria.

El edificio fue adquirido por el Estado austriaco a principios de la década de los cincuenta del siglo pasado. Una gran parte de los miles de personas que pasan por delante todos los días, o que se obstruyen las arterias con las hamburguesas que sirve un restaurante de comida rápida que está en sus bajos comerciales, seguramente ignora que el edificio, de estilo historicista, fue levantado para alojar a una rama de la acaudalada familia Ephrussi, banqueros judíos procedentes de la ciudad ucraniana de Odessa.

Mientras habitaron el palacio, hasta finales de los años 30, los Ephrussi fueron los representantes de una cierta idea de estar ante el mundo. De práctica religiosa bastante tibia, partidarios de la separación de la religión y el Estado, sofisticados, elegantes, un poco decadentes y, sobre todo, amantes de la alta cultura y de todo lo que el saber humano puede ofrecer.

Cuando Hitler se anexionó Austria, todo cambió y los Ephrussi iniciaron una diáspora que dejó el palacio a un jerarca nazi pero que, sobre todo, terminó para siempre con el prodigioso matrimonio entre el dinero de la familia Ephrussi y las artes que se había prolongado desde los albores de la Belle Epoque.

La historia de los Ephrussi, contada por uno de ellos, se puede leer en el que mientras tanto se ha convertido en un discreto fenómeno editorial (“La liebre con los ojos de ámbar”, publicado en español por la editorial Acantilado). Yo, recibí el libro en español de un amigo, como regalo; y, quizá por cierto ánimo de cerrar el círculo, he comprado varios ejemplares en alemán, para regalar, en la librería que, lo mismo que el restaurante de comida rápida, ocupa uno de los locales que forman hoy en día los bajos del antiguo Palais Ephrussi.

Tal día como hoy se cumple en Viena un aniversario siniestro. El 20 de octubre de 1939 empezaron las primeras deportaciones de judíos efectuadas por los nazis. No fue solamente el principio de una cadena de crímenes que se prolongó hasta 1945, sino una enorme pérdida para la propia ciudad y aún para el mundo.

La floreciente comunidad judía, que había sido el alma de la cultura austriaca de los últimos años de la monarquía y la primera república austriaca, cuyos mecenas, siempre atentos a las últimas novedades que pudieran añadir prestigio al prestigio que ya poseían, habían dado a la Humanidad el psicoanálisis o las más audaces obras literarias, quedó reducida prácticamente a la nada. Viena se convirtió, a consecuencia de la política racista del llamado tercer Reich, en una ciudad oscura, provinciana, que tardaría décadas en recobrar el esplendor que la había caracterizado durante el reinado del emperador Francisco José.

Fue la típica venganza que, en todas las épocas, protagonizan los mediocres contra aquellos de sus contemporáneos que son más inteligentes o más sensibles. Es un impulso de la Humanidad que, una vez estalla, se controla, pero que no se extingue, que permanece latente. También en nuestra época. Por eso hay que estar en guardia contra cualquier forma de discriminación o de persecución. Siempre.

Dia de los Muertos¿Tienes plan para el Día de los Muertos? ¿Te apetece acercarte a esta colorista tradición mexicana? !No dejes de oir el audio de esta semana!

Articulo publicado en Historias de la Historia con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

5 Responses to Un aniversario siniestro en Viena

  1. javi dice:

    «en una ciudad oscura, provinciana, que tardaría décadas en recobrar el esplendor que…»

    Paco: ¿quieres decir «tardaría» o «aún tardará»?

  2. victoria dice:

    El odio a los judíos viene de lejos. Ya en la Edad Media hubo terribles persecuciones contra ellos acusándoles de todo tipo de crímenes (falsos), hasta que se consiguió expulsarles de este nuestro reino, aunque otros países de nuestro entorno lo habían hecho antes. Aparte del desafío que supone el ser «diferente» (diferente religión, diferente raza), lo que catalizó el odio a los judíos, tanto en Alemania como en Austria fué la hiperinflación galopante y la terrible crisis económica que sufrieron ambos países perdedores de la I Guerra Mundial, a los que, además, se les obligó a pagar unas tremendas indemnizaciones de guerra, imponiéndoseles, a mayores, un bloqueo de materias primas (alimentos, carbón) brutal. Esto fué el detonante para que las clases más depauperadas odiaran profundamente a los cultos y ricos judíos, la burguesía floreciente que llenaba los teatros y los museos de Viena. Y ya se sabe, en momentos así, puede surgir alguien que lo utilice adecuadamente, un buen demagogo, un Hitler cualquiera.
    Te recomiendo la lectura de un libro de un gran escritor austriaco, «El mundo de ayer», de Stefan Zweig, las memorias de un vienés cosmopolita que vió como su mundo (magnífico mundo) se vino abajo de la noche a la mañana, y cómo muchos, no quisieron ver, no quisieron creer, lo que se les venía encima, acabando en los campos de concentración, y muriendo de la forma más vil. Es una lectura muy, muy recomendable, porque la Historia, por desgracia, de otras muchas maneras, siempre se vuelve a repetir.

  3. Sandra dice:

    ¡Mira que hay vacunas para casi todos los males y aún no se ha conseguido una contra el odio y la maldad humana!.¿El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra,dijo alguien?.Yo creo que dos no le son suficientes….Un saludo.

  4. Pingback: Claudia Bandion-Ortner mete la pata hasta el corvejón | Viena Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.