Alexander Van der Bellen gana las elecciones (again)

anfang
Una pegatina de Van der Bellen en la Josefsplatz, en pleno centro de Viena, en la entrada del Centro de Prensa donde estaban congregados medios de todo el mundo.

Con algo menos de ocho meses de retraso, Alexander Van der Bellen será proclamado nuevo presidente de Austria el día 26 de Enero. Ha hecho historia.

4 de Diciembre.- A estas alturas, ya sabrán mis lectores la buena nueva (la güena güena, vaya). Alexander Van der Bellen va a ser el siguiente presidente de Austria. Y esta vez se ha sabido MUY pronto después de que cerrasen los colegios electorales.

Yo me he enterado a las cinco y diez de la tarde, diez minutos después de que se cerrasen los colegios, en pleno corazón de Viena, mientras esperaba a una periodista de la cadena SER que me ha entrevistado (supongo que la entrevista se emitirá en España en algún momento de esta noche). En la capital de Esta Pequeña (pero insospechadamente sensata) República, VdB ha ganado por goleada. Un 65% de los sufragios han ido al candidato ganador. No es ninguna sorpresa, así fue la última vez. Esta vez, sin embargo, ha mejorado el resultado e incluso ha ganado en los distritos tradicionalmente „azules“ (la Viena proletaria).

Si atendemos al reparto de los votos, por cierto, lo mismo que el título de aquel libro era que „los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus“ en el caso de Austria podría decirse „los hombres son de Hofer y las mujeres son de Van der Bellen”.

Pocos minutos más tarde de que saltara la noticia, se ha sabido que Hofer reconocía su derrota (vía Facebook, por cierto, un sistema muy caro a la ultraderecha, que maneja como nadie las redes sociales) y aún un poco más tarde, el jefe del partido, Heinz Christian Strache, ha manifestado públicamente que esta vez no habrá recurso y que se aceptará el resultado.

¿Significa esto que „ding, dong, the witch is dead“? (The witch, la bruja, naturalmente es el populismo ultraderechista). No, para nada se puede cantar victoria. Es más: a partir de ahora, es augurable un recrudecimiento de las hostilidades entre los partidos políticos de lo que se suele llamar „el arco parlamentario“ austriaco (manida metáfora que me perdonarán mis lectores por estar en el día en que estamos.

De hecho, todos los partidos políticos austriacos están manejando ya, y llevan manejándolo desde antes de este domingo, un escenario que incluye unas elecciones anticipadas que se celebrarían en algún punto de la primavera de 2017 (se maneja incluso la fecha del 21 de Mayo).

Si atendemos a lo que dicen las encuestas de intención de voto, en esas elecciones la ultraderecha sería la fuerza más votada y Strache sería el nuevo canciller encargado de formar gobierno. En esta clave hay que leer algunos movimientos del canciller Kern -un hombre pragmático- en dirección al FPÖ. Se sabe que hay conversaciones periódicas entre los dos líderes –si bien llevadas con la lógica discreción- desde que el partido socialista de Burgenland rompió el llamado „cordón sanitario“ por el cual el Fpö había sido mantenido fuera de cualquier pacto de coalición.

Estos movimientos tácticos de Kern tienen dos explicaciones posibles: la primera, naturalmente, la de reconocer que el FPÖ hace muchas cosas muy bien, y una de las que mejor hace es sintonizar con una parte descontenta de la sociedad austriaca. Si se quiere neutralizar ese peligro (lo cual, para Kern, supondría también una oportunidad de permanecer en el poder) cualquiera que gobierne Austria tiene que apelar a esa parte de la sociedad austriaca que siente un creciente desafecto por la clase política tradicional. Kern ha visto claro que, si no se les puede hablar directamente, quizá se pueda comunicar con ellos a través del FPÖ. Por otro lado, también hay una señal hacia los actuales compañeros de coalición, los Populares austriacos en el sentido de mostrarles que ya no son los únicos aliados aceptables („nenes, ponerse las pilas, que como no sus las pongáis, me voy con los otros“, este sería el mensaje).

Volviendo a lo que Jose María García hubiera llamado „la bomba informativa“, Alexander van der Bellen ha hecho hoy historia (again) al convertirse en el primer presidente de la Historia de la Segunda República austriaca que no pertenece al partido socialista, o sea, la heredera de la socialdemocracia tradicional, ni al partido popular, la democracia cristiana. Jurará su cargo, con más de siete meses de retraso sobre el horario previsto el día 26 de Enero ante el pleno del Parlamento austriaco.

¿Terminará convirtiéndose en un personaje tan querido como su predecesor? Eso solo el tiempo lo dirá. De momento, Hofer, se va de vacaciones.

NOTA AL PIE DE PÁGINA: Siempre es un placer contar con lectores fieles, por eso, quisiera mencionar especialmente a una periodista del diario español El Mundo, la cual sospecho que „se ha inspirado“ en este humilde blog a la hora de escribir su crónica desde Viena. Qué bonito ¿Verdad? !Ah! ¿Pero no ha dicho nada? Ayayay…

la-sonrisa

4/24 La siguiente puertecilla del calendario de adviento de Viena Directo nos trae una estampa invernal. La ciudad de Lausanne, en Suiza, en donde estuve una semana. No hay nada como comparar para saber lo que uno tiene, señora!

Lausanne

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Alexander Van der Bellen gana las elecciones (again)

  1. Ana dice:

    Paco, yo solo estoy en Viena por tiempo limitado, pero me ha dado un alegrón enorme saber que ha ganado Van der Bellen y que se siga apostando por la diversidad de ideas y no quedarse centrado en “lo mío, lo mejor”.
    Espero que los radicalismos que asoman en otros países también se queden a medio gas, porque solo hemos sido nosotros los que hemos puesto las diferencias y las líneas, cuando lo que por naturaleza todos pertenecemos a la Humanidad.

    Un saludo y disfruté mucho con Toc-Toc 🙂

    • Ernesto Pastore dice:

      Espero que el cambio sea lo lógico que se espera. Pero corren el riesgo de convertir a Austria en una Argentina vaciada por el populismo y los oportunistas delincuentes y narcos disfrazados inmigrantes. Austria tiene un nivel de vida acorde a la conducta de la ultraderecha, que es diferente a la derecha del resto del mundo. Espero que no se arrepientan con este cambio, que es tentador siempre y cuando el sr. van Bellen no haga dislates mesiánicos. populistas y eurodemagogos, imanes para zamborotudos parásitos peligrosos..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.