De colores

Los conservadores son negros, los ultraderechistas azules ¿De dónde vienen los colores corporativos de los partidos del Gobierno austriaco? Es curioso saberlo.

9 de Enero.- Una costumbre curiosa de la que he hablado poco en este blog, es la que tienen los austriacos de nombrar a los partidos políticos por sus colores.

No a todos, por cierto, sino a los más grandes.

Así, los socialistas son „los rojos“ (su color corporativo es el mismo que el de Papá Noel y el de la Coca-cola), los populares son „los negros“, mientras que los alegres chicos de la ultraderecha son „los azules“.

Así era, por lo menos, hace unos meses. Poco antes de las elecciones, sin embargo, justo con el advenimiento de Sebastian Kurz, los populares tomaron una decisión cromática muy importante (y arriesgada también). Abandonaron el color que les identificaba desde hace un siglo y por el que todo el mundo les percibía y que, claramente, como luego se verá, les provocaba „disforia cromática“ y adoptaron un color que ellos sentían, su „color sentido“ o sea, el turquesa.

Como objetivo primario, estaba claro, querían mandar un mensaje de que con Sebastian Kurz empezaba un tiempo nuevo para las fuerzas conservadoras austriacas y es que el Partido Popular austriaco necesitaba desesperadamente captar seguidores jóvenes, para librarse de la imagen (merecida, según muchos) de ser un partido carca (no ayudaba nada que todos sus cuadros dirigentes anduvieran próximos a los sesenta). El objetivo secundario era, por supuesto que, de ganar las elecciones, nadie pudiera decir que había un segundo gobierno „negro-azul“ (lo han dicho de todas maneras, porque la gente es más lista que los expertos en marketing).

De esta manera, los antiguos „negros“ (hoy „turquesas“) han tenido que sufrir en sus carnes un drama parecido al que afecta a muchas personas transexuales. O sea, ellos van a los sitios y les dicen:

-Buenos días, señor negro -con perdón, claro.

Y ellos, van y se ponen:

-Oiga, no, que yo no soy negro ¿No me ve que soy turquesa?

-Pues será porque usted lo diga. Ya me dirá usted qué sería del mundo si fuéramos todos por ahí diciendo que somos lo que nos creemos que somos, y no lo que somos !Vamos! Estaría bueno.

Y así.

¿Por qué los „negros“ eran negros y por qué dejaron de serlo? En principio, el negro es un color muy poco atractivo para utilizarlo como marca. En nuestra cultura, el negro está asociado a la elegancia, pero también tiene una reputación de ser un color triste y luctuoso (no en vano es la ausencia de luz). Los conservadores austriacos empezaron a distinguirse con el color negro hace cien años, cuando se instauró la República austriaca y la que había sido la bandera austriaca hasta ese momento, o sea, la que llevaba los colores de los Habsburgo y que era negra y amarilla, cayó en desuso. Negro y Amarillo. El trono y el altar (las sotanas son negras, las coronas doradas). Utilizando el negro, los conservadores austriacos hacían doble profesión de fe monárquica y eclesiástica.

Un juergote.

Por cierto, los-antiguos-negros-hoy-turquesas son turquesas porque el azul, obviamente, estaba ya cogido. El azul, como vieron los que aconsejaron a Haider en el „rebranding“ del FPÖ a principios de este siglo, es un color goloso y parece mentira que a nadie se le hubiera ocurrido antes utilizarlo (en la política austriaca). Cualquier persona en un entorno azul transmite muchas cosas que un político está necesitado de transmitir, como credibilidad, orden, limpieza, eficacia, inteligencia. Hay muchísimos ejemplos. El más paradigmático son los platós de los informativos. Pero también podría decirse que todas nuestras representaciones del futuro están construidas en una gama cromática que empieza en el blanco inmaculado, pasa por el azul celeste y termina en el azul noche (Star Wars, Star Trek, toda la ciencia ficción).

Los expertos en marketing que construyeron la nueva imagen de marca del FPÖ lo tenían muy fácil para mejorar. Aunque parezca mentira, el color de la ultraderecha hasta los noventa del siglo pasado fue el marrón. Shit yourself, little parrot ¿Y por qué un color tan poco excitante? El FPÖ fue fundado por exnazis que consiguieron escapar de la desnazificación. Como todo el mundo sabe, las camisas de los miembros del partido nazi eran pardas (o sea, marrones), de manera que utilizar el marrón era, en la posguerra, una señal para iniciados.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.