#answerlikekurz

Un nuevo y divertido pasatiempo está arrasando en las redes (austriacas) ¿Te atreves a probarlo?

2 de Marzo.- Uno de mis mejores amigos (cuyo nombre mantendré “en el economato”) tenía por ingrato cometido laboral el de traducir la prensa española al inglés para una agencia gubernamental del Imperio.

Hombre inteligentísimo, con la memoria más precisa que yo conozco (y no para las cosas tontas, como yo, sino para las cosas importantes) a mi amigo se le caía la faz a causa del bochorno cada vez que entregaba sus traducciones, particularmente, y esto como dicen en Cádiz no es criticar, es referir, cuando dichas traducciones eran de entrevistas concedidas por el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez (Zapatero).

Allá lejos, en sus oficinas cómodas, con muchas fotocopiadoras y mucha moqueta, los jefes de mi amigo leían las entrevistas y levantaban las cejas, güizaut givin credit, como suele decirse. Y claro: luego llamaban a mi amigo, hablando en español como cuando a Aznar le invitaron a merendar en el rancho de Yorch Bush:

-Gud ífning.

-Gud ífning –decía mi amigo.

Ellos, al otro lado se ponían:

-Nousoutros soumous hente que hemos estudiadou en Jarvar y aspiramous al pouder omnimodou.

Sí, sí, lou séi –contestaba mi hermano del alma, presintiendo ya el nublado que se le venía encima.

-Hemous leidou la interviú que ha tradusidou usted sobre presidenti Rodrígueis Sapaterou, pero algou debe de estar malamenti.

-¿Y esou? –preguntaba mi amigo.

-Pourquei esti hombrei ¡No ha dichou nada en la interviú! Solamente palabras y mochas palabras pero nocing els!

Mi amigo tragaba saliva y trataba luego de explicarles que intentar sacarle a “Rodrigueis” una frase coherente o un razonamiento más profundo de dos dedos era como intentar que lloviera hacia arriba. Los agentes del “imperiou” se encogían de hombros y mi amigo presentía que no entendían cómo un hombre con la cabeza llena de aire comprimido podía ser presidente de una de las economías más importantes del planeta (claro, que entonces ellos tenían un “presidentei” en condiciones, y no lo de ahora).

A raíz del debate del tabacazo, corre por las redes (austriacas) un cachondeo semejante a propósito de Sebastian Kurz, el cual ha debido de hacer algún cursillo de liderazgo en alguna de esas academias a las que van los políticos, durante el cual le han enseñado que la suprema virtud del hombre público, la mejor manera de no meter la pata es, básicamente, no decir nada cuando a uno le preguntan.

Para conseguir este objetivo, aunque pueda parecer una paradoja, lo más importante es no callarse, y soltar una serie de estructuras con apariencia de discurso pero con cero contenido. Por ejemplo:

-Señor Kurz ¿Qué piensa usted sobre la prohibición de fumar en los locales públicos?

-Me alegro de que me haga usted esta pregunta. La verdad es que se trata de un tema importante que ocupa y preocupa a muchos austriacos y austriacas, y sobre el que no conviene decidir a la ligera. Fumar, se ha fumado en este país durante cientos de años. Prácticamente, desde que los españoles trajeron el tabaco de América. Con España tenemos unas estupendas relaciones bilaterales, por cierto. España es uno de nuestros socios estratégicos. También Latinoamérica es uno de nuestros socios estratégicos. Yo estoy firmemente convencido de que Austria debe de abordar este problema (o problemo), lo mismo que muchos otros, como un reto, poniendo en valor las soluciones más apropiadas porque, como dicen los americanos “at the end of the day”…Etcétera.

En internet se pueden encontrar los ejemplos más hilarantes de esta técnica aplicada a situaciones de la vida cotidiana #answerlikekurz

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.