26.03.2020 Últimas noticias

Últimas cifras. A Dios rogando y con el mazo dando. Impacto económico del coronavirus (más cifras). Corona party. Efectos colaterales (positivos)

26 de Marzo.- Muy buenos días y bienvenidos todos a la primera edición de hoy de Viena Directo con todas las noticias a propósito de la crisis del coronavirus en Austria en español.

Como todos los días empezamos con un repaso a las cifras de positivos al test de coronavirus y también de fallecidos. Según la oleada del Ministerio de Sanidad austriaco de las ocho de la mañana, el cuadro es como sigue :

6.001 casos positivos obtenidos de 35.995 tests. Fallecidos : 43. El Ministerio de Sanidad austriaco ha informado de que, en las últimas horas, se ha producido un aumento brusco de los pacientes que han tenido necesidad de terapia intensiva. El aumento ha sido bastante llamativo porque, de 26 personas en cuidados intensivos, en las últimas horas se ha pasado a 90.

Asimismo, también ha subido el número de personas hospitalizadas, que también se ha duplicado pasando de 237 a 542, lo cual indica que la gravedad de la epidemia comienza a aumentar.

Durante las últimas horas también se ha registrado un cambio destinado a que la información fluya de manera más rápida y eficaz. Aunque el Ministerio de Sanidad austriaco va a seguir proporcionando cifras globales a través de su conocido monitor « en tiempo real » a partir de ahora os länder federados van a proporcionar cada uno sus cifras de manera independiente, de manera que es bastante probable que esto, unido al aumento del número de tests, haga que las cifras crezcan más rapidamente en los próximos días.

El Gabinete de Crisis del Gobierno ha hecho público hoy que para primeros de abril podríamos estar en una cifra de entre 8.500 y 11.000 positivos por coronavirus en Austria.

Dicho Gabinete también ha querido tranquilizar a la población diciendo que, con estas cifras y si la cosa sigue como va, no habría saturación hospitalaria ya que se habrían tomado medidas a tiempo (suspensión de intervenciones que no sean urgentes, por ejemplo).

Más allá no se puede saber, debido a que, como sucede con todas las previsiones y en todos los órdenes, cuanto más se aleja uno en el tiempo los números se vuelven menos fiables.

Dos caballeros miral el móvil sin guardar la distancia de seguridad, jopelines (Archivo VD)

-Una de las consecuencias de la crisis del coronavirus es que las redes sociales y lo que podríamos llamar el tejido comunicativo de internet, que se ha ido desarrollando en los últimos años ha quedado saturado por un auténtico tsunami de ruido en el que la competencia por la atención de los usuarios se ha vuelto feroz. El público está hambriento de información y cada uno de acuerdo con sus posibilidades trata de separar el grano de la paja y agarrarse a lo que considera que son, más o menos, certezas.

Esto implica también que los canales tradicionales que han usado los populismos para su estrategia de comunicación, basada en la máxima efectividad con el menor coste (internet) hayan quedado taponados o se hayan vuelto mucho más dificultosos que « en tiempo de paz », de manera que ahora los mensajes extremistas/amarillistas/sensacionalistas tengan ahora que competir con toda una gama de artefactos culturales que va desde la publicidad de productos más o menos efectivos para contener el contagio hasta la información pura y simple (si es que la información es simple alguna vez).

Aún así, como obedeciendo a un reflejo, la ultraderecha austriaca –y la de todas partes, es de temer- trata de utilizar la situación para intentar puntuar en su parroquia. Generalmente, esto se hace lanzando mensajes contradictorios. Para muestra el FPÖ. La fuerza ultraderechista austriaca, después de ofrecer su apoyo ( !) al Gobierno de Kurz ha criticado ferozmente su gestión de la crisis, acusando al Ejecutivo austriaco de estar ofreciendo « mucho marketing » y pocas medidas efectivas.

Está claro que, en la jungla en la que se ha convertido nuestro día a día en la red y, sobre todo, en este mundo en cambio que no se sabe en qué parará, hay fuerzas que luchan por su supervivencia.

Hombre pintando una ventana
La economía austriaca va a necesitar reparar los desconchones del coronavirus

-Pasando a otro orden de cosas, a pesar de que aún la epidemia está muy lejos de estar controlada y, por lo mismo, es muy pronto para sacar conclusiones, dos organismos austriacos (el WIFO y el IHS) se han arriesgado a aportar previsiones a propósito del impacto que la crisis actual tendrá sobre la economía austriaca. La mala noticia es que se espera una tasa de recesión de, por lo menos, un dos por ciento y un aumento del paro en consecuencia.

La buena noticia es que el guantazo será breve pero intenso y se espera que la curva de crecimiento de la economía austriaca se recupere con fuerza a partir del 2021 momento en el que, junto con la vuelta de los juegos olímpicos y del Festival de Mörbisch (un verano sin Mörbisch no es verano, y este 2020 no se celebrará) celebraremos que las cajas registradoras de Esta Pequeña pero heroica república vuelven a tintinear como siempre.

Por cierto, y ahora que mencionamos la suspensión del Festival de Mörbisch (este año iba a ser West Side Story) el Partido Socialista de Estiria ha decidido suspender la tradicional manifestación con motivo del primero de Mayo. Lo cual indica que esto, señora, va a ir para largo. En su lugar se hará un primero de mayo digital.

Schloss Ambras

-En Tirol, uno de los focos de la pandemia en Austria, la policía disolvió ayer una corona party (sa gente…). A eso de las 12 y media de la noche la policía fue alertada de que un grupo de mastuerz…Digooo de gente, estaba celebrando una fiesta en un piso. Las fuerzas del orden se personaron y encontraron a unas veinte personas de alrededor de 20 años de edad fumando hachis como chimeneas.

Podría haber pasado por una gamberrada más, pero en la vivienda se encontraron también diversas armas (entre ellas, varias estrellas ninja) así como pitolas de CO2 con su munición correspondiente.

Por unas cosas y por otras, la fiscalía de Tirol ha denunciado a los dueños de la vivienda.

 

-La crisis del coronavirus también ha tenido inesperados efectos (buenos) colaterales. Y no me refiero a estas paparruchas que circulan por ahí de los animalitos regresando a los canales de Venecia –sería bonito que fuera verdad, pero es mentira- sino a la espectacular recuperación de una empresa que, hasta hace quince días parecía estar dando las últimas boqueadas. La división de guantes sanitarios del grupo Semperit, Sempermed, llevaba tiempo anunciando números rojos, sin embargo, la crisis ha traido nuevas alegrías a sus balances. En los próximos días, Semperit va a entregar 60 millones de guantes de reconocimiento y quirúrgicos que se van a fabricar en sus plantas de Kamunting, en Malasia. Las primeras partidas vendrán en aviones de la Austrian Airlines.

Y con esta buena noticia, nos despedimos hasta las ocho de la tarde, momento en el que, si Dios quiere, volveremos a encontrarnos. Hasta entonces, a ser buenos y a respetar la cuarentena.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.