Todos somos frikis (y a mucha honra)

A partir del seis de julio y durante diez semanas llega, otro año más, el momento más esperado por los telespectadores de este lado de los Alpes. Esta vez, con una novedad.

27 de Junio.- Una de las cosas buenas de la televisión pública es que en ella cabe la personalidad.

Me explico: en las televisiones privadas (o en en otros medios que tienen publicidad de líneas aéreas, de condones o de pañales) uno está obligado, por la misma naturaleza de su modus vivendi, a contentar a cuanta más gente mejor, de manera que, inevitablemente, el contenido no puede presentar demasiadas aristas ni demasiadas profundidades. Sería demasiado arriesgado decir que uno está obligado a hablar solo de temas intranscendentes, lo cual no siempre es el caso, pero sí que el tratamiento tiene que ser, por fuerza, superficial.

Por ejemplo, si este blog tuviese publicidad, a mí no me saldría a cuenta invitar cada semana a alguien tan sumamente valioso como Jesús Carrete porque las charlas de Jesús tienen un nivel que no es mayoritario (y yo estoy muy, pero que muy orgulloso, de que sea así).

O si este blog llevara publicidad, los posts probablemente no podrían ser tan largos, porque la longitud de los posts supone, desde ya, imponer un nivel.

Este domingo, de seis a siete, un especial de la tarde en directo con las anécdotas y los «Sabías que…?» más sabrosos !No te lo pierdas!

En la televisión, la diferencia se ve inmediatamente si uno compara los programas de la ORF con los programas de las televisiones privadas (salvo, quizá, Servus TV, pero esa da igual, porque de todas maneras no la ve nadie).

En la ORF tienen Liebes G`schichten und Heiratsachen.

En las privadas, Granjero Busca Esposa.

Y con esto, quizá, no habría más que decir.

Teatro de schonbrunn

El nombre del programa de la ORF es el título de una pieza cómica de Nestroy. Y eso ya define una línea. Granjero Busca Esposa es un formato (de la RTL, si no recuerdo mal) vendido a muchos países y tan auténtico como los filetes de cerdo que se venden en el supermercado plastificados y en una bandeja de poriespán.

Los programas de Liebes Geschichten están hechos para que se puedan ver en treinta años y, descontando la técnica, sigan vigentes (por lo menos vigentes como documentos) porque buscan una cierta verdad.

Granjero Busca Esposa es un producto hecho para ser consumido a muy corto plazo y para ser olvidado con la misma rapidez. También porque cualquier parecido entre el mundo real y Granjero Busca es mera coincidencia y no buscada por quienes lo hacen.

El consumidor de LG disfruta no solo con el programa sino con saber que está consumiendo un producto hecho para otras personas como él. El consumidor de Granjero Busca Esposa no quiere pensar (postura, por otra parte, también muy respetable).

Naturalmente, el problema que tiene la personalidad es que es difícilmente sustituible.

Un problema que se da mucho, por ejemplo, en la radio. La gente no es fiel a una emisora, sino que es fiel a la voz que escucha, a la manera en que le cuentan las noticias.

(Mi abuela, por ejemplo, siempre escuchaba a Encarna Sánchez porque decía „que era la única que decía la verdad“)

Todos somos frikis

Liebesgeschichten und Heiratsachen es uno de los formatos más reconocibles y prestigiosos de la ORF y, hasta el año pasado, inseparablemente unido a su creadora Elisabeth Toni Spira. Una serie de ciudadanos anónimos nos abrían ventanas a su vida al objeto de encontrar pareja.

Los fans del programa, que éramos muchos, disfrutábamos horrores con él porque Spira dominaba la difícil fórmula de darnos una de cal y otra de arena.

Por un lado, preguntaba con respeto pero una bienhumorada mala leche (tan austriaca) pero, por otra parte, dejaba a las personas que se comportasen delante de la cámara tal y como eran.

Muchos decían que Elisabeth T. Spira invitaba a su programa solo a frikis. Pero los que sabemos algo de la vida, nos preguntábamos ¿Es que no somos todos un poco frikis?

Liebesgeschichten, hecho por Spira, tenía también cosas que se considerarían veneno en una televisión privada, como por ejemplo largas pausas entre preguntas y respuestas y un ritmo de montaje que no responde a lo esperable de un pollo sin cabeza.

Lamentablemente, la Sra. Spira tuvo el mal gusto de morirse el año pasado de varios miles de cigarrillos y, muriéndose, nos dejó un poco huérfanos a todos. Un poco a merced de Granjero Busca Esposa, también.

La ORF sin embargo decidió que el formato tenía una oportunidad de sobrevivir y le encargó a la periodista Nina Horowitz la misión suicida de sustituir a Spira. A partir del 6 de Julio y durante diez semanas, Horowitz presentará la primera temporada de LG sin Elisabeth Spira.Ha declarado que ha hecho los cambios justos (en un país y ante una audiencia congénitamente alérgica a los cambios) pero que los cambios se han hecho para hacer el programa más ágil aquí y allá (¿El pollo sin cabeza?) pero sin pensar necesariamente en subir la audiencia.

Lo más importante es estar orgulloso del producto que uno hace, ha venido a decir Horowitz. O sea, hacer las cosas con personalidad.

Los fenómenos piezoeléctricos no son fenómenos extraños, sino que forman parte de nuestra vida cotidiana. Hoy, Jesús…

Gepostet von Viena Directo am Freitag, 26. Juni 2020
Articulo publicado en Cultura, televisión con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.