La noticia más importante de hoy

Es poco probable que hayas leido la noticia más importante de hoy en los periódicos. Pero un austriaco es su protagonista. Y ha hecho el mundo mejor.

16 de Julio.- Hay noticias que son importantes en el momento en que se producen y luego van poco a poco envejeciendo y se olvidan. Son como las bengalas. O sea, una llamarada y luego, nada.

Y luego hay noticias a las que, por diversas razones, el público en general no presta demasiada atención (ni los medios) pero que son muy importantes, porque sientan las bases de cosas que pasarán en el futuro. Estas son noticias de combustión lenta. No dejan nunca una llama plena pero, si se me permite la metáfora, siguen dando calor a lo largo del tiempo.

Hoy, ha sucedido una de esas noticias cuyo protagonista es un austriaco. Un hombre joven que se llama Schrens.

La buscará en vano cualquiera de mis lectores en los lugares más prominentes del periódico pero, gracias a la iniciativa de Schrens, nos encontramos todos más seguros y la Unión Europea es, por lo menos un poquito, un ejemplo del mundo que desearíamos para nuestros hijos.

En 2016, la Unión Europea firmó un acuerdo con un grupo de empresas tecnológicas (5000, entre ellas Facebook) que regulaba el tráfico de datos personales de usuarios entre la Unión (nuestra Unión) y los Estados Unidos de América. El resultado era que estas empresas, con sedes sociales en países fuera de la Unión, podían transmitir datos personales de ciudadanos europeos (por ejemplo, las páginas porno con las que se usted ejercita la muñeca o los mensajes que intercambia usted con sus amigos a través del messenger de Facebook) fuera de la Unión, a sus servidores en Estados Unidos. Allí, ateniéndose a la ley que rige en ese país, los datos estaban a disposición del servicio de control y vigilancia del FBI o a la NSA, por ejemplo.

Sin que ningún ciudadano lo sepa ni pueda hacer nada por evitarlo ni, por supuesto, sin que sea necesario, como sucede en Europa, la intervención de un juez.

Para los ordenamientos jurídicos europeos, las comunicaciones (el correo, por ejemplo, sea electrónico o en papel) goza de una protección especial y se valora especialmente la privacidad del ciudadano y trata de protegerle de la voracidad escrutadora del Estado. Cosa que no sucede en otros ordenamientos jurídicos, como el de los Estados Unidos.

Pues bien, el activista austriaco por la protección de datos Max Schrems, se dirigió a la justicia irlandesa para reclamar que Facebook -que tiene sus servidores en Irlanda- dejara de transmitir datos personales de ciudadanos Europeos a los Estados Unidos sin su consentimiento.

La reclamación llegó, por diferentes vicisitudes legales, hasta el Tribunal de Justicia Europeo, en Luxemburgo, que es la más alta instancia jurídica de la Unión (de nuestra Unión), que ha declarado nulas las cláusulas del acuerdo que, en opinión de los jueces, rebasan lo previsto por las leyes comunitarias que regulan la privacidad. De manera que tanto usted como yo, gracias a Schrems y a su esfuerzo, estamos más seguros.

Los expertos dicen que el acuerdo entre la Unión y las tecnológicas ha quedado tan tocado que será necesario negociar uno nuevo.

A ver si a la segunda les sale mejor.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.