Censura y (des)confianza

Parlamento austriacoEn el Parlamento de Madrid ayer hubo tomate, en este artículo podrá saber el lector cómo hubiera sido la cosa si hubiera pasado en Viena.

23 de Octubre.- Ayer hubo un revuelo en el Parlamento de Madrid que levantó la lógica expectación. Uno de los partidos minoritarios de la cámara puso en marcha una moción de censura que no tenía, desde el principio, ninguna posibilidad de tener éxito.

En la legislación española como sucede en la mayoría de los países occidentales, es el mecanismo más contundente con el que la oposición cuenta para desalojar a un Gobierno de su puesto.

La teoría es que el partido que considera que el Gobierno en ejercicio no lo está haciendo bien, propone un programa alternativo y trata de convencer a las otras formaciones con presencia en el Parlamento de que formen con él una mayoría que desaloje al Ejecutivo en ejercicio. Al ser este un procedimiento excepcional, una especie de último recurso para casos de extrema necesidad (o de extrema incompetencia), la moción de censura está siempre envuelta en dramatismo y es un mecanismo, por lo tanto, que se utiliza en pocas ocasiones y de manera muy tasada.

En democracia o sea, desde 1978, ha habido en España cinco mociones de censura. La última, la de ayer y la penúltima la que desalojó a Mariano Rajoy y al Partido Popular del Gobierno y permitió al Partido Socialista, en coalición con Unidas Podemos, gobernar, con Pedro Sánchez de presidente.

Si la de Pedro Sánchez fue un ejemplo de libro del uso « ortodoxo » de este mecanismo parlamentario, la de ayer cabe encuadrarla en el tacticismo político de un partido que es como esos señores bajitos y feúchos que, con más moral que el alcoyano, le entran a la chica más curvilínea de la discoteca por si cuela.

Sin embargo, llamándose este blog Viena Directo no entraremos a comentar estos pormenores, sino cómo es la cosa en Austria en este sentido.

La Moción de Censura se llama en Austria Misstrauensvotum (o sea, « voto de desconfianza ») y, como pasa en el caso celtíbero, en el lenguaje parlamentario son palabras « muy mayores » (o « mucho mayores ») que hubiera dicho Rajoy.

A diferencia de lo que sucede con el España, en Austria se puede interponer una cuestión de confianza no solo contra el Gobierno en su conjunto, sino contra un Ministro en particular.

En el caso de que  la mayoría parlamentaria se pronuncie en contra de este ministro o este gobierno, el Bundespresi tiene la potestad de relevar al Gobierno en su conjunto o al Ministro.

Como es un mecanismo tan potente, también necesita contar con una mayoría parlamentaria sólida. Para que la cuestión de (des)confianza sea válida, por lo menos la mitad del pleno del Parlamento tiene que estar presente en la votación y por lo menos un veinte por ciento de los diputados deben pronunciarse por escrito en el plazo de los dos días laborables siguientes a la votación (en el caso de no estar presentes, claro). Si estas reglas no se pueden seguir (por ejemplo si hubiera una ola de gripe y estuvieran pachuchos muchos diputados) se podrían utilizar las mayorías disponibles.

En Austria, para presentar una moción de censura no hace falta que haya algún motivo determinado (más que, naturalmente, que el ministro o bien el gobierno ya no goce de la confianza de la cámara) y tampoco implica un procedimiento penal subsiguiente (supongamos, por ejemplo, que la moción de censura fuese por sospecha de corrupción). Se trata en todo momento de dirimir una « responsabilidad política ».

De cualquier manera, este mecanismo de mayorías hacen que, con un gobierno estable y con una mayoría simple en el Parlamento, sea muy difícil que prosperen las mociones de censura en Austria. De hecho, hasta la fecha y desde 1945 SOLO una moción de censura ha sido interpuesta en Austria y ha tenido éxito y los lectores de Viena Directo fueron testigos en su momento : fue la moción de censura que derribó al Gobierno Kurz I después del famoso vídeo de Ibiza.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.