Destacados científicos piden el cierre inmediato de los colegios

Cinco destacadísimos científicos austriacos piden endurecer el confinamiento al objeto de evitar una situación crítica en los hospitales.

9 de Noviembre.- Las cifras de nuevos contagios siguen aumentando y, como resultado aparentemente inexorable, sigue aumentando también la fatiga del sistema sanitario. En esta semana se sabrá si las medidas puestas en práctica por el Gobierno resultan eficaces o no. De no serlo, es probable que nos enfrentemos a nuevas limitaciones.

Entretanto, la opinión de varios destacados científicos austriacos parece clara.

Ante la pregunta de si las medidas serán eficaces o no, ellos responden con un NO rotundo y piden al Gobierno (y, naturalmente, a la población) más sacrificios.

El «Efecto Halloween»

El experto en simulaciones Niki Popper, de la Universidad de Viena, en declaraciones al programa de la Radio Pública Morgenjournal ya ha achacado el aumento desbocado de las cifras al Efecto Halloween.

Según él, estamos viendo lo que sucedió hace una semana (hay que tener en cuenta que las infecciones empiezan a manifestarse tras un periodo de incubación, de manera que las personas que hoy han dado positivo en el test se contagiaron hace una semana o diez días.

Para que todo vaya bien, según Popper, las cifras de nuevos contagios deberían empezar a baja para el martes o el miércoles, de lo contrario, las Unidades de Cuidados Intensivos estarían en apuros.

La de Popper no es la única voz procedente del ámbito científico que le pide al Gobierno medidas más duras.

Cierre inmediato de las escuelas

Un grupo de destacados científicos austriacos de diferentes especialidades, han pedido el cierre inmediato (sofortige schliessung) de las escuelas, el teletrabajo obligatorio en todos los lugares en que se pueda hacer y que se doble la distancia mínima de seguridad a los dos metros.

De otro modo, presagian que los hospitales austriacos se verán obligados a hacer Triage (esta palabra francesa oculta algo muy poco glamuroso y es que los médicos tengan que decidir a qué enfermos tratan y a cuales no).

Los científicos que piden más rigo son el matemático Peter Markowich, el informático Georg Gottlob y los físicos Christoph Nägerl y Erich Gornik. Todos ellos son ganadores del premio Wittgenstein (el más prestigioso de Austria) y han utilizado a la APA (Austria Press Agentur, el equivalente austriaco de la agencia EFE) para hacer su petición al Gobierno.

Según ellos, toda la evidencia científica disponible apunta a que hace semanas que el virus se expande por Austria sin frenos y, según los modelos que ellos manejan, la situación, si no se toman medidas, antes de mejorar va a empeorar muchísimo.

El confinamiento „light“ se asienta, al contrario que el riguroso de la primavera, en parte sobre medidas incorrectas y es demasiado ligero“, dicen los científicos

Los científicos opinan que es imprescindible cerrar las escuelas de inmediato, ya que los colegios son lugares de cultivo de virus respiratorios. Según estos científicos esto es un hecho probado, y los estudios austriacos que han intentado probar lo contrario o son metodológicamente erróneos (methodisch falsch) o están superados (überholt).

Afirmaciones como „Las escuelas son lugares especialmente seguros“ no se sostienen, según los científicos que han emitido el comunicado publicado por APA. Por eso recomiendan al Gobierno que cierre las escuelas y que, allá donde se pueda, la enseñanza se realice en línea.

Las escuelas, según ellos, no son las únicas responsables de la explosión de las cifras, pero sin duda tienen una parte significativa de la culpa.

Asimismo, los científicos piden que se doble la distancia de seguridad interpersonal a dos metros. También las empresas deben confinarse, especialmente las oficinas abiertas e implantar el teletrabajo obligatorio siempre que se pueda.

Para aquellos que se pronuncian contra el confinamiento, los científicos dicen que nos vamos a encontrar en situación de Triage el día 18 de noviembre.

El papel de los niños como „supercontagiadores“ ha sido bastante discutido por la comunidad científica. Por una parte, hasta ahora se había pensado que los niños, al ser menos atacados por la enfermedad, contagiaban menos; pero se multiplican las evidencias de que esto no puede ser así y de que las cifras de contagios infantiles pueden estar distorsionadas porque a los niños se les hacen menos tests.

Solo en podcast logotipo

Viena Directo tiene una nueva sección y se llama SOLO EN PODCAST. Descargate tus archivos sonoros y llévate Viena Directo a todas partes.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.