¿Por qué es necesario un nuevo confinamiento?

Por fin se acaban de anunciar las medidas de confinamiento definitivas para el este de Austria. Te las contamos. También respondemos a la gran pregunta ¿Es todo esto necesario? ¿Por qué?

24 de Marzo.- Mientras estoy escribiendo esto, los representantes de las tres regiones que se encaminan a un confinamiento estricto y el Gobierno están anunciando las medidas definitivas.

Ayer, las conversaciones se extendieron hasta las tres de la madrugada y hoy la rueda de prensa se ha pospuesto varias veces.

El parto no ha sido fácil, teniendo en cuenta, además que el Ministro de Sanidad ha tenido hoy también un día intenso en el Parlamento. Y teniendo en cuenta que los representantes de Baja Austria (Johanna Mikl-Leitner) y Burgenland ( „Juan Pedro“ Doskozil) han puesto la cosa muy, pero que muy difícil.

El escollo fundamental ha sido, previsiblemente, el cierre de los comercios, pero también se ha hablado de los servicios de higiene personal como los peluqueros o los masajistas.

En Austria, con los años, el lunes de pascua ha pasado a ser una especie de segunda navidad, de manera que hay muchísima gente que se regala cosas. Regalos caros. Regalos grandes. Naturalmente hay mucho dinero en juego para el comercio.

Estas son las medidas más importantes que, definitivamente, se han acordado:

Estarán en vigor entre el 1 y el 6 de abril

-Los servicios de higiene personal permanecerán cerrados (peluqueros, masajistas, etcétera).

-Cuando los comercios vuelvan a abrir el día 7, habrá que presentar tests negativos para poder entrar.

-En el exterior, en donde haya acumulaciones de personas, será obligatorio llevar mascarilla FFP2.

-Habrá que llevar mascarilla FFP2 en los lugares cerrados, cuando haya más de una persona en la habitación.

-En las empresas habrá que hacer tests una vez a la semana y el teletrabajo será forzoso allí donde se pueda implementar.

-Después de las vacaciones de semana santa, las escuelas pasarán a la modalidad a distancia (hasta el nueve de abril).

-Los viajeros frecuentes procedentes de regiones de riesgo tendrán que testarse cada 72 horas y no una vez a la semana como hasta ahora (o sea, dos tests por semana).

Habrá toque de queda las veinticuatro horas. Solo se podrá salir para comprar alimentos y medicinas, ayudar a otros, tomar el aire y trabajar (aquellos que no estén teletrabajando).

POR QUÉ ES NECESARIO ESTE CONFINAMIENTO

En cualquier caso, me ha parecido que igual hacía falta hacer responder de una vez por todas a la gran pregunta:

-¿Es de verdad necesario este confinamiento?

Es importante repetir que las medidas se abordan ahora no por la situación que hay, sino por la situación que habrá si no se toman. No sé si me explico.

En Viena, por ejemplo, ahora hay en las Unidades de Cuidados Intensivos 172 pacientes. Eso es 14 pacientes más que en el pico más alto que la anterior ola. Pero el gabinete de matemáticos especialistas que asesora al Gobierno cuenta que, de aquí a quince días, si todo sigue así (y, quizá peor, si se toman medidas también) noventa personas más se van a poner tan enfermas que van a tener que entrar en cuidados intensivos. Eso significa entre 260 y 270.

¿Qué conlleva esto? Simple y llanamente, poner los recursos al límite y tener que actuar en economía de guerra, como ahora explicaré..

Las UCIs no son un hotel. O sea, que ampliarlas no es cosa de poner una cama y ya. Las camas, en realidad, son lo de menos. Es que se necesita personal para esas camas. Médicos y enfermeras especializados.

Hay hospitales en Viena, como el de Hietzing que ya están, de facto, al límite. No cabe ni un enfermo más en cuidados intensivos.

Hoy una portavoz del hospital, que lleva varias décadas trabajando en él (empezó de estudiante de medicina) ha dicho que, desde los años setenta, ella no ha visto nunca una situación así.

Pero es que la sobrecarga de los cuidados intensivos implica que hay otros enfermos, que no tienen CoVid, que se quedan sin tratar y, por supuesto, puede suceder que, por ejemplo, haya un accidente grave con muchos heridos. Se necesita un colchón de camas de cuidados intensivos para cubrir imprevistos. Son eventualidades para las que el sistema hospitalario tiene que estar preparado.

Ahora mismo, según informan los propios hospitales, hay un protocolo para la pandemia que abarca ocho niveles de ocupación. Siendo el uno la normalidad y el ocho la sobrecarga. En este momento, está en activo el seis. De todas las camas de cuidados intensivos que hay en la ciudad de Viena, 230 están reservadas para pacientes CoVid. 90 de esas camas permiten hacer terapia especial de oxígeno, vital (stricto sensu) para los críticos. Y si se cumplen las previsiones de los expertos, se va a tener que activar el nivel siete (de hecho, en previsión de lo que pueda suceder, ya se han empezado a posponer operaciones no vitales). Cuando el nivel siete se active, podrá haber en los hospitales vieneses un máximo de 310 pacientes CoVid.

-¿Y Burgenland y Baja Austria? ¿Y en el resto del país?

En las dos regiones, en este momento, hay un 33% de las camas totales de UCI reservadas para los pacientes CoVid.

Burgenland ya está a ese nivel y Baja Austria lo roza.

En total, hoy hay alrededor de 450 enfermos de CoVid en cuidados intensivos. Los expertos que asesoran al Gobierno cuentan con que antes del día siete de abrir se cuenta con 630 enfermos en cuidados intensivos en todo el país.

En el pico más alto de la ola anterior había 700.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.