Triunfando en Austria con VD (y 2)

Al hilo de la pasarela Cibeles y retomando el hilo en donde lo habíamos dejado…¿Dónde era? !Ah! Las americanas:
-Hablando de ellas: en tu fondo de armario austríaco te sugerimos que figure por lo menos una. Si puede ser gris marengo mejor (porque va con todo); pero si dispones de una de raya diplomática y, si puede ser, un poquito entallada (cuidado de no pasarte en esto para no dar pie a cábalas sobre tu orientación sexual), estarás a la última moda austríaca en el vestir masculino y no te ganarán en elegancia ni Emidio Tucci ni Ramón García con su capa. La gris marengo constituye el complemento ideal para lo que Martirio llamaba ir “arreglao pero informal”. El kit ApI se completa con unos vaqueros –a ser posible, en varones de menos de cuarenta años, de cadera un poco baja y un tanto acampanados por el sur- camisa blanco nuclear de cuello generoso (la camisa puede ser de rayas, siempre verticales) y zapatos oscuros. El vaquero que sea de marca y la camisa buenecita. Así vestido, irás perfectamente camuflado de austríaco total y serás la alegría de tu suegra en todas las nochebuenas.
Qué coqueto voy de caza con mi sakko, mi Hemd y mis pantalones de cuero. Anda que no fardo nada de los pequeños detalles que hacen que mi vestuario sea lo más de lo más. Nada me falta: botones de hueso, escopeto, mano en el bolsillete…Un figurín.
-Por último, si tienes arrestos o perteneces a esa raza montaraz de personas que se camuflan con el entorno a cualquier precio, no deberás hacerle ascos al traje típico. Y deberás adquirir al precio más razonable que puedas un trachten sakko, o chaqueta oficial homologada de viejo austríaco. Yo lo he hecho. Resulta ideal combinada con vaqueros, a la par que ligera y adaptada a las condiciones climatológicas del otoño centroeuropeo. El fieltro corta el aire y abriga. Si eres una persona amante de la naturaleza y no estás dispuesto a que un ciervo done su hueso para hacerte los botones del sakko, puedes adquirirlas con bonitos botones de baquelita, que dan el pego total sin necesidad de sacrificar a ningún bambi. También queda bien con corbata, como una americana normal.
En casos extremos de audacia indumentaria, también puedes comprarte unos estupendos lederhosen (ver ilustración).
Acompañados por sus correspondientes medias hasta las corvas y su camisa de florecitas (acianos o edelweiss) te servirán para cualquier ocasión de mucho vestir, a la par que pondrás color local. Por ejemplo, ayer por la tarde, un señor de Graz concursó en “¿Quiere ser millonario?” vestido de esa guisa. Un consejo en bien de tu salud mental: no intentes pensar en qué pasaría si alguien fuera a “¿Sabes más que un niño de primaria?” vestido de corto como Ortega Cano cuando se casó con LMG (La Mah Grandeh), o de baturro en fiestas de la Pilarica. Para lo del traje típico España y Austria son mundos distintos.

Nada como unos lederhosen para segar los campos por el día y acudir a una heuriger a departir con las mozas a la caida de la nuit

Desde Salzburgo hasta Baden, vengo por toda la orilla, con la media remangada luciendo la pantorrilla.

Joven en graciosa actitud de abrir el picaporte de la puerta de su casa de campo, ataviado con una chaqueta homologada de viejo austríaco y unos pantalones largos de cuerete para luchar contra las inclemencias del invienno.
PS: Todas estas notas sufren muchas variaciones si perteneces a una minoría étnica o eres parte de esa loca juventud que frecuenta la noche y se labra a brazo partido un futuro en la academia, la panadería ANKER o, directamente, en el agro ;en el caso de los jóvenes en edad de buscarse un porvenir sexual, resultan imperativos:
a)Peinado Yonatan de cresta mohicana
b) Camiseta negra con letras doradas marca “DE PUTA MADRE” (en español en el original) –esta marca existe, para chicas existe la variante “PUTA DE NOCHE”-; también valen todas las variedades top manta de Dolce y Gabanna, o cualquier cosa que pueda asustar a un posible atacante nocturno en un amenazante polígono industrial, como aquellas en las que esté escrito “MAFIA” o así .
c)Cinturón de hebilla MEGAULTRAHIPERgrande, si es de marca, mejor (el otro día, en el metro, vi la variedad total de este cinturón: juro por mis ancestros que esto es verdad: era un cinturón con letras electrónicas que iban pasando)
d) vaqueros de Armani Jeans –falsos también, qué caray, que hay mucho hambre en el mundo-.
e) Joyerío canalla al gusto –anillos, pendientes, piercings…-

PS2: Dicen las malas lenguas (y yo ni lo confirmo ni lo desmiento, como Terelu) que muchos austríacos sufren de incómodas rozaduras en las axilas debido a su costumbre ancestral de llevar los pantalones más subidos de lo que medicamente es aconsejable para mantener una tasa razonable de fertilidad.

PS2: Todas las fotos proceden de www.trachtenstore.com

2 comentarios en «»

  • el septiembre 20, 2007 a las 4:42 pm
    Enlace permanente

    😉 Pues en la primera descripción (americana, camisa, tejanos) me ha venido a la cabeza… ¿quién? ¡Eso es! Tu Nachbar. Es que lo has descrito tal cual en unas cuantas fotos que tengo. Sesi, sesi, sesi.Aix, Paco. Estoy poco inspirada. La verdad es que (otra vez) estoy pasando una época de esas de… Ich bin traurig und gedrückt. Me cagüen mí misma.Un beso. m.

    Respuesta
  • el septiembre 21, 2007 a las 8:48 am
    Enlace permanente

    Hola! Pues no estés traurig. Pocas cosas en la vida hay que merezcan la pena estarlo. Siéntate contigo misma y convéncete. Busca nuevos horizontes, aprovecha el tiempo para conocerte mejor. Lee buenos libros. Escucha buena música. Procura que tu tiempo sirva para algo. Busca caminos nuevos, más hacia el este. Porque lo mejor está por llegar.Y si lo que tienes en España no te satisface, las becas Erasmus son una experiencia. Utilízalas. Yo no lo hice y ahora me arrepiento.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.