foto: blog hoy cinema
Solución al concursete mensual & Consejos para extranjeros
Cada poema un pájaro que huye/del sitio señalado por la plaga

21.- Queridos amigos: muchas gracias por la enorme participación en este concursete. Esta vez el premio vuela hasta el sur de Madrid, en donde C., como todos los participantes, ha averiguado que los textos propuestos son los estribillos de “Como una ola”, de Manuel Alejandro y Ana Magdalena (que popularizó Rocío Jurado) y “Corazón Contento” de Palito Ortega, que Marisol hizo conocida.
Su sagacidad le ha hecho merecedor de un bonito obsequio de la ciudad de los valses.
Con este concursete he querido ilustrar un poco cómo se siente una persona que llega a estos países de habla extraña. Mientras vas enterándote un pelín de lo que se cuece, tienes que apañarte uniendo los puntos. O sea, de cada frase entiendes dos o tres palabras (a veces no las más importantes) y, sobre eso, tienes que reconstruir el significado de lo que te están diciendo.
Esto convierte cada conversación en una ruleta rusa de imprevisibles consecuencias, y más si se trata de una conversación del ámbito laboral, en la que el lenguaje es especializado y muy preciso.
De todas formas, para cualquiera que se encuentre en la situación en la que yo me encontré a partir de Octubre de 2005, quisiera dar algunas pautas:
a) Sonríe siempre: la comunicación no verbal es clave cuando la otra falla.
b) Apúntate a un curso de alemán. Aunque sólo sea por tu salud mental. Yo lo intenté por las bravas confiando en que tengo cierto oído para los idiomas. Y, aunque gracias a Dios, el oido no me ha fallado, como decía la flamenca: pa´mí se quedan los primeros seis meses que yo pasé aquí. Apuntarse a un curso: reconocer que uno no puede solo, pero con amigos sí, es el primer paso para ahorrarse meses de estar papando moscas, con la frustración que eso conlleva.
c) Si puedes, búscate amistades aborígenes. Todo son ventajas.
d) Aunque, como decía aquel, la lengua alemana te parezca “Molto bruta per cantare” y cada vez que alguien levante la voz te venga a la memoria un célebre dictador de infausto recuerdo, aprende a amar este idioma, que es el de tu nueva casa, porque es el vehículo que las madres utilizan para comunicarse con sus hijos, y el medio por el que los aborígenes se dirigen palabras de amor. Sí: aunque sólo sea por estos argumentos tan cursis. Además: el alemán puede ser bello y sonoro, y la exacta arquitectura de su gramática lo hace uno de los patrimonios de la Humanidad. Y aunque haya hablantes autóctonos que insistan en enguarrinarlo embutiendo en las frases hororosas palabras en inglés, tú trata por todos los medios de conocer nuevas expresiones cada día, de mejorar en tu pronunciación, empéñate en comprender el sentido del humor y el genio de la lengua. En serio: el amor por las palabras es el camino de tu supervivencia en este país.
e) A lo largo del proceso tendrás momentos en que estarás hasta las pelotas de la puta jerigonza esta que no hay un Dios que entienda. Sobre todo, cuando te topes con algún aborígen imbécil (que, aunque pocos, los hay) que te hable sin considerar tu minusvalía lingüistica. Qué te voy a decir: procura desoír esos cantos de sirena que sólo conducen a la frustración. Intenta acordarte de todas las personas que te hablan despacio, intentando pronunciar en hoch deutsch para que les entiendas. Te hará la vida más fácil y quizá te salve de una molesta úlcera estomacal.
f) Pasa de la vergüenza, ese equipaje inútil. Y aunque para decir que hace bochorno (Schwül) aludas a los gays (Schwul) a ti, plín, ni falta que te importa. Aprende a reirte de tí mismo y a recordarte que eres un extranjero (y, además, procura explicárselo a la gente con naturalidad para que sepan a qué atenerse desde el primer momento).
g) Huye del inglés como de la peste. No porque la lengua de Shakespeare, Churchill y Lord Byron tenga nada de malo, sino porque te impedirá aprender alemán. Incluso, puedes llegar a hacerte la composición de lugar (como les ha pasado a muchos) de que hablando sólo en inglés puedes manejarte. It´s an ilusion, beibe. Aunque sólo sea porque, si te critican te enteres, y si alguien intenta engañarte, te cosques, aprende alemán. Por instinto de protección. Sin hablar el idioma vivirás siempre en una isla artificial, en un gheto reservado para los que, estando en condiciones de adquirir el producto original, se han conformado con la imitación.
h) Y sobre todo, recuerda siempre tus orígenes. Los aborígenes te lo agradecerán y te abrirán sus puertas. El aire del sur es un patrimonio que resplandece dentro de ti. Tienes caderas y las moverás con la música cuando bailes. Te importará tres pitos reirte y expresar tus sentimientos espontáneamente. Cantarás mientras haces las cosas de casa sin necesidad de estar borracho como una cuba. Serás feurig y temperamental y ellos te mirarán con envidia.

O sea: tendrás lo mejor de los dos mundos.

3 comentarios en «»

  • el febrero 21, 2008 a las 9:47 pm
    Enlace permanente

    Antes que nada, felicidades a C, y gracias a ti Paco, me lo he pasao txatxi viendo vídeos de Marisol en el Youtube 😉Con tu permiso, me voy a imprimir tu post de hoy en un DIN A2 y me lo voy a pegar en la puerta de casa, para leerlo todos los días antes de salir.También repetiré al menos tres veces ante el espejo:“Soy feurig y temperamental y ellos me miran con envidia”😉

    Respuesta
  • el febrero 22, 2008 a las 3:18 pm
    Enlace permanente

    Enhorabuena al premiado! Qué ojo!Los consejos me parecen todos de lo mejor. Estoy completamente de acuerdo. Y como me suele pasar en estos casos en que nombras tantas cosas (en algún otro post ya lo has hecho), me sube el “síndrome de los tres chiflados”, es decir, me vienen tantos comentarios a la cabeza que se me bloquean y no pueden salir :D:D:DAsí que sólo diré que cada vez más me gusta el alemán, y no es puro peloteo, es que al final le coges el gustillo (masoca que es una, oyes)Besos!

    Respuesta
  • el febrero 24, 2008 a las 8:37 pm
    Enlace permanente

    Me ha encantado este post, me he sentido muy identificada. Yo había estudiado alemán antes de venir, pero no me sirvió de mucho 🙂 Aquí la gente de mi curro es muy maja y todos me hablan despacito pero en Schlang, jeje Y lo de sonreír es vital! Las cajeras del súper lo agradecen de verdad. Tb me ha pasado como a marona, q me han venido tantos comentarios a la cabeza q me se han bloquedado!1bso

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.