Pfingsten

12 de Mayo.- Una de las cosas buenas que tiene vivir en un país extranjero, es que tienes fiestas diferentes de las españolas. Porque si bien este madrileño, por razón de su exilio (voluntario) ha renunciado a ese 2 de Mayo –día de la Comunidad- que viene tan bien para componerse un puente guapete a primeros de mes, como trabajador austriaco me he encontrado con este Pentecostés, o Pfingsten, auf deutsch, que oye, te alegra el cuerpecillo, las cosas como son.
Hoy, en Alemania, Suiza, Francia y Austria –por of course– se ha conmemorado ese momento de la Biblia en que el espíritu santo descendió sobre los apóstoles en forma de lenguas de fuego (en el cuadro de El Greco que refleja este momento, los doce parecen una tarta de cumpleaños un tanto extraña).
Aquí en Viena, aprovechando la bonanza de las temperaturas, la gente ha tomado los parques, los jardines, los senderos escondidos entre la maleza, los bancos públicos, las playas artificiales, en fin, cualquier superficie disponible para hacer la fotosíntesis. Yo mismo, he recorrido el Lobau a buen paso durante dos horas, haciendo fotos y disfrutando de la luz del astro rey.
Por ejemplo, la foto que encabeza estas líneas es la de la flor del membrillo. Está hecha en el museo del Lobau, que es un lugar de ese espacio verde dedicado a que los ciudadanos de Viena puedan aprender más cosas de la naturaleza. En otoño, los membrillos, amarillos y dulces, cuelgan de su árbol, a poca distancia de la reserva de los castores (cuyos movimientos espían los críos con curiosidad) y de los asustadizos cervatillos.

Cuando los pétalos de la flor se caen y su aparato reproductor ha sido fertilizado por obra y gracia de las diligentes abejitas, empieza el proceso de creación del membrillo. Más o menos en el estadio que encabeza estas líneas.

Estos son los cervatillos de los que hablaba más arriba.

Esta flor blanca es la flor de la Hollunder o saúco. Esta flor es muy apreciada por los aborígentes debido a sus múltiples aplicaciones. Aromáticas plantaciones de saúcos suministran la material prima para el Almdudler (una especie de coca-cola austriaca), o para hacer un sirope que es mi preferido (ya lo he dicho muchas veces); pero es que hoy me he enterado de que la flor se puede freir y hacer postres –freir una flor: die spinnen diese osterreichern 😉-.

Tras la excursión por el Lobau, nos hemos acercado al parque Augarten, para reponer fuerzas, en un restaurante al pie del bunker que está en la fotografía. Uno de los bunques antiaréreos que quedan en Viena (mis lectores más atentos se acordarán de la famosa Haus des Meeres, también un bunker reutilizado). El parque de Augarten es famoso por dos cosas: a) porque en él está la fábrica de porcelana que suministra una loza fina (y un güevo de cara) a aquellos exquisitos que quieren comer en una vajilla clásica y elegante y b) Porque justo al lado de la fábrica se encuentra la residencia de los famosos Niños Cantores de Viena en donde estas criaturas de voz privilegiada ensayan y viven hasta que la progresión natural del nivel de testosterona en su sangre estropea su voz de infantes y los manda de cabeza al paro.

En el parque, no se podía tirar al suelo una moneda de un jEuro porque no hubiera caido. El cesped estaba materialmente cubierto de vieneses y vienesas de todas las edades. Todo el mundo y la munda, de todas las nacionalidades y nacionalidades, habían decidido tomar al asalto las superficies verdes a los pies del búnker.

3 comentarios en «»

  • el mayo 12, 2008 a las 9:04 pm
    Enlace permanente

    Hola Paco,Justo ayer llegó un amigo de Salzburg, a donde había ido porque asistió a un congreso de filosofía. Me comentó que en Salzburg notó algo de fricción contra los paisanos de Viena, tú qué impresión has tenido de eso. Un abrazo,Rafael Barceló Durazo

    Respuesta
  • el mayo 12, 2008 a las 9:11 pm
    Enlace permanente

    Hola!La verdad es que los vieneses no tienen demasiada buena fama en el resto del país (aunque, como en todas las capitales,vieneses nacidos en Viena no haya tantos). Tienen fama de estirados y de no ser muy agradables. También es verdad que la sociedad de Salzburgo es MUY conservadora y, como decimos en España, tirando a pija (o sea que es fama que los salzburgueses son muy empingorotados). Es un poco como en España pasa entre Madrid y Barcelona. Un abrazo

    Respuesta
  • el mayo 13, 2008 a las 7:30 am
    Enlace permanente

    ¡Aaaaah! Hollunder… el año pasado preparé el sirope en casa, y este año quería probar con las flores fritas… jejejejeQue bien que sienta un día así de fotosíntesis. Es verdad que en Salzburgo hay gente muy pija que miran un poco con la nariz apuntando para arriba, como si todo oliera a estiércol…Bonitas fotos. Un abrazo.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.