Qué suerte: hay crisis

 
22 de Marzo.- El chiste que ha circulado estos días por aquí no tiene nada que ver con el Monstruo de Amstettern (por cierto, las únicas personas que se ríen del monstruo son mis alumnos, que son de Amstetten; el resto de los austriacos, si mencionas la palabra “sótano” se cierran a la defensiva). No: pues no ha sido eso: el chiste que ha circulado por aquí estos días ha sido que todos los locutores de radio y televisión, y esos esclavos invisibles que escriben para internet, se han empeñado en decir que ha llegado la primavera.
El otro día, estábamos mi jefe y yo frente a frente en la oficina, y el locutor de Radio Ö3 va y se pone:
-Hoy, día veinte, va y llega la primavera.
Miramos los dos a la vez (sincronizados, oyes) al cielo plomizo (había hecho intento de nevar poco antes) y, sincronizadamente también, nos descojonamos de risa.
En fin, que hoy han dicho las weather girls de la ORF que hará mejor día, que estará el tema más freundlich, lo cual querrá decir, probablemente, que alcanzaremos los diez grados.
Ole con ole y olá.
Dejo mis cuitas para contar que ayer, di que estaba yo en el gimnasio en medio de una de esas series de press de banca que están modelando mis ya de por sí pétreos pectorales, cuando me dije: “Paco, deberías escribir sobre la crisis pero desde otro punto de vista: nada pasa porque sí: la crisis seguro que deberá tener algo bueno: encuéntralo”.
Así que me puse a reflexionar y he aquí el producto de mis reflexiones:
1.- Primera reflexión, un tanto frívola: los nuevos ricos son unos horteras irredentos. Cundirá la austeridad, que es la madre de la elegancia (por no hablar de que se terminará ese chorro de dinero que había permitido a unos cuantos llevarse la tela en bolsas de basura).
2.- Los que ya éramos pobres antes, seguimos siéndolo. O sea, que estamos igual. El (magro) saldo de mi cuenta corriente en el Bank Austria no ha cambiado significativamente desde octubre pasado (o sea, que sigo siendo más pobre que las ratas).
3.- Al tener menos ingresos, la gente invertirá más en cosas que no cuesten dinero. Seremos como niños a los que los padres no les pueden comprar la play: Conversaremos con amigos, haremos deporte…Placeres baratos y gratificantes.
4.-.Volverán los sentimientos. Está claro que la pasta es enormemente desalmada. Cuando uno ve que su prójimo sufre, tiende a compadecerse de él. All we are saying is give the peace a chance.
5.- Esta es buena: mi abuela siempre dice que “La necesidad tiene un pincho” (cosa que también repite mi señora madre a menudo). Traducido al cristiano: la crisis estimulará la imaginación.
6.- Resurgirá el cine negro. Siempre pasa así en época de crisis. Cuando las cosas pintan chungas, resurge el cine negro y el de evasión pura y dura ¿Quién sabe si hay otro Spielberg aguardando a salir de su cascarón?
7.- Aprenderemos a apreciar lo que tenemos, porque se hará más difícil comprar sustitutos.
8.- Aprenderemos que no todo se puede comprar con dinero y que las cosas importantes de la vida están fuera del mercado (y lo demás, son zarandajas).
9.- La gente se hará más culta (y no hablo a humo de pajas: desde que ha estallado la crisis en España la gente viaja el doble al extranjero para aprender idiomas y han subido como la espuma las matriculaciones en las universidades).
10.- Quizá cunda el ejemplo del alcalde del pueblo de mi hermano que ha dicho: “Los 250.000 euros que cuestan las fiestas patronales son un dispendio: no podemos celebrar encierros de vaquillas habiendo familias que pasan necesidad. Destinaremos ese dinero a ayudar a quien lo necesite”.
Si a alguien se le ocurren más puntos, ya sabe: a los comentarios, que son muy bienvenidos.

3 comentarios en «Qué suerte: hay crisis»

  • el marzo 23, 2009 a las 7:27 am
    Enlace permanente

    Volveremos a esos domingos en el campo con la tortilla, que de pequeños tanto disfrutábamos. un besote nuria

    Respuesta
  • el marzo 23, 2009 a las 12:03 pm
    Enlace permanente

    Como dices, la crisis no nos afecta tanto…. ¡Siempre hemos vivido con ella!Y eso, seguiremos con los placeres gratuitos como dice mi “marío”, y ya os podeis imaginar de qué habla…;)

    Respuesta
  • el marzo 23, 2009 a las 6:45 pm
    Enlace permanente

    Hola a las dos:Gracias por vuestros comentarios.A Nuri: y qué razón que tienes. Aunque, entre pitos y flautas, hacer una tortilla de patatas también se pone por un pico. BesosA Maria: los pobres no cambiamos, tienes toda la razón y fíjate que de los placeres gratuitos no me había acordado yo !Y con lo que relajan, oyes! 🙂 Por no hablar de lo sanos que son.Saludetes 🙂

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.