El Afoto (*)

Como el lector verá, estas cosas también pasan en Austria y forman parte de los sacrificios que han de hacer “los que mandatan”

(*)Este post debió publicarse ayer, pero otros deberes me lo impidieron. Allá va
25 Septiembre.- Un simpático lector, cuyo nombre mantendremos en el economato, me pide que comente la noticia del día en España (o, por lo menos, la noticia a la que los medios han prestado mayor atención).
Como soy débil, no he sabido negarme, a pesar de que la noticia en cuestión, en principio, tiene poco que ver con la temática de este blog; aunque sí con algunas de las cuestiones que, durante estos casi tres años, he tratado de vez en cuando. He aquí los hechos:

Durante un viaje oficial a los Estados Unidos con motivo de la cumbre del G-20, el presidente del Gobierno español, Sr. D. Jose Luis Rodríguez Zapatero y su esposa, Sra.Da Sonsoles Espinosa, acudieron, parece ser que a título personal, a una representación en el Metropolitan Opera Hause, en donde coincidieron con el matrimonio Obama.

Parece ser también que, como el presidente español es hombre abierto y simpático, que en todo caso admira al presidente del Gobierno americano, se las arregló para comunicarle (por señas: no habla inglés) que era su deseo y el de su mujer hacerse una foto de grupo para que quedase testimonio gráfico de la concordia que reina entre los mandatarios de ambas naciones (y sus santas).

Hasta aquí, todo normal.

Pero es que a la imagen también se unieron las hijas del matrimonio Zapatero-Espinosa, de 13 y 16 primaveras.

La foto fue realizada por un profesional de la Agencia EFE que, con la inmediatez que caracteriza a los tiempos de internet, remitió la fotografía a sus jefes (que se frotaron las manos). En esto que la agencia española recibió un telefonazo procedente de las alturas para que se impidese la difusión a los medios de la instantánea; porque es bien sabido que, tanto el Sr. Zapatero como su esposa han intentado desde siempre mantener a sus hijas alejadas del torbellino mediático en el que ellos, por causa del trabajo del cabeza de familia, no tienen más remedio que vivir.

La difusión de la foto se paró lo antes posible pero (Ay, que diría Antonio Gala) la influencia del gabinete de prensa de Moncloa no llega hasta la web americana que publicó la foto en origen, y de ahí ha saltado a los medios españoles que, cumpliendo la ley, han publicado la instantánea con las caras de las niñas distorsionadas (aunque de una de ellas se puede decir sin temor a equivocarse que tiene una sonrisa –califíquela cada uno como quiera- clavadita a la de su padre).

Lo que ha causado la polémica (y los malintencionados y crueles comentarios) de los periodistas y del pueblo soberano, ha sido la indumentaria que lucían las hijas del matrimonio presidencial español.

Las dos chicas acudieron al Metropolitan vestidas de negro al gótico modo y con botorros militares (no quiero que se vea en este aumentativo ningún ánimo despreciativo: es una descripción gráfica). Esta coartada ha servido para que, los que antesdeayer se hacían lenguas de lo bien que le sentaba el pareo playero a la señora de Aznar o de lo fina que posaba su hija con la cara de becerrilla feliz que se te pone cuando tienes un marido con varios miles de millones en el banco, hayan atacado ferozmente la elección (valiente, audaz, poco ortodoxa, para qué que negarlo) de las hijas de Jose Luis Rodríguez Zapatero.

Dejando aparte que es bastante sucio (y dudosamente ético) atacar al santo por la peana y cebarse con Zapatero a través de sus hijas; esta foto plantea otras preguntas de más calado como por ejemplo: de la imagen se deduce que tanto Zapatero como Espinosa han inculcado a sus hijas un espartano concepto de la estética, un desprecio por todas las convenciones burguesas (¿A la ópera? ¿Por qué hay que arreglarse para ir a la Ópera?), un personal concepto de la expresión corporal, y un aprecio por los valores interiores de las personas muy acorde con la ideología progresista que (teóricamente) profesan.

Pero, ¿Esas niñas no estudian? ¿Pueden permitirse hacer una semana de pellas porque sus padres vayan a NY? Yo no podía ¿Ha de deducirse de ello que su padre, de forma muy consecuente por otra parte, siente el mismo aprecio por el porvenir académico de sus hijas que el que parece sentir por el del resto de los chiquillos españoles? ¿Piensa que por ser quien son podrán dedicarse sin problemas en el futuro a las profesiones más populares entre la juventú modelna? (a saber: concursante de Gran Hermano o Tertuliana en un programa de higadillos/corazón).

En Austria, país que brilla, como saben mis lectores, por el respeto a la vida privada, trascendió hace meses una foto de la hija del canciller Gussembauer en la que posaba con cara de tocinilla inocente y se supo también que, a pesar de que su padre ocupaba el segundo puesto de trabajo más cotizado de la República Austriaca, ella no es que brillase en las aulas precisamente (que estuviera gordita escandalizó menos que esto). Ipsofactamente, se le aplicó un severo programa de reeducación para dejarla a) como una sílfide y b) para que recuperase las asignaturas suspensas.

¿Sufrirán la misma terapia de choque las hijas de Zapatero? ¿Marcarán una tendencia? ¿Impondrán el negro, las pulseras de cuero y los botorros en los acontecimientos operísticos? ¿Se relajará el serio mundo del protocolo? Una nueva era se ha abierto.
Articulo publicado en Imagenes, Otras hierbas venenosas con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

5 Responses to El Afoto (*)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.