Ahora la ves, ahora no la ves

La antigua Südbanhoff hacia 1875 (foto: Wikipedia)

25 de Octubre.- Debido a su papel como puerta de la Europa del Este, la ciudad de Viena se encuentra sometida en la actualidad a una fuerte renovación de sus infraestructuras ferroviarias. Cuando termine, la Westbahnhof se va a convertir en la estación central de Viena y la actual Südbanhof o estación del sur, será el centro de un nuevo barrio residencial que se va a prolongar hacia el Arsenal o Museo del Ejército.
En el marco de estas obras, el día 8 de Noviembre la antigua estación del sur sucumbirá bajo la piqueta. Por eso, aprovechando que hoy hacía un día fenomenal, he querido documentar lo que hoy es una realidad y mañana será un fantasma del pasado.
Los antecedentes más antiguos de la Estación del Sur datan de 1846, momento en el que una empresa privada construyó la Gloggnitzer Bahnhof en estilo clásico. Esta estación fue reconstruida siguiendo un proyecto del arquitecto Wilhem von Flattich en 1874 (por cierto, demasiado tarde para la exposición universal). Esta estación permaneció relativamente inalterada hasta 1945 y de ella partían las líneas que iban a Liubliana, Trieste, Maribor, Carintia, Tirol y Bolzano-Bozen. Hasta 1914, el expreso que unía San Petersburgo con Cannes paraba aquí –por cierto, si la memoria no me falla este tren lo menciona Vladimir Nabokov en su libro autobiográfico Habla, Memoria-.

La estación no quedó muy dañada durante la Segunda Guerra Mundial. La estructura de acero quedó prácticamente intacta, por lo cual el servicio ferroviario se reanudó relativamente pronto. Sin embargo, pronto quedó claro que una renovación era necesaria.
El edificio actual se construyó entre 1955 y 191 bajo un proyecto de Heinrich Hrdlicka y conserva el estilo de la arquitectura de posguerra. Aunque ciertamente, durante los últimos cuarenta años la estación ha sufrido muchos cambios para adaptarse a sus nuevas funciones. Hasta hace como un año, un león de estilo veneciano, resto de la estación del siglo XIX adornaba el vestíbulo. Cuando se anunciaron los planes de demolición se retiró. Del edificio actual sobrevivirán las placas de mármol rojo que recubren las nervaduras de hormigón del vestíbulo, el reloj, y algunas esculturas que pasarán a los almacenes municipales. Algunos elementos singulares como los relojes, han sido adquiridos por empresas privadas.

Algunas placas de mármol rojo ya han empezado a ser retiradas
Algunos elementos de los cincuenta aún sobreviven, como las puertas de acero inoxidable
El vestíbulo de la estación
(Fuentes: todas las fotos modernas son mías; las informaciones históricas y la foto antigua, provienen de Wikipedia).
Articulo publicado en Uncategorized con las etiquetas: . Guarda el enlace permanente.

8 Responses to Ahora la ves, ahora no la ves

  1. Pingback: Südbahnhof | Viena Directo

  2. Pingback: Zeitmaschine / La máquina del tiempo | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.