Que estaba tomando cañas (en Budapest)

El que Flick creía que sería el lugar de su último reposo en Carintia (foto: www.bild.de)

1 de Diciembre.-  Mis lectores más memoriosos lo recordarán: en Noviembre del año pasado, durante unos días, no se habló de otra cosa: el fastuoso mausoleo del millonario Flickr en un cementerio de Carintia –lugar de Austria en el que todo lo descomunal tiene su acomodo- había aparecido vacío.
¿Por qué? Nadie lo sabía ¿Cómo había sido posible? Un misterio.
Dado, sobre todo, que abrir un mausoleo (y más si es fastuoso) no es abrir una lata de atún Calvo. Hace falta una cierta infraestructura (técnica y humana, porque parece ser que el féretro pesaba unos cuantos cientos de kilos).
Por fin, el enigma se ha resuelto. Los seis componentes de la banda que robó el féretro del millonario fallecido fueron detenidos el sábado en la capital húngara. Se trata de media docena de indivíduos rumanos y búlgaros, especializados presuntamente en golpes semejantes.
Los méritos, sin embargo, no se los ha llevado la policía austriaca, sino una empresa de seguridad privada contratada por la doliente viuda. La compañía ha utilizado, parece ser, procedimientos que le están vedados a la pasma alpina porque atentan contra la intimidad de las personas.
El modus operandi de los profanadores fue el siguiente: de noche, abrieron el sepulcro y cargaron con el féretro: un lujoso ataud guarnecido de oro puro. Después, cruzaron la frontera y se plantaron en Budapest. Dejaron que la familia ofreciese una recompensa jugosa (un millón de Eurazos, según algunas fuentes) y empezaron a enviar cartas pidiendo rescate por los despojos de Flick. Cometieron el error, sin embargo, de enviarlas a la dirección de correo electrónico de la viuda la cual, seguramente bien asesorada, acudió a los detectives privados que, con los correos de respuesta, enviaron unos troyanos (casi como en Tron) que ayudaron a ubicar la dirección IP desde la que se estaban enviando los mensajes.
El sábado fue el día D.
Localizado el ataud se montó una operación por la cual se apresó a los ladrones y se organizó la repatriación de los restos de Flick.
Con menos, hay gente que hace películas.
Articulo publicado en Cronica de sucesos. Guarda el enlace permanente.

9 Responses to Que estaba tomando cañas (en Budapest)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.