El hombre más profundo del mundo

Herbert Nitsch (foto:www.tauchen.nullzeit.at)


ADVERTENCIA: La lectura de este post puede provocar claustrofobia, amén de opresión en el pecho y dificultad respiratoria. El que avisa no es traidor.
23 de Septiembre.- Hace unos días preguntaba yo al aire por la identidad de un señor enjuto que aparecía en una fotografía sentado en la cabina de un avión de pasajeros. Como lo prometido es deuda, aquí está la solución del enigma. El caballero que mira a cámara se llama Herbert Nitsch y es, aunque no muchos paisanos suyos lo saben, uno de los deportistas austriacos más exitosos.

 

Yo he llegado a él a través de una pregunta del Millionen Show presentado por Armin Assinger (en España, este programa se llama Quiere ser Millonario). De aquí supe que Herr Nitsch es un portento del buceo libre. La lista de sus records, que se pueden consultar aquí  resulta absolutamente apabullante y produce, la verdad, cierta intranquilidad a la altura del estómago.
Nitsch, nacido en Austria en 1970, es un ciudadano que compagina su carrera de submarinista con un trabajo como piloto de la Tyrolean Airlines, que es una filial de las líneas aereas austriacas (AUA). Como la Wikipedia se encarga de recordarnos, ha ostentado récords en todas las disciplinas de buceo libre reconocidas por la asociación internacional AIDA y, en la actualidad, ostenta el título de “Deepest man on Earth” y no precisamente porque le encante leer a Kierkegaard, sino porque es el ser humano que se ha sumergido a más profundidad contando sólo con la fuerza de sus pulmones (que son férreos, a la vista del partido que saca de ellos).
Los principios de Nitsch en esto del buceo con apnea fueron casuales. En 1999, el joven Nitsch tenía planeadas unas vacaciones durante las cuales pensaba hacer un safari submarino. Su equipo se perdió durante el viaje y así, en vez de estar con los peces pertrechado de un par de buenas bombonas de oxígeno, el tenaz Nitsch se vio obligado a bucear a pelo (no estoy seguro de que aquí sea la expresión más correcta, pero mis lectores me entenderán). Pronto, descubrió su talento para la apnea y, hombre inquieto, decidió explorar por este terreno. Nitsch es un auténtico genio del buceo que diseña su propio equipo y sus propias estrategias de entrenamiento y que colabora con todos aquellos médicos que estudian el efecto de la inmersión a pulmón libre sobre los seres humanos.
Como ejemplo de lo que Nitsch es capaz de hacer, en 2009 Nitsch rompió el record de buceo libre en las Bahamas, sumergiéndose sin otra ayuda que su cuerpo a una distancia de 109 metros para romper su record 6 días después al conseguir llegar a los 120 metros utilizando para ello un tiempo total de 3 minutos y cincuenta y ocho segundos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.