Ventajas de viajar en tren (1/2)

Inmigrante en Madrid
Un inmigrante en la calle Alcalá (Archivo VD)

12 de Diciembre.- La Estación Oeste de Viena puede ser un lugar bastante deprimente si se visita a las siete de la mañana y se ha tenido que dormir poquito y concentrado. Sin embargo, aún en esas circunstancias, cuenta con un lugar que la salva: una de las tiendas de prensa mejor surtidas de la capital. En ella compré el otro día, antes de viajar a Munich, el último número de la edición española de Vanity Fair, en cuya portada Isabel Preysler parece la hermana pequeña de uno de sus nietos (milagros de San Photoshop, que todo lo puede, de una genética privilegiada y, por qué no reconocerlo, de la poca afición de Preysler a exponerse a los pérfidos rayos solares).

También adquirí un pequeño volumen, que ya he terminado y que, durante este largo fin de semana se ha convertido en mi droga favorita. Se trata de Jörg Haider, Mito y Herencia (Jörg Haider, Mythos und Erbe) y está escrito por el Sr. Klaus Ottomeyer que es, entre otras cosas (y según la contraportada del libro) Profesor de la Universidad de Klagenfurt, en donde desempeña el cargo de director del Departamento de Psicología Social, Psicoanálisis Etnográfico y Psicotraumatología.
El libro, lejos de ser, como yo me temía, un recuento más o menos amarillo de las gracias y desgracias del político fallecido es, en realidad, un ensayo documentadísimo sobre la historia reciente de Austria. Una disección pormenorizada (no exenta, por cierto, de un cierto sentido del humor) de algunas peculiaridades –no las más presentables- del alma colectiva austriaca y de uno de sus reflejos: la política.

El libro, a través del caso de Carintia (una región que tiene en Austria ese estado un poco excepcional que tuvo durante mucho tiempo Galicia en España) da algunas respuestas a algunas preguntas del millón. Por ejemplo ¿Qué mecanismos de la psicología colectiva actuaron para que Jörg Haider y su partido de entonces, el FPÖ, llegasen al poder? ¿Qué peculiaridades específicamente austriacas explican que tanto Haider como sus continuadores hayan practicado durante tanto tiempo y practiquen aún una modalidad de populismo de extrema derecha xenófobo y marrullero, a medio plazo tan indudablemente peligroso para la estabilidad de todo el edificio de la democracia austriaca como lo fue el nazismo para el edificio político alemán? ¿Por qué cuando acuden a las elecciones locales o nacionales utilizando, por ejemplo, eslóganes calcados del nazismo no sólo no pasa nada sino que sus peligrosas veleidades se minimizan? (a este respecto, cabe recordar, como lo hace el Sr. Ottomeyer que, cuando salieron a la luz las fotos de HC Strache saludando a la romana en medio de un grupo de neonazis, el canciller de entonces, Sr. Alfred Gusembauer, socialista, calificó el incidente como “un pecadillo de juventud”).

El libro de Ottmeyer es sumamente revelador y penetra finamente en los mecanismos que explican la pervivencia endémica de ciertos tics en la vida política austriaca.

 

Articulo publicado en Jörg Haider, Populismo con las etiquetas: , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Ventajas de viajar en tren (1/2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.