Una por ocho

Cruz de forja
Una cruz (Archivo VD)

25 de Septiembre.- El director de la escuela del pequeño municipio de Nassereith (2000 almas sin contar el apacible ganado vacuno) ha aprendido algo tarde, y dolorosamente, que nunca llueve a gusto de todos.

Según informa el periódico Standard en su edición dominical, la decisión de Herr Thomas Köhle de retirar de la escuelaun pedazo de crucifijo de metro y medio ha motivado las quejas de los sectores más carcam…Digooo, más conservadores de la opinión local (si hemos de extrapolar los porcentajes de Austria a la pequeña localidad de Nassereith estaríamos hablando de unas quinientas personas).

 Sin embargo, que mis lectores no se piensen que Herr Köhle es un intrépido abanderado de la escuela laica (o, al menos, libre de símbolos religiosos). Nada más lejos de la realidad. De acuerdo con la profesora de religión de su escuela, Herr Thomas decidió cambiar el pedazo de cruz por otras ocho, más pequeñas, de madera.

Él mismo lo explica en declaraciones al Standard:

De hecho, se esconde detrás –de su decisión- un concepto pedagógico muy meditado, que desarrollamos la profesora de religión y yo. Pensamos en cómo podíamos aumentar la cohesión grupal de la clase. Las cruces de madera, que fueron fabricadas por los niños, tienen cada una muchos clavos pequeños y, en cada clavo, cada niño ha colgado un cartelito con su nombre. Así, todos los niños se sienten en relación con la cruz del tablón de anuncios de su clase.

Herr Köhle no puede ocultar su rebote por la manera en que está siendo conducida la discusión de si poner de nuevo el pedazo de crucifijo de metro y medio o dejarlo en el almacén de la escuela.

-Se ha propagado la historia de que el director de la escuela ha quitado el crucifijo sin más, sin que nadie haya dicho también que ha sido sustituido por otras cruces más pequeñas. Además, ahora tenemos ocho cruces más porque dos clases se han unido a la iniciativa.

El alcalde de Nassereith (Sr. Reinhard Falbesoner, del Partido Popular Austriaco, ÖVP) ha sido de los que peor se ha tomado la decisión del director del colegio.

Una cierta clientela ve de pronto ataques a la cristiandad por todas partes; se ha traido a colación el Islam, a los extranjeros y Dios sabe qué más. Desde unas determinadas posiciones políticas, se crean a propósito polémicas en donde no las hay.

En Tirol, en las última semanas, se ha armado un cierto revuelo al conocerse la intención de un grupo de empresarios de construir un gymnasium (instituto de enseñanza superior) turco. Permiso que les ha sido denegado por las autoridades locales al estimar estas que un centro de estas características sería contrario a la integración en Austria de los ciudadanos extranjeros.

¿Y mis lectores, qué piensan de todo esto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.