Por qué soy “fans” del pueblo austriaco

El Danubio, desbordado, a su paso por VienaEn estos días pasados se ha demostrado la pasta de la que está hech0 este pueblo. Una pasta que permite decir sin dudar que conocer a los austriacos, aparte de amarles, es admirarles.

 6 de Junio.- Poco a poco, se aleja el peligro.

Aunque la situación, en los alrededores de Viena, todavía sigue tensa,  la riada va bajando Danubio abajo en dirección al Mar Negro. El río, estos días, no ha sido azul, ni verde siquiera, sino una especie de lengua marrón que se ha abierto paso por donde ha podido, alcanzando sus niveles más altos desde la Edad Media. Parece lógico, por otra parte, que así haya sido. Ya que el Danubio, en tiempos de San Leopoldo, se diluía a lo largo de su curso en una red de ciénagas que incluso hacían que, a la altura de Klosterneuburg, no hiciera falta puente y se pudiera cruzar a pie. Desde que la regulación de caudal y las urbanizaciones le quitaron al río tierra porosa que empapar, el Danubio, como es lógico, campa por sus respetos cuando viene la crecida y ataja por donde puede.

Las inundaciones han sido las más graves desde 2002 y han puesto a prueba el coraje y la resistencia de este pueblo del que, señoras y señores, me declaro absoluto “fans”.

Cuando me preguntan por qué estoy enamorado de Austria, siempre digo que, aparte del sentido del humor negrísimo que tienen, lo que más me fascina de esta gente es que son unas personas que siempre conservan la calma aún en las situaciones más inhóspitas. Los austriacos, se mire por donde se mire, son duros de pelar.

A nosotros, a los del sur, nos puede parecer que son fríos, que todo les chupa un pie (curiosamente, a ellos les parece que nosotros somos unos viva la vírgen que no se sulfuran por nada) pero lo cierto es que la manera en que, culturalmente, reaccionan los austriacos ante situaciones de alta tensión ambiental, como este desastre, es admirable.

Podré algunos ejemplos.

Domingo por la mañana, mientras estaba desayunando. Una reportriz de la radio pública austriaca entrevista a una señora con residencia en algún punto de la Wachau (esa zona del Danubio que, contemplada desde la ruina de Aggstein hace que se te salten las lágrimas de lo bonita que es). La periodista le pregunta a la señora, qué es lo que siente al ver su casa más enfangada que la caja B de un partido político. Bien oirán mis lectores una traducción libre de lo que dijo la mujer:

-Pues cariño, qué voy a sentir. Vivir al lado del río es una maravilla en el 99 por ciento del tiempo. Este es el uno por ciento en que vivir al lado del río es una putada.

Y la reportriz que repregunta, sin duda tratando de encontrar ese momento sentimentalón por cuyo logro se les hace el chichi pepsicola a los malos periodistas:

-Pero con lo bonito que tenía usted el jardín, que tenía usted las adelfas que eran un contento, y esas hortensias…

Y la señora que, educadamente, la corta:

-No,  si este año el jardín ya no lo rehago, pero como le decía, son gajes del oficio. Peor no puede ser. Ahora lo que toca es limpiar.

¿Se imaginan mis lectores a un ama de casa valenciana encarando una Gota Fría con semejante sangre ídem?

¡Y qué decir de esos bomberos voluntarios del Tirol! Esos señores curtidos por los vientos y los soles de los Alpes. Esos señores con cara de estar anunciando la leche de Central Lechera Asturiana. Esos señores que les oyes hablar y parece que estás escuchando una carreta arrastrada penosamente por un camino de grava. Con qué coraje explican a que se les ha quedado la excavadora atascada en el barro y que como no deje de llover va a haber una desgracia. Pero lo explican a cámara con una tranquilidad y, al mismo tiempo, con una energía contenida, no sé si me explico, que te hacen tener de nuevo fe en el ser humano.

En fin: hasta aquí las razones por las que me declaro “fans”.

Frau Heinisch-Hosek
La ministra Heinisch-Hosek. Archivo Viena Directo

Por otro lado, el Gobierno autonómico de la Baja Austria, en colaboración con el Gobierno nacional  y el AMS ha planteado una iniciativa de la que quizá alguno de mis lectores pueda beneficiarse.

Para remediar los estragos de la inundación, aparte del concurso de la Cruz Roja, del Ejército, de los Bomberos voluntarios y profesionales, de pelé, melé y el hijo de la coja que busca piso en Alcobendas, la Ministra competente, Sra. Hanisch-Hosek, ha anunciado que se formarán brigadas de parados voluntarios que podrán trabajar un máximo de dos meses a 1700 euros brutos al mes (naturalmente, en el caso de que se trabaje menos de un mes, se prorratearán los días).

Una iniciativa semejante ya se puso en práctica en 2002 con un éxito más que notable. El Ministerio espera que se presenten por lo menos 1000 voluntarios dispuestos a mejorar “la mala imagen” (sic) que a veces tienen los parados.

Me despido dejando a mis lectores la tarea de pensar qué pasaría en el caso de que el Gobierno español hiciese una oferta semejante y anunciada en términos tan poco diplomáticos.

 

6 comentarios en «Por qué soy “fans” del pueblo austriaco»

  • el junio 6, 2013 a las 7:00 pm
    Enlace permanente

    “Víctor bebió otra taza de vino y se la alargó luego al señor Cayo para que la llenase de nuevo. Añadió al cabo de un rato:
    – Pero si usted no lee, ni oye la radio, ni ve la televisión, ¿qué hace aquí en invierno?
    – Mire, labores no faltan.
    Insistió Víctor: -Y ¿si se pone a nevar?
    – Ya ve, miro caer la nieve
    – Y ¿si está quince días nevando?
    -¡Toó, como si la echa un mes! …. “

    Respuesta
  • Pingback: Las Trümmerfrauen o mujeres de las ruinas | Viena Directo

  • Pingback: El chacachá del tren | Viena Directo

  • el diciembre 30, 2013 a las 6:34 pm
    Enlace permanente

    PARA LA PERSONA QUE CREA ESTE BLOG… NO SEE SCRIBE “FANS”, SE ESCRIBE “FAN”… LA PRIMERA ES PLURAL, ES LA MISM ABERRACIÓN Y SUENA IGUAL DE MAL QUE SI SE DIJERA “SOY AMIGOS DE JUAN”… NO DEMUESTRE SU INCULTURA Y POCA INTELIGENCIA PUBLICANDO TONTERÍAS

    Respuesta
    • el diciembre 30, 2013 a las 9:11 pm
      Enlace permanente

      Benito ¿Y las comillas? ¿Se ha fijado en ellas? Escribir “fans” (es obvio para cualquier persona alfabetizada, no parece ser su caso, yo me lo haría mirar) un recurso humorístico. Un saludo, Paco Bernal, el creador de este blog.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.