Fin de la cita / Ende des Zitats

Cartel anunciando clases de alemánEn donde se especula cómo ha ido a parar al discurso del Presidente una muletilla tan y tan alemana.

1 de Agosto.- Parece ser que la frase de moda en España  es hoy “fin de la cita”.

En primer lugar y, sin entrar a comentar a los motivos de fondo que han motivado hoy el uso de esta expresión en “sede parlamentaria”, hay que decir que esa coletilla la utilizan todos los días cienes y cienes de periodistas germanoparlantes.

Si me queréis, irse

Esto es porque el alemán culto, de por sí (particularmente el alemán del norte) es un idioma poco dado a florituras musicales.

En español, en el discurso hablado, cuando “se abren comillas” se hace exactamente eso que mis lectores acaban de hacer en la voz íntima de su cabeza. Esto es: se cambia de entonación y, así, el oyente puede saber que están citando las palabras de otra persona.

Los presentadores de telediarios alemanes, sin embargo, cuando tienen que referir literalmente las palabras de cualquier personalidad, sin variar el gesto, se ven obligados a hacer algo como esto:

-La tensión en la boda de la cantante Lolita en la Iglesia de Marbella ha alcanzado niveles máximos. Tanto es así, que su madre, la racial artista española Dolores Flores, más conocida como Lola Flores, se ha dirigido a la multitud que abarrotaba el templo y, con una excitación evidente, ha increpado a la multitud diciendo (pausa) Cita (pausa) “Si me queréis, irse” (pausa) Fin de la Cita.

Esta gilipollez –desde el respeto lo digo- del Zitat(cita)/Ende des Zitats (fin de la cita), como suele suceder con otras cosas, ha pasado de la televisión al lenguaje medio culto, o de aquellas personas que quieren pasar por serlo.

Quien la dice, pretende añadirle a su parla un matiz de distinción y, por qué no, de cierta ironía.

De este modo, no es raro ir en el metro y escuchar a cualquier mociquilla decir algo como lo siguiente:

-Jo, tía. Pues resulta que Hannelore me dijo el otro día (pausa) cita (pausa) “como te sigas tirando a Heinz te baneo de mi Face” (pausa) fin de la cita ¿Es para darle dos ho**ias o no? ¡Si solo hemos fo**ado tres veces!–bueno, esto es una traducción libre. Una mociquilla austriaca nunca diría “banear” (ejem).

Mami, qué será lo que quiere el negro

Ahora bien, cabría preguntarse por qué el Presidente del Gobierno de España ha decidido importar esta novedad tan ajena a los usos normales del castellano.

O bueno, quizá habría que preguntarselo a la persona que le ha escrito la intervención (porque aquí el único que escribe sus posts todos los días es un servidor que aprovecha este momento para ponerse a los pies de sus lectores. Los otros, o sea, ell Presidente del Gobierno, el Rey nuestro señor, el Príncipe, que será algún día rey nuestro señor, la reina que lleva lo de la niña con el calavera de su yerno como va pudiendo, todos tienen un equipo de negros que les escriben esos ladrillos que se ven obligados a pronunciar en ocasiones públicas).

Volviendo a este “negro” ¿Será de ascendencia alemana? ¿Lo habrá mandado Cruella de Merkel a echarle una manita a su correligionario?

Me imagino la llamada telefónica:

-Ay, Angela, que eshtoy en un aprieto gordishimo, a ver shi puedesh hacer algo…

Trrrankilo Marriano, ahorra mismo te mando a mi escrrritorrr de cabeserrra, Herr Cuerpostuffen, para que te escrriba un discurrso que se va a cagarr die Hundin.

Sea de donde haya sido el negro que le ha escrito a Mariano su discurso, es indudable la eficacia retórica de la muletilla (algo machacona, pero Mariano es un político conservador, no se le puede pedir mucha fantasía). Aunque sería una pena (y una cutrez, y un coñazo) que los políticos españoles, por aquello del “culito que veo, culito que deseo” la incorporen a sus discursos.

Porque ya se sabe, es soltar un político una tontería y ya la está diciendo la gente en la calle. Me imagino una escena en un parque y me dan escalofríos.

-¡Mamaaaaa! Mira lo que me ha dicho Jaimito (pausa) cita (pausa) “llevas las bragas azules” (fin de la cita).

-Pues dile a Jaimito (cita) “como le vuelvas a levantar la falda a mi hija te meto dos gayas que cuando te despiertes la ropa se te habrá pasado de moda” (fin de la cita).

Articulo publicado en alemán con las etiquetas: , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to Fin de la cita / Ende des Zitats

  1. Pingback: Hasta luego, Lucas | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.