Bausparvertrag: una forma de ahorro típicamente austriaca

Un bancoLa forma de ahorrar dice mucho de la manera en que un país se estructura. Los Bausparverträge son una institución típicamente austriaca.

14 de Noviembre.- Hace algunos días, alguien en el grupo de Facebook de Españoles en Viena preguntaba a propósito de una cosa muy austríaca de la que (aunque parezca mentira) no he hablado todavía. Se trata de los Bausparvertrag o “Contratos de Ahorro”. Como dijo una austriaca que participó en el coloquio digital, es una cosa “muy austriaca”, casi todos los austriacos tienen uno –sobre todo de una cierta edad- y es como las hipotecas españolas (solo que menos gravosas, claro).

¿Qué es un Bausparvertrag? Pues no es ni más ni menos que una hucha en el banco que se va llenando en unos plazos y cantidades pactados para utilizar el monto del dinero finalmente obtenido en una cosa determinada. Por ejemplo, en la compra de una casa o en la compra de los muebles de esa casa (en ese sentido, es como una de aquellas “cuentas vivienda” españolas).

La ventaja sobre una cuenta de ahorro normal es que los intereses son más altos que en el mercado (a este chico le ofrecían el 3.5%, lo cual, considerando lo que está haciendo(nos) el Banco Central Europeo no está nada mal). Asimismo, por constituir uno de estos contratos de ahorro, el Gobierno te da un premio que es dependiente del porcentaje al que estén los intereses. En este momento, un 4.5% del total.

La desventaja, naturalmente, es que si sacas el dinero antes de tiempo, o lo utilizas para algo que sea distinto de la finalidad principal del Bausparvertrag (las finalidades están tasadas en la ley correspondiente) el Gobierno te penaliza.

De hecho, los Bausparvertrag (Bausparverträge, sería el plural correcto), están muy ligados al sector inmobiliario. Se puede concertar con el banco un Bausparvertrag para construir una vivienda (propia o no), para comprar los terrenos en los que se va a construir esa vivienda o para cancelar las obligaciones contraidas en los dos casos anteriores.

Los Bausparvertrag son una de las espinas dorsales del sistema financiero de este país, particularmente entre su ancha clase media porque, salvo en las grandes capitales (y en Austria, salvo Viena, las grandes capitales son más bien canijas) los jóvenes, generalmente, viven de alquiler mientras estudian (por lo menos así ha sido traidicionalmente), cuando piensan en casarse empiezan también a hacerse la típica casa que sale en las pelis de Ulrich Seidl y en eso gastan su Bausparvertrag.

Por cierto, en la mayoría de los casos, los Bausparverträge ofrecen también la posibilidad de obtener préstamos a un interés más reducido que el de mercado lo cual, para muchas personas, ofrece naturalmente un gran aliciente (y sin haberlo preparado me ha salido un pareado).

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.