Destápate, rumano

Últimas cifras. El cachondeo de los tests y las cifras, explicado (aunque no mucho). Italia no se va a morir del virus, sino de hambre. El papa. Hasta cuándo. Destápate, rumano.

28 de Marzo.- Muy buenas tardes/noches y bienvenidos a la segunda edición de hoy de Viena Directo, la última en horario invernal (en Europa).

Hoy se cumple el decimotercer día desde que empezaron las medidas destinadas a la contención del contagio del coronavirus y, si atendemos a la tasa de contagios acumulados en los últimos cuatro días, parece que dichas medidas están funcionando. A las tres de la tarde de hoy había en Austria 8030 positivos por coronavirus, lo cual hace que la tasa de crecimiento en veinticuatro horas haya sido del 7,6%, lo cual quiere decir que ha bajado por primera vez de las dos cifras.

Hale, hale, cada uno con su test

-Como no se cansan de repetir los científicos involucrados en este asunto, la madre del cordero son los tests (no sé por qué, el corrector ortográfico del procesador de textos no hace más que sugerirme „testículos“) en fin: los tests famosos.

Dado que hay mucha gente que está infectada y no lo sabe porque no presenta síntomas, o los síntomas que presenta son muy leves, se hace imprescindible identificar a estos pacientes asintomáticos o „poco-sintomáticos“ para intentar evitar que contagien a los sanos. A este objeto, el Gobierno austriaco anunció que, como dijo aquella, „iba a dejarse la piel en el pellejo“ a base de hacer tests, hasta llegar a los 15000 por día.

Tests, tests, tests“ (o, como prefiere mi procesador de textos „testículos, testículos, testículos“) ese era el lema del Gobierno a principios de semana. Sin embargo, conforme han ido pasando los días, el número de tests realizados no solo no han subido, sino que han sido menos. De cuatromil y pico el lunes a tresmil y pico ayer.

La oposición (Socialistas, Neos y la ultraderecha) está que trina. Voces unánimes han venido de la oposición para exigirle al Gobierno que cumpla con lo prometido. El Partido Socialista, por ejemplo, ha denunciado que no se hagan tests de manera sistemática a los parientes de los afectados, de manera que muchos, por miedo a perder sus trabajos (pero, quizá, infectados) tengan que salir de su casa para ir a ganarse las habichuelas.

El Gobierno, como es natural, ha desmentido vehementemente que se hagan menos tests.

Según el ministro Anschober lo que sucede es que se hacen más tests pero no aparecen en las estadísticas (?) porque están hechos por laboratorios que no están conectados al punto de información del Ministerio de Sanidad. De cualquier manera, y siempre según el Ministro, todos los positivos se comunican, aunque no inmediatamente.

Del comunicado del Gobierno a la agencia APA lo que se saca en claro es que en las estadísticas que otros medios y yo les damos a nuestros lectores hay un cierto pifostio. Por ejemplo, yo he dicho que hoy ha habido un número menor de positivos, sin embargo el Ministerio ha explicado que los tests que se realizan en el fin de semana no entran hasta el lunes en la estadística, porque los laboratorios no están obligados a comunicar el positivo en el mismo momento en que se producen.

En tes palabras: va-ya tela.

Al Ataqueeeeerl!!! Matteo Renzi llama a sus conciudadanos a terminar con la joroña del aislamiento

-Entretanto, y al hilo de lo que hablábamos en el posts anterior, sobre las consecuencias económicas desastrosas de la crisis del coronavirus en los países del sur de Europa, el ex primer ministro italiano Matteo Renzi ha abogado porque se termine ya con esta joroña del aislamiento en su país y que se abran cuanto antes las fábricas y los talleres, y las iglesias y las escuelas y todo lo que haga falta abrir porque „si no nos morimos del coronavirus, nos vamos a morir de hambre“. Según Renzi, Italia necesita ponerse a funcionar de nuevo para atraer a la inversión extranjera, porque se corre también el riesgo de que, con la economía de los suelos, el país se convierta en un „polvorín social“.

De momento, en el sur de Italia se han producido los primeros ataques a supermercados, lo cual hace temer a las autoridades que, si la situación sigue como va, vayan a producirse revueltas y pillajes varios.

A pesar de los desesperados llamamientos de Renzi para que los italianos se olviden de estar „confitados“, no parece que a corto plazo vaya a ser escuchado.

En Italia ya van más de diezmil muertos (y subiendo). Para que no perdamos la perspectiva en los atentados de 11 de Septiembre de 2001 murieron 2992 personas, incluyendo a los pasajeros de los aviones que fueron estrellados por los terroristas contra las torres gemelas y el Pentágono y en el naufragio del Titanic 1496. Para tener referencias y que los números no se queden en eso, en números abstractos.

Este asunto de la economía y los „coronabonos“ de los que hablábamos en la entrada anterior también han tenido su eco en Austria.

Una de las dos cabezas (por llamarlas de alguna manera) de la ultraderecha austriaca, Norbert Hofer, se ha mostrado indignado porque se vaya a hacer que los „austriacos paguen las deudas de otros países como Italia!“ (o España) y ha pedido al Gobierno que garantice que el no va a apoyar la emisión de deuda a nivel europeo, en referencia a una declaración de la jefa de Los Verdes, Sigrid Maurer, que describió la emisión de deuda como „una posibilidad.

-Ayer por la tarde el Santo Padre impartió una bendición Urbi et Orbi extraordinaria desde una desierta plaza de San Pedro del Vaticano. El papa por razón de su edad, entra dentro de la población de riesgo. Se ha sabido durante estas últimas horas que el coronavirus también ha traspasado los muros del Vaticano y que seis personas del minúsculo estado están infectadas, ninguna, que se sepa perteneciente al entorno cercano al papa. Ayer, en cualquier caso, se notó a Bergoglio sumamente afectado durante la celebración de la plegaria. Consta que sigue atentamente la evolución de la pandemia en Italia, en el curso de la cual han fallecido varios sacerdotes.

-Durante estos días, una de las preguntas más repetidas es la de cuánto tiempo vamos a seguir forzados a llevar esta extraña forma de vida, si es que se me permite parafrasear el título del famoso fado de Amalia Rodrigues. Un medio austriaco se ha tomado el trabajo de buscar hasta cuándo estarán vigentes las medidas de „confitamiento“ en diferentes países.

Por ejemplo: en Alemania, la prohibición de juntarse en público de más de dos personas (no siendo familiares que compartan el mismo techo) empezaron el día 23 de Marzo (antes de ayer, como aquel que dice) y, de momento, tendrán validez hasta el 20 de Abril (por cierto, el día en que cierto personaje con bigotito celebraba su cumpleaños). En Austria, las restricciones serán válidas hasta por lo menos el 14 de Abril, aunque, como ya llevo dicho muchas veces, esta fecha es una fecha „como poco“. En ese momento, sin emabargo, los expertos se pondrán a evaluar qué le pasa, que le sobra o qué le falta, a las actuales restricciones. Nuestros vecinos italianos tienen confinamiento hasta el 3 de Abril, aunque se espera que finalmente nadie le haga a Matteo Renzi ni puñetero caso y la cosa se alargue todavía.

En España el Gobierno prolongó el otro día el estado de alarma hasta el 11 de abril, o sea hasta el sábado santo de esta semana santa que no se celebrará. En Francia tienen casa Jom Ofis y restricciones hasa por lo menos el 15 de Abril y los hijos de la Gran Bretaña (Boris Johnson incluido) tendrán que quedarse en casita hasta por lo menos el trece de abril (por cierto, en su camino para lograr la inmunidad masiva o „inmunidad de rebaño“, los británicos ya han tenido que lamentar mil fallecimientos).

Los suizos jugarán al escondite con el coronavirus hasta el día 19 de abril por lo menos y en Holanda, país cuyo ministro de exteriores le recomendaba ayer a Pedro Sánchez que no administrara cuidados intensivos a viejos y enfermos, estará en casa hasta el 6 de abril aunque esta semana se va a evaluar una prolongación en las medidas que podría llegar al uno de junio…En fin, que mal de muchos consuelo de todos. A buscarse entretenimientos y a no desesperarse.

-En todos los países se suceden las medidas para aumentar la cohesión nacional y para que los ciudadanos más o menos encerrados mantengan alta la moral.

En España, tengo a mi madre estresadísima todo el día del sofá al balcón dando palmas por esto y por aquello y hoy, a las doce de la noche (que vaya horas) se ha hecho un llamamiento a la población para que encienda en las ventanas la linterna del móvil en recuerdo de las personas fallecidas por la epidemia.

También, se toca a toda pastilla Resistiré, del Dúo Dinámico -gran canción-, la cual se ha convertido en un himno en estos tiempos en los que, efectivamente, lo que toca, es resistir.

En Austria no nos quedamos cortos pero, siguiendo la tradición civlizada de Centroeuropa de no dar por saco a altas horas de la madrugada, a las seis de la tarde los coches de policía (no todos al mismo tiempo, sino por turnos) ponen a sonar por sus altavoces la famosa canción I am From Austria, de Reinhard Fendrich. El himno oficioso de este país, vaya. Una canción bien bonita.

Sin embargo, se conoce que por las conocidas afinidades políticas de Fendrich (progresista notorio) hay alguna gente a la que no le ha venido bien esta elección musical (quizá hubieran preferido algo de Andreas Gabalier, el partidario de la mujer-mujer y la familia tradicional.

A esta gente habría que responderles que los rumanos, los pobres, sí que tienen la negra con esto de las acciones vigorizadoras de la moral.

El Ministro del Interior, Marcel Vela, ha decretado que la policía haga sonar dos veces al día (que ya es un poco vicio) el himno nacional de Rumanía, que lleva el bonito título de „Desteapta-te, Romane“ que no significa, como podría parecer „Destápate, rumano“ y no es, por lo tanto, un llamamiento al nudismo, sino „Despierta, Rumano“.

Helo, un poquito más abajo

Con música tan marcial, me despido hasta mañana a la una, momento en el que volveré con las últimas noticias, en español, referentes a la crisis del corona virus.

Por la tarde, a eso de las siete (un poquito antes) estaré en vivo (espero, porque si no estaríamos apañados) y en directo vía Facebook para responder a todas las dudas de mis lectores y contarles también las últimas noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.