La vuelta al año en 50 libros (1/2)

Llega Diciembre y, con él, la hora de echar la vista atrás. Con lo siguiente, comprenderá el lector lo llevaderos que han sido para este que les informa los confinamientos y otros fastidios de la vida.

11 de Diciembre.- La escritora Almudena Grandes, recientemente desaparecida, decía que las personas que leemos estamos en mejores condiciones para apreciar la vida, sencillamente porque hemos vivido más, a través de los libros.

Otra colega suya, Marguerite Yourcenar, decía que para conocer a un hombre hay que conocer su biblioteca.

Para un lector, el año que se deja atrás son los libros que le han acompañado y han pasado a formar parte de su yo más íntimo.

Por eso, este año, además de echar la vista atrás para ver las noticias que nos han marcado, quiero hacer un recorrido personal por las otras vidas que he vivido, por los mundos que me han ayudado a entender este.

Advierto que mis lecturas son anárquicas y se mueven siguiendo el fuego de mi voracidad. Aquí una selección de cincuenta de los libros que este vienés ha leido en 2021.

50.- Anna Caballé, Francisco Umbral, el frío de una vida. Francisco Umbral fue un escritor español omnipresente durante mi juventud. Ganó todos los premios, se bebió todas las copas de la madrugada, y solo se le resistió la Real Academia. Un día tuve la ocasión de saludarle en persona. Anna Caballé trata de responder en esta biografía documentadísima a la pregunta ¿Quién era Francisco Umbral? La respuesta no deja muy bien parado a Umbral, pero el libro es absorbente.

49.- Almudena Grandes; Los Pacientes del Doctor García. Los libros gordos tienen la ventaja de que el placer dura mucho más. Estas casi setecientas páginas me acompañaron durante una semana aproximadamente. Esta trepidante novela de espías, por medio de la cual se aprende, además, historia de España y del Mundo, contiene historias que uno podría creer que son ficticias e historias ficticias que uno podría creer que son verdaderas. Todas, entrelazadas con la maestría de Almudena Grandes. Una gozada de principio a fin.

48.- Maria del Carmen Tapia, Tras el Umbral, Un Viaje al Fanatismo. Este ha sido una relectura. Maria del Carmen Tapia fue una de las primeras directoras de la sección femenina del Opus Dei y este libro, basado en su experiencia, se lee como una novela o se consume como una serie de Netflix. Quizá su mayor virtud sea un estilo que no cede nunca a los adornos innecesarios y la voz de una narradora que cuenta siempre desde la autenticidad. Para aprender del ser humano.

47.-Marc Elliot, Cary Grant. Cuanto más mayor soy, más biografías leo y menos novelas, no sé por qué. Cary Grant fue uno de los mejores actores del Hollywood clásico y una persona cuya vida parece inventada por un guionista pasado de drogas. La biografía de Marc Elliot es ligera pero rigurosa y da gusto leerla (y releerla).

46.- Jose Maria Eca de Queirós, El Crimen del Padre Amaro. Mi amiga Maite me llamó la atención sobre esta novela que empecé, lo confieso, con algún escepticismo solo para darme cuenta de que, a pesar de ser un libro de hace doscientos años, es tan moderna y tan actual como si se hubiera escrito ayer mismo. Y Eca de Queirós, naturalmente, un monstruo de la literatura universal.

45.- Margaret Atwood, El Cuento de la Criada y

44.- Margaret Atwood, Los Testamentos. La primera es una distopía a la altura de cualquiera de las clásicas. La genialidad de Margaret Atwood fue la de construir su visión de un futuro cercano en el que las mujeres viven oprimidas por el patriarcado más brutal utilizando siempre cosas que ya habían pasado en la Historia. La segunda parte, Los Testamentos, está a la altura.

43- Benito Pérez Galdós, Fortunata y Jacinta.- Esta la empecé en 2020 pero la terminé en 2021 (creo, no estoy seguro). Lo mismo que los alpinistas hablan de los ochomiles que han coronado, los lectores con lo que hay que tener hablamos de las novelas de mil páginas que hemos leído. Y Fortunata y Jacinta es sencillamente maravillosa. Está tan bien escrita que hay tramos en los que uno tiene que recordarse que es ficción. Y luego !Qué imágenes tan poderosas tiene Galdós! !Qué personajes! Que vengan confinamientos, que a mí me da igual.

42.- Carmen Laforet, Nada. Tocaba, claro, porque era el centenario del nacimiento de la escritora canaria. Un libro hermoso y terrible, en el que las imperfecciones (que las tiene) son incluso “schönheitsfehler”.

41.- Andrés Trapiello, Las Armas y Las Letras. Un recorrido por la Literatura de la guerra civil en el que no salen bien parados ni los hunos ni “los hotros” pero en el que se aprende sobre las personas y, al final, uno no puede dejar de preguntarse ¿Qué hubiera hecho yo en esa situación? Lo leí en primavera y para mí está inseparablemente unido a los primeros días tibios.

40.- Irene Seco Serra, Historia Breve del Japón. Un día, me di cuenta de que no sé nada del País del Sol Naciente y casi al mismo tiempo, casualidad, me encontré con este libro. Muy didáctico y muy agradable de leer, abarca todo lo necesario para hacerse una idea de la civilización y de la cultura japonesa.

39.- Isaac Asimov, Hacia la Fundación

38.- Fundación

37.- Fundación e Imperio

36.- Segunda Fundación

35.- Los límites de la Fundación

34.- Fundación y Tierra y creo que no se me olvida ninguno. La ciencia ficción ha sido el descubrimiento de este 2021, para darme cuenta de que siempre es un comentario del presente. En la serie de la Fundación (recientemente adaptada por Apple TV) uno se da cuenta de que Asimov era, aparte de un señor intensito y eso, un apasionado de la Historia. Los libros buenos de la serie se leen tan sin respirar que uno hace la vista gorda ante las irregularidades de los menos buenos. Hay que leerlos por lo menos una vez en la vida. Yo creo que en unos años, si Dios quiere, volveré.

33.- Paco Bernal, Mirar para Contarlo. Sí, lo sé. El único libro de esta lista que solo yo he podido leer, porque lo he escrito yo y porque no está publicado. Es la historia de un viaje a Ucrania que hice y la prueba de que creo que hice un buen trabajo es que lo releo con mucho gusto, tanto como si lo hubiera escrito otro. Si hay algún editor en la sala, ya sabe, se lo paso sin compromiso.

32.-Roger Clarke, La Historia de los Fantasmas. Una delicia. La visión de los fantasmas, de lo paranormal, ha cambiado mucho a lo largo de los siglos. En este libro, el autor cuenta cómo ha sido la cosa en Inglaterra. Divertido, enlaza la alta cultura con la baja cultura y hasta sale un “cazafantasmas” austriaco.

31.- Almudena Grandes, La Madre de Frankenstein. Desgraciadamente, la última de la serie “Episodios de una guerra interminable”. La sexta parte de la serie “Mariano en el Bidasoa”, desafortunadamente, se quedará sin escribir para siempre.

30.- Haruki Murakami, El Fin del Mundo y el Despiadado País de las Maravillas. Este ha sido, creo el Murakami de 2021. Murakami es uno de mis escritores favoritos (ahora, eso cambia) y por eso voy reservando sus libros para que no se me acaben. Por suerte, sigue vivo y produciendo. Otro libro gordo que merece mucho la pena. Este año, por cierto, tampoco le han dado el nóbel. Angelico.

29.- Eduardo Mendoza, El Rey Recibe y

28.- Eduardo Mendoza, El negociado del Ying y el Yang, para reirse mucho y pasarlo bien. Eduardo Mendoza no necesita más recomendación que su nombre.

27.- Lytton Strachey, La Reina Victoria. Me encontré con Mr. Strachey siendo un adolescente, mientras navegaba por “Al Sur de Granada”, de Gerald Brennan (otro libro “maravinial” -o sea, maravilloso y genial-) no olvidaré nunca su imagen de inglés negado para todo lo práctico, homosexual y flemático, andando en burro por los difíciles caminos de La Alpujarra de Granada. Esta biografía de la Reina Victoria, aunque escrita hace un siglo, vale más por lo que nos enseña de la reina y de su familia como ser humano que por lo que aprendemos de historia.

26.- Haruki Murakami, Sputnik, mi Amor !Ay no, El fin del Mundo no ha sido el único Murakami que he leido este año. Este es un “Murakami menor”, la verdad.

25.-Juan José Millás, Hay Algo que No es Como Me Dicen. Se estrenó el documental de Netflix sobre Nevenka Ferández. Una ocasión tan buena como otra para leer este libro y tomar nota. De todo.

Articulo publicado en Cultura. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a La vuelta al año en 50 libros (1/2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.