Un padre y su hija atropellados por un tren: violencia vicaria en Austria

La violencia vicaria es un aspecto más de esa podredumbre que no cesa, la violencia de género. En Austria, estos días, un ejemplo perfecto.

17 de Enero.- Una de las ramas de esa podredumbre que no cesa, la violencia contra las mujeres, es la llamada violencia vicaria o violencia por interpósita persona. El término, creado por la psicóloga clínica y feminista argentina Sonia Vaccaro, ha sido definido por el profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada y ex delegado del Gobierno para la violencia de género, Miguel Lorente,  como  aquella violencia “que, cuando busca herir y dañar a la mujer, en lugar de hacerlo directamente, busca hacer daño a personas que tengan especial significado para ella“.

Como se desprende de esta definición, la violencia vicaria trata de generar unas consecuencias para la mujer maltratada que sean incluso peores que la muerte. La tortura en vida de perder, por ejemplo, a sus hijos, a manos del maltratador, o de vivir sojuzgada y con el miedo de perder a las personas que más quiere si no accede a sus deseos.

Las víctimas de la violencia vicaria son difíciles de cuantificar, porque no se lleva registro de ellas. En Austria, en estos días, ha habido un caso de libro.

Un hombre de 38 años (que ya había sido condenado por maltrato) asesinó a su hija de seis y murió él mismo, atropellado por un tren de cercanías en la noche del doce de enero pasado.

Lo hizo, según todos los indicios, para vengarse de la madre de la chiquilla (su ex pareja) que no había accedido a continuar con la relación.

Antes de ser condenado, el asesino ya había sido investigado en dos ocasiones, en 2017 y 2018, y en noviembre de 2021 había sido condenado a doce meses de prisión condicional y 780 euros de multa por acoso y amenazas además de a seguir una terapia psicológica de forma obligatoria.

En el verano de 2021, el asesino ya había amenazado con matar a su hija al objeto de que su ex volviera a emprender una relación con él, cosa a la que la mujer no accedió.

La pareja había tenido dos hijos, dos niñas. La supervivente estaba en el momento del suceso con su madre, que fue auxiliada por una unidad de intervención de los servicios de emergencia austriacos.

Para personas en crisis existen los siguientes recursos (entre otros).

-El Gobierno austriaco cuenta con una unidad de prevención del suicidio (www.suizid-praevention.gv.at)

-Ayuda psicológica inmediata (24 horas) en el teléfono 01/313 30

-Centro de intervención en las crisis. Teléfono 01 / 406 95 95 (www.kriseninterventionszentrum.at)

-Consejo y ayuda en peligro de suicidio: 0810/ 97 71 55

-Servicio de emergencia de la psiquiatría social: 01/310 87 79

Articulo publicado en feminismo. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.