El Ministro se disculpa y Viena anuncia nuevas restricciones

El Ministro de Sanidad ha admitido que la desescalada fue quizá un poquitín precipitada. La ciudad de Viena anuncia nuevas restricciones (y dice que no serán las últimas).

17 de Marzo.- Si algo ha quedado claro en estos dos años de pandemia es que ser Ministro de Sanidad en Austria es más peligroso que bailar el gañán style en un campo de minas.

A nada que dices cualquier cosilla !Pimba! Ya está la comunidad de los internautas echándosete encima y diciendo que si eres un inútil y que si tal y que si cual. Hay gente que lo lleva con más paciencia que otra. Rudolf Anschober el hombre era una madre y llevaba la cuestión con mucha paciencia ¿Que los internautas le hacían una pedorreta? Pues bueno, para sufrir nacemos ¿Que le aplaudían? Pues él, igual, como si te estuviera dando el pésame (no era la alegría de la huerta, precisamente). El doctor Mückstein, el pobre, llevaba mal el estrés. El pobrecito se quedaba tieso ante las críticas. Se le encajaba al hombre la mandíbula y no había manera de sacarle nada que no estuviera en el argumentario (aunque se viera a las claras que él sabía perfectamente que lo que estaba diciendo era una tontada). Del nuevo, el Sr. Rauch, sabemos poco, pero se conoce por lo que sabemos que él, cuando dice (o hace) alguna gansada, y le critican, saca pecho. Remedio que es peor que la enfermedad.

Hace doce días, el Gobierno, bastante en contra de lo que opinaban los expertos más fiables, levantó la mayoría de las restricciones que habían servido para contener un poco los contagios de coronavirus.

Como era previsible, cuando se abrieron las discotecas y los jóvenes y las jóvenas empezaron a bailar cachete con cachete y pechito con pechito, los contagios volvieron a subir como la espuma (ayer, un récord de casi sesentamil y hoy, de nuevo, cincuenta y dosmil).

Con el sistema educativo contra las cuerdas por récords de clases en cuarentena y los hospitales sufriendo una presión creciente, el Gobierno (y su ministro de sanidad naturalmente, con él) seguía diciendo que no solo no veía necesidad de tomar ninguna medida, sino que tomarla tampoco estaría bien, porque no era cosa de andar mareando al personal.

Algo debe de haber pasado en las últimas horas, porque hoy el Ministro de Sanidad de Esta Pequeña República ha admitido por fin que, quizá, que puede ser, que a lo mejor, la desescalada del día 5 fue un poquitín precipitada y que a lo mejor hubiera sido cosa de esperar a abrir las discotecas un par de semanas más.

Las collejas le han llovido en Twitter (si lo sabías, por qué lo has hecho) y el Ministro, por estas y otras cosas, no ha tardado en disculparse.

No son los expertos los únicos que piensan esto (Florian Krammer, experto en salud pública que trabaja en los Estados Unidos y Niki Popper, el experto en modelos matemáticos ya han expresado su descontento por la desescalada del Gobierno) sino también algunas voces del ámbito de la hostelería.

Por ejemplo hoy, Michael Gröss, el jefe de la discoteca U-4 de Viena, ha dicho que en las próximas semanas las bajas de los empleados debido a los contagios van a causar problemas en el sector y que quizá, si se hubiese esperado unas semanas, las pérdidas hubieran sido menores.

Viena anuncia nuevas restricciones

Entretanto y como se esperaba, la ciudad de Viena ha anunciado que aplicará medidas más estrictas a partir de la semana que viene para intentar atajar los contagios o, por lo menos, amortiguar sus consecuencias.

Se van a limitar las visitas a hospitales y residencias a dos personas por enfermo y día.

En los hospitales también se va a instaurar la regla de las 2G plus. Esto es: solo podrán entrar personas vacunadas, curadas y que puedan presentar un test negativo.

En todo el comercio habrá que usar las mascarillas FFP2.

El alcalde de Viena también ha pedido al Gobierno federal que vuelva a escalar por ejemplo con las mascarillas FFP2.

Para terminar, el alcalde de Viena no ha ahorrado en críticas al Gobierno federal. Le parece descabellado que estando la situación como está (y peor que se va a poner) el Gobierno haya decidido abolir las cuarentenas. Ha expresado asimismo su voluntad de continuar con la estrategia de tests como hasta ahora.

El alcalde Ludwig ha dicho que probablemente estas medidas no serán las últimas.

Mañana, a las nueve, los suscriptores recibirán el boletín Viena Directo, con las noticias más importantes de la semana contadas en versión compacta y alguna cosilla más de añadidura.

Si quieres formar parte del grupo de los afortunados, no tienes más que introducir tu dirección de correo electrónico en esta dirección:

https://vienadirecto.substack.com/

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.