Hacia un ejército europeo común

La Unión Europea ha dado el primer paso para una política de defensa común. Austria va a participar.

21 de Marzo.- Cuando los niños van a dar un estirón, tienen fiebre durante un par de días. Casi se podría decir lo mismo de la Unión Europea. El grupo de los veintisiete da estirones a base de crisis y, como decía don Quijote, podría afirmarse que sus arreos son las armas y su descanso etcétera etcétera.

Ya durante las durísimas negociaciones del Brexit, la Unión atravesó una crisis que puso a prueba su mera existencia. No era despreciable el peligro de que, siguiendo el ejemplo de Londres, otros Gobiernos cedieran al populismo (generalmente, al populismo de extrema derecha, que es el que más abunda desgraciadamente en la Unión Europea) y decidiesen abandonar lo que Gorbachov bautizó como “la casa común europea”.

No fue así.

Los negociadores británicos se encontraron frente a unos negociadores comunitarios coriáceos que no se lo pusieron nada fácil a Londres. De hecho, si no estuviéramos todos con la vista puesta en Kiev (los unos, nosotros, para salvar inocentes y los “hotros” para destruirla) es bastante probable que escuchásemos más de los problemas que les está dando a los ingleses el haberse emancipado.

La siguiente prueba ha sido la pandemia y, estoy convencido, también en la pandemia hemos demostrado los europeos que valemos lo que pesamos.

Lo mismo que esas parejas que primero se acuestan, después pasan por el banco y firman la hipoteca y luego ya si eso por el juzgado o la iglesia, los veintisiete miembros de la Unión firmaron los llamados acuerdos “next generation” también conocidos como fondos de reconstrucción de la pandemia y crearon el embrión de una tesorería común, porque ya se sabe que la familia que se endeuda unida permanece unida.

También demostró la Unión sus virtudes formando un pool de compras para las vacunas. Los países chicos respaldaron a los más grandes y el precio fue el mismo ( más bajo) para todos.

Hasta el punto de que el europeo que no se ha vacunado ha sido por tonto, y no porque no hubiera vacunas disponibles, que es lo que pasa en muchas de las partes menos afortunados del planeta.

Primero el comercio, luego la caja y ahora la seguridad

Y como si la Historia hubiera querido pisar el acelerador, la invasión de Ucrania por parte de la Federación Rusa le ha dado otra vuelta de tuerca más a la cohesión europea.

Ya es oficial: de aquí a 2025 se pondrán los cimientos de un ejército común. Unos cimientos la verdad bastante modestos (de momento) pero que no hay que despreciar (sobre todo estando el mundo como está).

Alemania ya ha anunciado que su primera aportación a esta fuerza tanto defensiva como de ataque serán 5000 soldados durante el primer año de su existencia (por poner las cosas en proporción, en Ucrania hay ahora mismo más de cienmil soldados rusos haciendo el mal).

La Ministra austriaca de exteriores, Claudia Tanner ha anunciado que Austria va a colaborar “evidentemente” (Selbsverständlich wir machen mit, ha respondido cuando le han preguntado por la participación austriaca.

El cómo vaya a conjugarse esta participación con la neutralidad austriaca es algo difícil de imaginar de momento.

Alemania ha anunciado que quiere mandar un mensaje claro a los ucranianos y por eso va a financiar el 26% de la ayuda en forma de armamento que se va a enviar al país invadido por la Federación Rusa.

Durante esta semana se está debatiendo en Bruselas la llamada “Brújula estratégica”, una especie de doctrina de seguridad común de la Unión Europea, de la que esta fuerza militar de la que hablaba es solo una parte.

La Ministra Tanner ha declarado que la Unión Europea, si quiere ser relevante en el concierto internacional debe hablar con una sola voz (en cuestiones de defensa) y así “resultar creíble”. También ha reconocido que, hasta el momento, en esta parte hay mucho margen de mejora.

Veremos a ver en qué para todo esto.

El Gobierno austriaco se ha puesto a la tarea de gestionar las consecuencias de la guerra de Ucrania. Vuelven las restricciones a causa de la CoVid (por lo menos en Viena). Todos los suscriptores recibieron ayer la versión compacta de las noticias de la semana, cómodamente en su correo electrónico.

Para recibir la newsletter de Viena Directo no tienes más que introducir tu dirección de correo electrónico en esta dirección.

https://vienadirecto.substack.com/

Articulo publicado en Austria, guerra en Ucrania. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.