La situación obliga al Gobierno austriaco a retroceder en la desescalada

El día 5 pasado se anunciaba la desescalada. La situación epidemiológica ha obligado al Gobierno a retroceder. Aquí, las nuevas medidas.

22 de Marzo.- En aquel momento, parecía una buena idea. Diecisiete días (!Diecisiete días!) después, ha dejado de serlo. O eso parece.

El pasado día 5, el Gobierno austriaco anunció la madre de todas las desescaladas. Una decisión a todas luces política con la que el Gobierno pretendía un imposible a estas alturas. Recuperar algo de popularidad después del pinchazo de la vacunación obligatoria (una medida de la que volveremos a hablar en otoño, y si no, al tiempo) dándole al nuevo Ministro de sanidad algo bueno que decir y, por supuesto, recuperar también algo de crédito ante el empresariado, especialmente el de la restauración nocturna, que llevaba tiempo presionando.

No hacía falta ser un lince para darse cuenta de que iba a pasar lo que ha pasado.

Cualquier persona con un mínimo de sentido común se echaba las manos a la cabeza al ver las imágenes de colas delante de los locales nocturnos.

A los pocos días, como era previsible, empezaron a subir los contagios y ahí seguimos.

El argumento entonces, hace diecisiete días (!Diecisiete días!) era que la situación en las unidades de cuidados intensivos era estable.

Sigue siendo más o menos estable, pero la sobrecarga se localiza ahora en los enfermos en planta.

La situación en los hospitales es muy complicada, también porque hay mucho personal de baja o en cuarentena.

A día de hoy, han vuelto a escucharse las voces más serias y quienes impulsaron la desescalada se han visto obligados a retroceder.

El viernes el Gobierno austriaco anunció que donde había dicho digo tenía que decir Diego y que era necesario retroceder en la desescalada y volver a implementar medidas al objeto de atajar la sobrecarga de los hospitales y sobre todo el agotamiento del personal sanitario que lleva más de dos años trabajando por encima de las posibilidades del sistema y, además, teniendo que soportar a un veinte por ciento de la población austriaca, el grupo de los cenutrios, a los que no les llega la potencia contratada como para darse cuenta de que se tienen que vacunar.

Estas son las nuevas medidas

En algún momento, mientras escribo esto, se publicarán las nuevas medidas que entrarán en vigor en la medianoche de hoy. Según parece, son estas:

-Se permitirá a los empresarios decidir si quieren aplicar la regla de las 3G (vacunados, testados o curados) o la obligación de llevar mascarillas FFP2. Esto será así en el comercio en general, en las iglesias, en la cultura, en la gastronomía o en los eventos con más de 25 asistentes.

-Seguirá siendo obligatorio llevar mascarilla FFP2 en los medios de transporte público y en lugares públicos cerrados (tipo estaciones y cosas así).

Mascarilla y regla 3G en los hospitales y otros lugares sensibles, como residencias de ancianos.

-En las escuelas los alumnos no tendrán que llevar mascarilla durante las clases (por lo menos de momento) y se harán tests tres veces por semana. Esto se mantendrá por lo menos hasta la pascua.

-Se van a flexibilizar (ya veremos cómo) las reglas de cuarentena, al objeto de evitar la gran falta de personal en algunos sectores. Seguramente aquellas personas que estén infectadas pero que no tengan síntomas podrán trabajar en ciertas condiciones (por ejemplo, llevando mascarilla).

Tests: todas estas reglas podrían a su vez dejar de estar en vigor a partir del 1 de abril, momento en el que se limitará la gratuidad de los tests (5 antígenos, 5 PCRs gratis por persona y mes).

-Casi todo lo anterior es válido para mis lectores de fuera de Viena, ya que en la capital son más estrictas (a saber: 2G para la hostelería -vacunados y curados-) y mascarilla FFP2 en todo el comercio.

Al mismo tiempo, gente muy seria, como la viróloga von Laer, dice que todo lo anterior no tiene mucho sentido a estas alturas y que la única limitación sensata (aunque radical) sería 1G. O sea, que solo pudieran acceder a los sitios personas que pudieran presentar un test negativo. O, como máximo, 2G. Lógicamente, a los partidarios de la “libertad” aunque sea antes de tiempo, no les haría ninguna gracia.

El Gobierno austriaco se ha puesto a la tarea de gestionar las consecuencias de la guerra de Ucrania. Vuelven las restricciones a causa de la CoVid (por lo menos en Viena). Todos los suscriptores recibieron ayer la versión compacta de las noticias de la semana, cómodamente en su correo electrónico.

Para recibir la newsletter de Viena Directo no tienes más que introducir tu dirección de correo electrónico en esta dirección.

https://vienadirecto.substack.com/

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.