La libertad de prensa en Austria necesita mejorar

Si hay que creer a Reporteros Sin Fronteras, la libertad de prensa en Austria ha conocido días mejores. He aquí las causas.

3 de Mayo.- Reporteros sin Fronteras ha publicado hoy el ranking que elabora anualmente sobre el estado de la libertad de prensa en el mundo.

Y Austria debería tener razones para la preocupación (de hecho, el Bundespresi se ha pronunciado al respecto). De los 180 países examinados, Austria ha pasado de ocupar el lugar diecisiete a ocupar el lugar treinta y uno (por cierto, la trigésimo segunda posición la ocupa España). En el grupo de cabeza están los países nórdicos, en donde la salud de la libertad de prensa es muy buena, por lo visto.

En lo que podríamos llamar la “zona Mordor” de la tabla están (no es ninguna sorpresa) Rusia, China, Irán, Eritrea y Corea del Norte.

La razón principal del batacazo austriaco es el dinero. A la hora de elaborar el ranking, ha pesado mucho la política de subvenciones y publicidad del Gobierno austriaco hacia los medios.

Como sin duda recordarán los lectores de Viena Directo, el Partido Popular austriaco financió a medios afines, dándoles desde el Gobierno campañas institucionales de prensa a cambio de publicar encuestas “retocadas” para que Sebastian Kurz saliera como el político más amado de Esta Pequeña República.

Asimismo, medios de calidad tan discutible como el antiguo Österreich (hoy, OE24) reciben muchas más subvenciones que aquellos medios hechos para personas de inteligencia normal.

Antes de echarse las manos a la cabeza también habría que decir que, como ha explicado en la presentación del informe Fritz Hausjell, director de Reporteros sin Fronteras Austria, una parte del trompazo austriaco puede deberse también a que los criterios se han cambiado con respecto a los que se usaban hasta 2021. Los expertos consultados por RSF examinan cinco grupos de parámetros: contexto político, marco legal, contexto económico, contexto sociocultural y seguridad (de los periodistas, por ejemplo).

La organización ha dicho que hay un par de cientos de conocedores de los medios que han evaluado el desarrollo de la libertad de prensa en sus respectivas regiones.

Pero los ataques a la libertad de prensa no solo han venido del Estado, sino también de parte de la población. Reporteros sin Fronteras ha mencionado a la tribu cenutria de los antivacunas (este humilde escribidor también ha recibido amenazas de gente tan ignara y descomunal).

También se han dolido los Reporteros sin Fronteras, entre otras cosas, del secreto de oficio que rige aún en muchos ámbitos de la vida pública austriaca y de la poca protección de la que gozan aquellos que se atreven a acudir a la prensa a explicar determinados sucesos y que luego terminan ante los tribunales.

Tanto los criterios como el ranking se pueden consultar en la página de internet de a ONG (www.rog.at).

Me gustaría terminar con una reflexión. De la tabla se deduce que unos medios rigurosos, accesibles a todos, transparentes y de calidad son necesarios para tener una democracia también saludable y de calidad.

El domingo, en La Tarde en Directo, estuvimos hablando de economía circular, de inflación y, con Jorge Balmaseda, de filosofía. Relajadamente. Si no tuviste tiempo de escucharlo ayer, no te lo pierdas. No te defraudará.

El viernes, a eso de las nueve, los suscriptores de la Newsletter de Viena Directo recibieron en la comodidad de sus cuentas de correo electrónico toda la actualidad de la semana en versión compacta.

No te lo querrás perder ¿Verdad? Si todavía no te has suscrito, puedes hacerlo en este bonito link

https://vienadirecto.substack.com/

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.