El canciller convoca un gabinete de crisis ante los incumplimientos de Gazprom

Gazprom ha vuelto a dejar de entregar la cantidad de gas acordada. El canciller ha convocado un gabinete de crisis para decidir qué hacer.

19 de Junio.- Este domingo, la empresa suministradora rusa Gazprom lo ha vuelto hacer: por el gaseoducto por el que Austria recibe el gas solo ha llegado un cincuenta por ciento de la cantidad acordada.

Ante este nuevo incumplimiento, el canciller Nehammer ha convocado un minigabinete de crisis.

En él estaban la Ministra del Clima, Leonore Gewessler y el Ministro de Economía, Martin Kocher (bueno, Ministro de Economía, de trabajo y de todo, porque Kocher es un „superministro“).

El objetivo es acordar medidas que garanticen en lo posible que las necesidades de Austria estarán cubiertas en invierno, momento en el que, junto con las mascarillas del coronavirus (y perdón por mentar a la bicha en estas circunstancias) también llegará el momento de mayor demanda del gas del año.

Tal como se ven las cosas a día de hoy, a corto plazo parece más que probable que al Gobierno austriaoc lo que le toque hacer, más que nada, sea administrar la escasez de recursos.

Las reservas están ahora mismo a un cuarenta por ciento de capacidad (algo más de un cuarenta por ciento) muy lejos del ochenta que el Gobierno austriaco se había marcado como objetivo y para lo que había destinado 600 millones de Euros.

La Ministra del Clima, Leonore Gewessler, ha recalcado dos cosas obvias: la primera que, como todos sabemos, el régimen de Moscú está utilizando una de las pocas palancas de negociación efectivas que tiene para intentar dos cosas a) provocar inestabilidad en la Unión Europea, a base de provocar que suban los precios y cunda la intranquilidad y b) tratar de romper el consenso que, hasta ahora, ha reinado en la Unión Europea con respecto a la invasión. Consenso, por cierto, que solo ha tenido algunas deshonrosas excepciones, como Hungría.

La medida de Putin viene a continuación de que se acepte el estatus de candidato a miembro de la Unión Europea de la República de Ucrania, una de las decisiones que, probablemente, más peligro tengan de las que ha tomado la Unión recientemente. Por un lado, se ven en la necesidad de dar una señal de respaldo al país invadido y, por otro lado, está clarísimo que, aún sin la guerra, Ucrania no cumple ni de lejos los exigentes requisitos para entrar en el selecto club de los veintisiete.

En cualquier caso, el Gobierno austriaco ha adoptado frente a esta cuestión, la de los incumplimientos de Gazprom, una actitud bastante más relajada que nuestros vecinos de arriba, los alemanes.

El Ministro de Economía alemán le ha pedido hoy a su sector industrial que economicen gas en lo posible, porque se avecinan tiempos duros.

En cualquier caso, en Austria ya se han tomado algunas medidas para racionalizar el suministro de gas y, como decía más arriba, tratar de administrar la escasez.

En principio, para intentar descargar el sistema de presión, el Gobierno ha aprobado una ley que bonificará a aquellas empresas que se pasen del gas a otras fuentes de energía -esto, hay que aclararlo, solo es posible en algunos casos y los hay, como en la industria papelera, en los que es prácticamente imposible-.

El Gobierno también obligará a los dueños de depósitos de gas a llenarlos o a utilizar la cantidad almacenada.

También se ha reservado el derecho de reservar determinadas cantidades a cambio de una tasa, cantidades que podrá utilizar inmediatamente para inyectarlas en aquellas partes del sistema en donde, a juicio del Gobierno, más se necesiten.

En cualquier caso, como ya ha recordado la Ministra del Clima, la solución no pasa por este pan para hoy y hambre para mañana, sino por que Austria se convierta en un país energéticamente independiente de los productos petrolíferos rusos.

Idealmente, invirtiendo en energias límpias y renovables como la solar o la eólica que, además, tienen menos impacto sobre el clima.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.