Llevo un mes en TikTok y esto es lo que he aprendido

Durante un mes, he publicado un vídeo al día en TikTok. Este es el balance de una experiencia tan divertida como liberadora.

10 de Julio.- Hace exactamente un mes, le hice una cuenta a Viena Directo en TikTok, la red social que lo está petando entre los adolescentes (y entre los no tan adolescentes). Mis expectativas, dado que el público objetivo, por edad, estaba tan alejado de mis circunstancias, eran mínimas.

Acostumbrado a la dura competencia y a la volatilidad de Instagram, el 10 de Junio pasado me propuse llegar al 10 de Julio con 100 seguidores, contando con la curva de aprendizaje y con que habría gente que se harían seguidores y luego lo dejarían. Bien: a pesar de que no me he convertido -como es obvio- en un influencer, creo que puedo cerrar el mes con un éxito: tengo casi tres veces más seguidores de lo que esperaba. En el momento de escribir esto, 292.

Y mucha diversión a mis espaldas, también.

Según me parece a mí, el algoritmo de TikTok es mucho más amigable que el de Instagram, y aprende muchísimo más rápido y „mejor“, si es que se puede decir eso de una máquina inerte.

Al principio, el menú que TikTok me proponía era absolutamente descorazonador, pero conforme a mis likes de persona mayor, la cosa ha ido mejorando muchísimo. Naturalmente, me siguen saliendo vídeos de gente haciendo bailecitos y personas en paños menores pero, por otro lado, también he descubierto un montonazo de recursos útiles, webs gratuitas para hacer cosas que ni se me hubieran ocurrido y, en general, una comunidad de creadores de contenido que, a diferencia de lo que sucede en Instagram, no parece que estén dispuestos a matar a su madre por un follower más o menos.

Dentro del capítulo de descubrimientos, ocupa un lugar fundamental el programa de edición CapCut, de vídeo.

Gratis, descargable en el móvil, y con una gran variedad de recursos para hacer unos vídeos muy pintiparados, sobre todo si uno está “bajo caminos”.

Mis principios en TikTok también han sido los primeros en los que he aplicado una estrategia consciente de prueba y error. He probado diversos tipos de contenidos para ver qué funcionaba mejor con la audiencia. Las noticias puras, en general, no funcionan tan bien, porque es muy difícil explicar algo con una mínima coherencia en menos de un minuto. Sí que han funcionado muy bien los vídeos relacionados con curiosidades lingüísticas del alemán y con cosas de costumbres.

Por lo demás, el formato de los vídeos es de un minuto o menos, mirando a cámara y contando una historia. A partir del día quince, fui cogiéndoles el tranquillo y empecé a soltarme más. Estoy deseando saber cuándo saldrá definitivamente el payaso que hay dentro de mí, pero creo que ya, en los últimos publicados, he alcanzado una cierta velocidad de crucero y hago el moñas de una manera bastante solvente.

Por cierto, hablando de formatos y duraciones.

La “operación TikTok” estaba desde el principio pensada para que los contenidos fueran reutilizables en otros sitios. Más concretamente, como reels de Instagram y (esto ha sido un descubrimiento completamente casual) como alimento para el clon de TikTok que YouTube tiene puesto en marcha.

Es muy importante que los vídeos sean de un minuto o menos, porque si no el algoritmo de YouTube no los mueve.

El otro día, cuando estuve contando en el Instituto Cervantes la historia de Viena Directo, expliqué que estoy convencido de que, por lo menos a medio plazo, el futuro es el vídeo. 

 

Y el vídeo muy corto. Naturalmente, seguirá habiendo espacio para vídeos de más tiempo (tutoriales, y cosas así) pero creo que los tiros van a ir yendo cada vez más por ahí.

Naturalmente, los lectores de Viena Directo seguirán siendo eso primordialmente, lectores, porque siempre habrá espacio en este blog para las noticias que importan contadas reposadamente y, sobre todo, con texto.

 

Por cierto, para darme amor, el usuario de TikTok es vienadirecto, todo junto.

Articulo publicado en Austria. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.