La austriaca ÖMV asegura más gas para este invierno

La empresa de hidrocarburos austriaca ÖMV ha anunciado hoy que cuenta con capacidades de transporte de gas desde los campos de Noruega. Una buena noticia.

14 de Julio.- La situación de partida es muy seria, como todos sabemos. Desde antes de la invasión rusa de la República de Ucrania, el Kremlin ha estado haciendo acopio de dinero y jugando con los precios de la energía con un doble objetivo: por un lado, seguir financiando una guerra carísima, que no termina de salir como el Kremlin había previsto (ya sabemos todos, el asunto de la operación especial y tralará) por otro lado, en una segunda fase, el intento de romper la unidad europea a base de deteriorar las condiciones de vida de las personas que vivimos en Europa occidental y, en último término, conseguir que los europeos presionemos a los Gobiernos para que retiren las sanciones que pesan (y, a pesar de lo que dicen las plañideras, pesan mucho) sobre la economía rusa.

El último capítulo de esta estrategia es la historieta de la turbina de Siemens que no permite utilizar el Nordstream y que tiene parado el suministro de gas a Europa occidental por esa vía.

En este momento, hay en toda Europa occidental miles de personas, en cientos de oficinas, tratando de ponerle palos en las ruedas a los planes de Vladímir Putin.

Se trabaja en varios frentes: en primer lugar, en cosa de una semana, la Comisión Europea presentará un plan de contingencia para proteger las estructuras claves de la Unión en el caso de que Rusia deje de suministrar gas.

Será un plan, del que ya han trascendido algunas líneas, que tratará de gestionar la escasez de gas que, sin duda, produciría un corte total de combustible por parte de Rusia. El objetivo es poner a la Unión en economía de guerra, tratando de minimizar las consecuencias de la escasez de un insumo que, hoy por hoy, es poco o nada sustituible en algunos sectores.

Por otro lado, se buscan fuentes alternativas de suministro. Los países con puertos de mar compran gas licuado que viene en barcos (principalmente, de los Estados Unidos). Pero no es la única vía.

La OMV ha anunciado hoy que ha aumentado su espacio de transporte en los gaseoductos que, desde Noruega, le dan suministro. Estas capacidades extra, de 40 Terawatios/hora suponen más o menos la mitad de las necesidades de Austria para todo un año y representan las necesidades de los clientes que, en Austria, reciben suministro de la OMV.

Asimismo, según datos de la propia compañía, sus depósitos (o sea, los depósitos de la OMV) se encuentran llenos al 80%, lo cual nos lleva a afrontar el invierno con algo más de tranquilidad (aunque, por supuesto, muy mal se tendría que poner la cosa para que las personas particulares, en su casa, notaran la crisis).

Los puntos de entrada del suministro se encuentran en Oberkappel y en Arnoldstein (Alta Austria y Carintia, respectivamente).

Según la empresa austriaca de hidrocarburos, ahora mismo la capacidad almacenada es de 25 Terawatios/hora (o sea, y calculando un poco a ojo, un cuarto de las necesidades totales de Austria).

Si todo esto es verdad, que no hay que dudar que lo sea, Austria tiene en estos momentos un 75% de sus necesidades de gas cubiertas.

Estas noticias, aún siendo un alivio, no ocultan que la situación puede llegar a ser gravísima.

Ayer, un alto cargo de la comisión europea, hablaba de que Europa se enfrenta a un invierno cuya gestión será muy complicada desde el punto de vista energético. Ha pronosticado que los precios de la energía, para el usuario final, pueden llegar a triplicarse.

Naturalmente, es previsible que los vaivenes económicos lleven también a vaivenes políticos. Es más que probable un ascenso del populismo (sobre todo del populismo de extrema derecha). Los próximos meses van a someter a la Unión entera a una prueba de estrés para cuyas consecuencias deberemos estar preparados. Van a hacer falta cabeza fría y valor. La pregunta es si estamos preparados.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.