El discutido final de la cuarentena en Austria

¿Cuándo se terminará la cuarentena en Austria? Hoy parecía que iba a saberse, y más bien ha sido lo contrario. Más confusión. Eso sí: los científicos lo tienen claro.

25 de Julio.- Y al final la cosa se ha quedado en nada. Bueno, no es exacto: al final lo que ha sucedido es que ha aumentado la tensión entre el Gobierno austriaco y las regiones (los Länder confederados austriacos). Y justo en el momento en el que se necesitaría más unión, ha sucedido exactamente lo contrario. Pero recapitulemos.

Hoy, entrada la mañana, se han reunido virtualmente representantes del Gobierno, con el ministro Rauch a la cabeza, con representantes de los Länder confederados.

Pero recapitulemos.

La cosa empezó este fin de semana, cuando se filtró a los medios el borrador de una ordenanza por la cual desaparecía la obligación de guardar cuarentena de cinco días en Austria.

Desde los Bundesländer, principalmente desde Viena, en donde no gobierna el Partido Popular austriaco, creció la ola de la oposición a esta medida.

El Ministro Rauch trató de arreglar la cuestión diciendo que “no estaba nada decidido” y trató de argumentar la medida diciendo que las cuarentenas estaban causando problemas de suicidios y salud mental.

Ahí fue Troya en Twitter.

En estas circunstancias se han sentado a la mesa (virtual) y en estas circunstancias estaba más claro que el agua que no iban a llegar a ningún acuerdo.

En general, los representantes de los Bundesländer socialdemócratas han encontrado las conversaciones “decepcionantes”.

El alcalde/gobernador de Viena ha llegado todavía más lejos y ha dicho que le parece que la eliminación de la cuarentena era “un paso en la dirección incorrecta” y que, si la cuarentena se convertía en una baja normal (o sea, el que tenga síntomas que se quede en su casa y el que no, que vaya a trabajar) entonces debían de ser los empresarios los que pagaran el guateque.

Y a todo esto ¿Qué dice la ciencia?

Pues si bien los pareceres están divididos entre los políticos, los científicos lo tienen bastante claro.

No hace falta poner la vista en el otoño, con los números de contagios que tenemos, parece poco aconsejable dejar caer una barrera más sin, por lo menos, hacer más fuerte otras.

Por supuesto, no hace falta ser virólogo, sino echar un poco la vista alrededor entre los conocidos de uno para darse cuenta de que lo que hay que hacer en estos momentos es tener la precaución máxima. Diga lo que diga el Gobierno. O sea, mantener las distancias y no quitarse las mascarillas en los medios de transporte, actuar como si todo el mundo estuviera, alrededor de uno, infectado. Y ya.

Tanto los virólogos como los pronosticadores, asumen que, si no hay cuarentena de los infectados, tendrá que venir otra cosa para proteger a los más vulnerables. Y los más vulnerables son las personas mayores y las personas con enfermedades previas.

Los científicos piensan, sobre todo, en la mascarilla y en evitar concentraciones muy grandes de gente.

Los virólogos tampoco creen que, como hacen los “aperturistas” sea demasiado productivo comparar la situación de Austria con la de otros países, como por ejemplo Portugal.

Kollaritsch, uno de los virólogos que lleva asesorando al Gobierno durante toda la pandemia, dice que las situaciones no son comparables. En Portugal hay un noventa por ciento de vacunados, y aquí…Pues eso.

También que, como dice la ultraderecha, el coronavirus es como “una gripe” o como la gripe, es una tontería. La CoVid es claramente más infecciosa y claramente más mortal. Además, las olas de gripe son constantes, en tanto que las de la CoVid…Pues ya lo estamos viendo.

Por no hablar de lo que pueden suponer nuevas mutaciones.

Así pues, lo dicho: cualquier precaución es poca. Por tu seguridad y por la de las personas que no se pueden defender tan bien como tú.

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.