Danos, Señor, una visión global bastante aproximada

Dos de los candidatos a la Presidencia de Esta Pequeña República han presentado hoy su visión del cargo y del mundo. Para cualquiera sensato, la elección está clara.

6 de Septiembre.- El día 9 de Octubre próximo los austriacos (o un ochenta por ciento de las personas que viven aquí, mejor dicho) elegirán al Jefe del Estado.

Los que no podemos votar, hacemos rogativas pidiendo al cielo que los que sí votan tengan capacidad de relativizar, discernimiento y una visión global bastante aproximada. O sea, que lo que queremos es que gane Van der Bellen, para qué vamos a engañarnos. Porque le tenemos cariño, qué caray, y porque el hombre ha demostrado a lo largo de los últimos seis años intensos que es un Bundespresi como la copa de un Bundespino.

Aunque la campaña electoral arrancará el próximo viernes (será una campaña electoral, por cierto, sin “duelos” televisivos) hoy el aún Bundespresi ha presentado los carteles con los que intentará convencer a los austriacos que le voten para un segundo mandato.

Son muy semejantes a los de la primera ocasión y, si entonces, estábamos juzgando el melón sin haberlo catado, hoy podemos decir que lo que Van der Bellen promete o sea, estabilidad, tranquilidad y concordia en tiempos tan tormentosos como estos, lo cumple.

En el primer cartel, VdB posa con un fondo montañoso (claro, este país se identifica con las montañas cada vez menos nevadas por el cambio climático y menos con las llanuras de Burgenland, un suponer).

En el eslógan se habla de que Van der Bellen lleva a Austria en el corazón.

En el segundo se le ve trabajando en un despacho, solo con la lámpara de su escritorio encendida, prometiéndole a los austriacos y a las austriacas sensatez y estabilidad en tiempos tormentosos.

Como decía más arriba, sabe de lo que habla, el pobre.

En los seis años que lleva de mandato, le han tocado más sustos de los que hubiera podido soportar un hombre con menos temple. Parece como si el destino se hubiera entretenido imaginando nuevas crisis. Varias de ellas institucionales, como la del escándalo de Ibiza, que hizo saltar por los aires el Gobierno y, cuando parecía que nada podía ser peor, llegó la pandemia, y ahora la guerra de Putin.

Y en todas estas apreturas, van der Bellen ha comparecido ante la nación, dando mensajes de tranquilidad, alabando la “belleza” de la constitución -y, por lo tanto, de la democracia-, explicándo, en lenguaje llano, lo que estaba sucediendo y las instrucciones que, como jefe del Estado, le había dado al Gobierno.

Y haciéndolo sin levantar la voz, con su poquito de sentido del humor y su poquito de ironía que es una cosa que todos le hemos agradecido.

En otro cartel, para que no piense nadie que es un hombre blandengue de aquellos que detestaba el Fary, se le ve poniéndole las peras a cuarto a un grupo de personas con el eslogan “con Austria no se juega”.

Es un mensaje directo para sus oponentes, el siniestro Rosenkranz y el malvado Grosz, que hablan de sacar a Austria de la Unión Europea.

Ambos se han pronunciado hoy directa o indirectamente, sobre el contrincante.

Rosenkranz ha dicho que cohesión -otro de los mantras de la campaña de Van der Bellen- solo la ha habido “para salvar al gobierno conservador-verde de su final”.

Entretanto, el otro candiato de extrema derecha, Grosz ha convocado a la prensa frente al edificio de la Presidencia de la República, en la Ballhausplatz, y ha prometido que, si gana -cosa, según las encuestas, muy improbable- disolverá el Gobierno, disolverá el Parlamento y convocará nuevas elecciones y también un referendum para sacar a Austria de la Unión Europea y, por supuesto, para terminar con las sanciones a la Federación Rusa.

Es posible que, a los ya conocidos, se unan mañana más candidatos.

La comisión electoral de Austria le ha concedido una prórroga hasta mañana al medio día a algunos candidatos que la han pedido al objeto de poder reunir las 6000 firmas necesarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.