La guerra de los Strache

El que fue vicecanciller de Esta Pequeña República y su santa se divorcian. Ella ha sido la iniciadora del proceso. Estas son sus razones.

17 de Noviembre.- De lo grande, a lo pequeño. Heinz Christian Strache y su (de momento aún) esposa, “la señá Felipa”, se divorcian.

El exvicecanciller y durante largo tiempo, “mandamucho” de la ultraderecha austriaca (el mandamás era Herbert Kickl, como luego se ha demostrado) llevaba casado con su mujer seis años.

La boda (por lo civil) se celebró en 2016 y quizá el fracaso de la relación se deba a lo mucho que han cambiado las vidas de los cónyuges desde entonces.

Cuando Strache y “la señá Felipa” se casaron, él era el político más popular de Austria -por lo menos, el primero en intención de voto- y ella era algo así como la jefa de comunicación del extinto Team Stronach y había hecho sus pinitos como modelo, ganando un concurso de belleza de la empresa que publica el periódico oe24 (antiguo Osterreich). Dada la fama de “tocador de señoras” que tiene el dueño, Fellner, ha debido de ser la única que no ha recibido proposiciones deshonestas -o, si las ha recibido, no ha hecho público el aprieto-.

Sigamos.

Al enlace entre Strache y su santa estuvieron invitados conspícuos ultraderechistas, la mayoría de los cuales, como Gudenus o Hofer, están actualmente fuera de combate político ya que sus carreras, como la del propio Strache, han sido devoradas por la fuerza arrolladora de los acontecimientos.

Strache fue derribado en 2019 por el escándalo de Ibiza. Primero, fue expulsado del Gobierno y después de su propio partido, tras numerosos tiras y aflojas que dieron con su mujer “la señá Felipa” en el Parlamento, augusta casa en donde aún sigue como “diputada salvaje” (o sea, no adscrita a ningún grupo).

Gudenus, tras lo de Ibiza, hizo terapia y hoy se dedica a confusos negocios relacionados con Rusia y su área de influencia.

Hofer tuvo la mala idea de enfrentarse con Herbert Kickl y como las derechas extremas son poco dadas a liderazgos bicéfalos, él perdió la suya y no parece que Herbert Kickl vaya a tener que preocuparse de él en algún tiempo.

Siguiendo con la noticia que nos ocupa, la abogada de Philippa Strache ha anunciado que, a pesar de “los graves problemas” que ha sufrido el matrimonio, es voluntad de su cliente que se llegue a una “solución consensuada”.

Para proteger al hijo que la pareja tiene en común, se quiere evitar “la lucha en el barro” o eso que, en Austria, se suele llamar una “Rosenkrieg” aunque no son precisamente rosas lo que se lanzan las parejas que se están tirando los trastos a la cabeza.

La iniciadora del proceso de divorcio, o sea, la aún señora Strache, quiere darle a su todavía marido la posibilidad de “hacer las cosas pacíficamente” (a mí que no me digan, pero esto suena más a amenaza que a otra cosa).

Strache ha reaccionado como suele, o sea, mediante un mensaje en Facebook -aún no ha descubierto TikTok- en el que se declara dispuesto a resolver su divorcio de una manera consensuada y en el que aprovecha para intentar captar la benevolencia de su mujer diciéndole que está muy agradecido por lo mucho que le ha ayudado a superar momentos difíciles de su biografía -por ejemplo, las acusaciones de que se gastaba el dinero público en Viagra-; no le ha parecido bien, eso sí, que su próximamente exmujer haya aireado en público detalles de su divorcio.

Dicho mensaje, cuyo contenido resumimos a los pacientes lectores de Viena Directo, no solo fue aireado ayer en la red de redes, sino también convenientemente enviado a los periodistas.

Los antiguos jefes de Philippa Strache, o sea, la familia Fellner, han aireado también algunos detalles de la demanda. La esposa de Strache alega que sus demandas de amor “no fueron correspondidas”. También se mencionan las condiciones que pone para que el divorcio sea pacífico y son las que le permitirían iniciar una nueva vida sola con su hijo y recuperando su apellido de soltera, Beck.

Manuel es un DJ que pertenece al colectivo SUD (Sturm und Drang). Tuvo la amabilidad de posar para Foto Bernal Vienna en una sesión hace unos días. Si te gusta la fotografía, puedes apoyarme siguiéndome en mi cuenta de Instagram (@fotobernalvienna) o en la misma de Facebook. 

Dentro de poco, podrás tener acceso a videos con las sesiones de fotos y a otras muchas cosas chulas !No te lo pierdas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.