Aristocracia 1, República austriaca 0

El Tribunal de Estrasburgo ha fallado en contra de la República Austriaca. Unos 11.000 afectados podrán llamarse como quieran.

18 de Enero.- Hace unos días falleció el hermano de la reina Sofía, Constantino. Para despedirle, se juntaron las cabezas coronadas (y bastantes sin coronar) de toda Europa. Es probable que los aristócratas, como cualquier grupo profesional, aprovecharan la ocasión para hablar de sus cosas:

-Hija mía, ya solo nos vemos en los entierros.

-Es que con la pandemia, está todo más muerto…(!Uy, perdón, qué tonta!)...! A ver si organizamos un sarao!

-Pero solo de príncipes y de princesas, que luego viene cualquiera.

-Eso, que hay que disfrutar de la vida. Que luego viene una revolución, o un derrocamiento y te encuentras como esta pobre gente. Teniendo que pedir permiso para enterrar a tus difuntos y sin un funeral de estado que echarte a la corona. Mira: es que se me pone la carne de gallina solo de pensarlo.

-Oye, en primavera ¿Vas a estar en lo de Londres?

-!Claro, qué te crees!

-Qué familia. Espero que no vengan el pelirrojo y la cómica.

Es probable que en esos corrillos, con el difunto de cuerpo presente, haya salido también el gol que la justicia europea le ha colado a la República austriaca.

Es probable que en esos corrillos, con el difunto de cuerpo presente, haya salido también el gol que la justicia europea le ha colado a la República austriaca.

Aristocracia 1, Esta Pequeña República 0.

La cosa ha sido así.

Austria, como todo el mundo sabe, fue una monarquía hasta 1918. En noviembre hará ciento cinco años que a la rama austriaca del holding Habsburgo S.A. se le pasó la fecha de caducidad.

En todas las monarquías (y la austriaca no era una excepción) hay una corte y en todas las cortes hay aristócratas. Y en Austria, los aristócratas se distinguían de la gente normal en que llevaban un “von” en el apellido. Como en España llevan su “de”. Cayetana “de” Alba, por ejemplo.

La república austriaca prohibió el uso del “von”, prohibición que dura hasta hoy.

En Austria, según todas las estimaciones, hay unas 180 familias descendientes de la antigua aristocracia. Lo cual viene a representar unas 11.000 personas de sangre azul. Hay algunas personas famosas: por ejemplo, el ministro de asuntos exteriores austriaco y canciller por un corto periodo, Alexander Schallenberg, es una de ellas.

Ulrich Habsburg-Lothringen (para nosotros, Habsburgo-Lorena, sí: de esos Habsburgo-Lorena) político de los verdes austriacos, intentó hace algunos años que se aboliera esta prohibición del “von”. No lo consiguió.

Sin embargo, el tribunal de Estrasburgo le ha dado la razón a los miembros de una familia arístocrática, los Künsberg Sarre, que se quejaron de que no les dejaban utilizar el “von” en Austria, a pesar de que podían utilizarlo (y así estaban registrados) en otros países europeos.

Algunos miembros de la familia habían emigrado a países como Alemania, por ejemplo, en donde se puede seguir utilizando la preposición sin ningún problema.

Tuvieron hijos, a los que registraron con “von” (se llamaban von Kûnsberg Sarre). Cuando iban a hacerse el carné de la biblioteca pública, escribían su nombre con “von”, o cuando se apuntaban a la federación de balón volea, o cuando iban a abrir una cuenta en el banco.

Sólo en Austria (´cachis en la mar) no les dejaban. Bueno, sí que les habían dejado. Hasta 2018, momento en el que la ciudad de Graz dijo que ni “von” ni “van” y obligó a cambiar de nombres a todas las personas que llevaban el apellido Künsberg Sarre, con el consiguiente pitote.

Los afectados recurrieron y tanto el constitucional austriaco como el tribunal de lo contencioso administrativo rechazaron sus quejas. Tras un largo proceso, la instancia superior (o sea, el tribunal de Estrasburgo) les ha dado la razón, de manera que, cuando se encuentren la próxima vez en el entierro de alguien con rancio abolengo podrán comentarlo con sus amistades.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.