Una tortuga es más rápida que la bajada de emisiones de CO2 en Austria

¿Cómo ha evolucionado la emisión de dióxido de carbono en Austria? La ministra de medio ambiente ha presentado las cifras. Nada que celebrar.

23 de enero.- En estos días se cumplen tres años desde que la Organización Mundial de la Salud declaró la existencia de la pandemia del coronavirus. Yo siempre digo (y perdón por citarme) que la pandemia de coronavirus ha sido, ante todo, un test de inteligencia colectiva. Lo hemos pasado, pero la verdad es que sería mentir el negar que lo hemos pasado bastante raspando.

En cualquier caso, la pandemia ha sido un ensayo general de otro reto mucho mayor: el cambio climático. La inmensa mayoría de los científicos coinciden en que el tiempo para actuar se nos está acabando rápidamente. El problema tiene solución y está en nuestra mano. No es la primera vez que nos enfrentamos a un desafío semejante. Recuerde el lector el agujero de la capa de ozono. Se sentó la industria con el Gobierno y los científicos y, aunque todavía tenemos el cielo agujereado la cosa parece que va por buen camino.

El Ministerio competente (o sea, el de Medio Ambiente) ha hecho hoy públicas las cifras más recientes de millones de toneladas de dióxido de carbono emitidas por Esta Pequeña República. Son de 2021. En ese curso memorable, Austria emitió a la atmósfera 77,5 millones de toneladas de dióxido de carbono. Esto representa una (m*erda de) disminución con respecto al periodo prepandémico pero, aún así, la ministra Gewessler ve que hay razones para el optimismo.

(Claro que sí, guapi).

Según la autorizada opinión de la Ministra, la tasa a la emisión de dióxido de carbono y el comercio europeo de emisiones ya han empezado a surtir efecto.

Para el 2022, el Ministerio de Medio ambiente austriaco piensa que se reducirán las emisiones todavía más, hasta alcanzar un 7,9% de reducción con respecto a los niveles anteriores a la pandemia. Hay que aclarar que Austria se ha comprometido a ser un país de emisiones cero a partir de 2040. Eso quiere decir dentro de 17 años. A razón de una rebaja del 5% al año, un año con otro, llegaríamos a la meta con una reducción de emisiones del 85% con respecto a 2019. Si es así, nos daríamos con el proverbial canto en los dientes.

Por sectores, la producción de energía y la industria siguen siendo los mayores productores de dióxido de carbono. Alrededor de 34,5 millones de toneladas. Las emisiones, con respecto al periodo prepandemia, han subido casi un 10%. En cambio, han bajado (aunque poco) en el sector de los transportes. En esta rama, han sido 2,4 millones de toneladas menos las que se han emitido. Algo es algo.

Las causas del aumento de emisiones en la industria se centran sobre todo en el aumento de la producción de acero, hierro y cemento.

En cuanto a la energía, las emisiones han bajado en 0,1 millones de toneladas. La ministra Gewessler ha afirmado que esta reducción se debe a la parada de la última central térmica austriaca (esa que, por cierto, se quería volver a poner en marcha cuando los problemas del gas al principio de la guerra de Ucrania).

De cualquier manera, la ministra se ha puesto un objetivo ambicioso. En 2030, toda la electricidad de Austria deberá ser producida utilizando energías renovables (viento, sol, agua y biomasa). También nos calentaremos en el futuro (según la Sra. Ministra) con chismes respetuosos con el clima.

Entretanto, los activistas por el clima the Last Generation (parece el nombre de una serie de HBO) han anunciado que, a partir del 13 de febrero, volverán a empezar a pegarse a sitios.

Al leer las razones del “optimismo” de la ministra, la verdad es que no les falta razón.

LA DESTERNILLANTE HISTORIA DE LA MEDICIÓN DEL PESO DE LA TIERRA

Ayer por la tarde, en La Tarde en Directo, Jesús Carrete nos contó la desternillante historia de los ingleses de la Royal Society que fueron a investigar el peso de la tierra y terminaron borrachos e incendiando una cabaña en las tierras altas de Escocia.

Si te lo perdiste ¿A qué esperas? Si ya lo viste, puedes volver a disfrutarlo. Recuerda que en el canal de YouTube de Viena Directo puedes encontrar el fantástico archivo audiovisual del blog 🙂

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.