Tengo un tractor azul

A río revuelto, la extrema derecha austriaca intenta replicar aquí las protestas de los agricultores alemanes.

No te olvides de suscribirte al boletín de Viena Directo en www.vienadirecto.substack.com

19 de Enero.- En los últimos días han recorrido las televisiones europeas las imágenes de las protestas de los agricultores alemanes contra los planes de su Gobierno. Los agricultores (y ganaderos) alemanes se quejan de la desaparición de las subvenciones del ejecutivo de Berlín al diésel. Los agricultores dicen que la energía ha subido, que los transportes están más caros y que perder las subvenciones al diésel implica una reducción considerable de sus ingresos (lo cual también es admitir de alguna manera que sin las subvenciones del Gobierno habría muchas explotaciones ganaderas y agrícolas que no serían viables).

El Gobierno alemán es, en estos momentos, un tripartito (el “gobierno semáforo” le llaman) y, por lo tanto, es mucho más débil que si fuera un gobierno constituido por un solo partido o por una coalición. Como sucede también en Austria, la extrema derecha, en estos momentos, está al alza en las encuestas. La AfD ha aprovechado esta cuestión para montarle al Gobierno una bonita protesta.

La extrema derecha austriaca también está intentando lo mismo, aunque las condiciones de Austria y de Alemania en el sector agrario no tengan mucho que ver.

En estos momentos, delante de la cancillería hay un grupo de tractores de organizaciones agrarias ultras, afines al FPÖ manifestándose contra la desaparición de las subvenciones, sino contra el llamado “Green Deal” o Pacto Verde, para modernizar y hacer sostenible la economía de la Unión y luchar contra el cambio climático, pero también contra otras cosas que se consideran amenazas como, por ejemplo, la carne de laboratorio.

QUÉ TIENEN EN COMÚN ALEMANES Y AUSTRIACOS

Lo que tienen en común los agricultores alemanes y sus colegas austriacos es que la concentración de la distribución en muy pocas manos los ha empujado a una guerra de precios auténticamente insensata. Las explotaciones agrícolas solo son rentables si son grandes, lo cual no siempre es posible. A esto se añade también que la Unión Europea, mediante leyes que tratan de proteger el medio ambiente, está reduciendo la superficie cultivable del continente. Si hay menos extensión cultivable, también hay más dificultades para mantener la rentabilidad.

Otra medida que ha escocido mucho en el sector ha sido la prohibición de determinados fertilizantes y pesticidas que sí que están permitidos en los países que son la competencia directa de la agricultura europea, como por ejemplo los del norte de África o la misma Ucrania.

Luego también está el cambio de hábitos de consumo, que se está apoyando desde la política. La gente come menos carne y comer menos carne es visto, cada vez más, como algo moderno y molón. Esto también tiene su impacto en la ganadería. El mercado encoge. En Alemania y en Austria.

LO QUE DIFERENCIA A LAS SITUACIONES DE AUSTRIA Y DE ALEMANIA

Hasta aquí los puntos en común. La diferencia fundamental es la siguiente: en Austria los agricultores están directamente relacionados con el Gobierno. Se sientan en los órganos de decisión. Una de las piezas más fuertes de la estructura del ÖVP son las poderosas organizaciones de agricultores (Bauernbund) que son el alma del conservadurismo austriaco.

En principio, los agricultores y ganaderos austriacos son mayoritariamente conservadores, y las organizaciones ultras son una minoría. El FPÖ sin embargo trata de hacer parecer que es muy fuerte en un sector en el que prácticamente no cuenta con apoyos para así tratar de empujar su agenda euroescéptica en los exterior y de oposición en el interior.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.