Violencia es cobrar 600 Euros

Rodeados
Archivo Viena Directo

 

ACTUALIZACIÓN: El sábado, 21 de Mayo, está convocada a través de Facebook una concentración en apoyo de la iniciativa DEMOCRACIA REAL YA en la Argentinierstrasse de Viena, número 34, frente a la embajada española.

12 de Mayo.-Querida Ainara: desde Viena (y casi en camino para España, a donde llegaré en breve) se observa con curiosidad la movilización que, bajo el nombre Democracia Real Ya, sacó a muchas personas a la calle durante estos días pasados y que, si los periódicos no mienten, ha provocado que hayan pasado la noche pasada al raso.

 “No somos mercancía de banqueros y políticos”, dicen. Hasta el momento, el movimiento ha sabido capitalizar el descontento que flota en amplias capas de la sociedad española y que, en mi opinión, no es más que la manifestación palpable de una cosa que se puede leer muchas veces en las más de ciento cincuenta cartas que te llevo escritas: los políticos españoles han perdido, totalmente además, cualquier conexión con la calle.

 “Violencia es cobrar seiscientos euros” leo en una pancarta, y me acuerdo de que, antes de venirme a Austria, yo ganaba poco más (con mis carreras y mis idiomas, y eso que, en aquel momento, España vivía en un paraíso inmobiliario por el que corría la pasta sin que pareciera que iba a ponerse nunca el sol en el cielo verde dólar).

 Veo en las fotos y los vídeos riadas de gente que ha descubierto que existe otra gente que está igual de cabreada que ella. Veo las caras sonrientes, leo los posts o los correos eufóricos, escucho a los políticos españoles (otra vez con el paso cambiado, otra vez) balbucear tímidas excusas, autoreivindicaciones o, directamente, subirse al carro haciendo cálculos de lo que pueden representar los movilizados en las urnas del domingo 22.

 Debería estar contento, me digo. Y con sorpresa observo que no, que no lo estoy. Es más: me invade un hastío tremendo, porque me parece estar ante una película mil veces repetida que, por lo general, ha terminado mal.

 Tu tío se está haciendo viejo, Ainara. Y se nota en estas cosas. Le cuesta entusiasmarse con según qué representaciones callejeras. Porque entonces, Ainara, también “nos merecíamos un gobierno que no nos mintiera” y “las cosas nos pasaban por tener un gobierno facha” y “no a la guerra” Y dime: ¿Qué quedó de todo aquello? ¿Qué quedará de esto? No lo sé.

Por otra parte, es sano que la calle se revuelva; que los políticos se enteren de que la gente que se sube al metro todos los días, que aprieta los dientes para currar por sueldos míseros durante jornadas que les consumen la vida, tienen unos horizontes más amplios que ver cada noche la serie que ponga Tele Cinco. Pero, en algún momento, este movimiento que, como todos, nace puro, encontrará un líder y ahí se joderá el invento. Porque se transformará de movimiento en otra cosa. En la misma cosa de siempre.

Besos de tu tío.


Articulo publicado en Cada miercoles, escribeme una carta con las etiquetas: , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 Responses to Violencia es cobrar 600 Euros

  1. emejota dice:

    ¿Viste la antigua película «Rebelion en la Granja», una adaptación de George Orwell. Beso.

  2. ¿Te acuerdas del café que tomamos donde dijiste que en España la gente habla mucho en los bares y la cosa no va a más? Pues ahora ha ido a más :).

    No te dejes llevar por el pesimismo, esta vez es diferente (no mucho, pero lo suficiente). Es un revolución sin lideres de manera consciente. No quieren lideres porque en las redes sociales, donde ha nacido todo esto, no los hay. Referentes tal vez, pero no lideres.

    Desde los medios tradicionales buscan ese líder que tanto te preocupa desde hace tiempo (des de #nolesvotes para ser exactos) y no hay manera. No entienden nada, no existe ni existirá: Ellos, Todos Ellos, son el líder. Como decía la pancarta de un manifestante: «Somos más y estamos mejor desorganizados»

    • Paco Bernal dice:

      Me gustaría poder ser tan optimista pero:

      -Hasta ahora las personas concentradas en la Puerta del Sol (En las «Puertas del sol» de las diferentes ciudades españolas) no representan una cantidad significativa de personas para cambiar nada. Para entendernos, esto es como cuando la iglesia consiguió juntar a unos cuantos cientos de miles de católicos en el centro de Madrid y pretendió que, las consignas que ellos coreaban con sus niños de la mano, eran el sentir mayoritario de la sociedad. Cosa que no es verdad ni dentro de la propia Iglesia, como todos sabemos.

      -Las redes sociales facilitan el contacto entre las personas, sin embargo, no solucionan la necesidad de una gestión. Hasta el momento, Democracia Real se gobierna a sí misma de manera asamblearia (siendo esas asambleas presenciales o por Facebook/Twitter interpuesto). Una estructura que aspire a ser duradera tiene, necesariamente, que aspirar a la eficacia. En otras palabras: todos tenemos la experiencia de los interminables debates escolares y las votaciones a mano alzada. Que sí, que queda bonito. Pero no son formas.

      De todo lo anterior se deduce que, si el movimiento Democracia Real Ya aspira a convertirse en algo que permanezca más allá del martes 24 de Mayo (fecha en que se terminará en los periódicos el runrún de los resultados electorales) deberá aceptar la dura realidad de que debe ofrecer unos interlocutores válidos y reconocibles para explicarle a la sociedad (y a los propios seguidores, ojo) qué es lo que quiere. Necesariamente tendrán que surgir caras, líderes, personas que cojan un micro y hablen y expliquen. Un movimiento, que nace no puede estar parado, y si se para, se muere. El movimiento (en este caso en sentido físico) necesita decisiones y las decisiones las tiene que tomar alguien o un conjunto de alguienes (repito: eficazmente).

      En fin, que espero de todo corazón equivocarme, y deseo que esto tenga mucho éxito y que resulte que, a fin de cuentas, soy un reaccionario cascarrabias presa de unos anticuados prejuicios analógicos.

  3. Isamari dice:

    Entiendo tu pesimismo y admito que yo he sido víctima del mismo sentimiento en reiteradas ocasiones, sin embargo, esta vez veo algo distinto. No creo que todavía lleguemos (de manera plural o globalizada) a los resultados idóneos, pero ahora la gente está más informada y lo que es mejor (aunque suene irónico), más indignada. Eso debería provocarlos para ser más exigentes y rigurosos con sus acciones, con su fiscalización y con su voto. Quién sabe, a lo mejor resulta bien…

    Un abrazo optimista!

    • Paco Bernal dice:

      Hola Isamari! Yo también espero que esto, por lo menos, tenga el efecto de que los políticos (españoles) dejen de darlo todo por supuesto y dejen de considerar las elecciones como un mero trámite en el que perpetuar unas estructuras de poder que cada vez sirven menos para resolver los problemas de los ciudadanos. El sentimiento con que yo miro todo esto es agridulce. Ya digo: esperemos que sea para bien y que no sea lo que en España llamamos «un calentón» (o sea, una tormenta de verano). El tiempo lo dirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.