J.R. Ewing, la borracha de Sue Ellen (la pobre) y el Edelweiss

Fuente de los caballos
Famosa fuente de Salzburgo que sale en Sonrisas y Lágrimas (A.V.D.)

 

La semana pasada falleció Larry Hagman, más conocido como JR. Ewing por el personaje que interpretó en el culebrón Dallas. Pocos saben, sin embargo, que el señor Hagman tenía una relación con Austria más estrecha de lo que parece.

26 de Noviembre.- Si no recuerdo mal, fue el año pasado cuando Larry Hagman fue invitado (de pago) del cutrefamoso Richard Lugner en el Baile Anual de la Ópera Estatal vienesa.

Mr. Hagman apareció vagamente caracterizado del personaje que le hizo famoso en los ochenta, Jr. Ewing, con el inevitable sombrero Stetson calado en la ya cana cabeza; se dio una vuelta por la ciudad que el Danubio atraviesa y, en el palco que le tocó en suerte, aguantó dando cabezadas un evento que, a los ochenta y nueve años, y con lo que pican los bragueros, debe de resultar un coñazo insoportable.

Cumplida su parte del contrato, cobrados los euros correspondientes, Mr Hagman se cogió el avión y se volvió a los Estados Unidos, a terminar de morirse.

(el pobre).

Mis lectores nacidos en los setenta se acordarán de lo que Larry Hagman supuso en la historia de la cultura popular, cuando fue contratado por Lorimar, la filial de televisión de la Warner Brothers, para dar vida al perverso dueño de la Ewing Oil Company en el culebrón Dallas, que emitió la CBS entre 1978 y 1991 y en donde salió hasta Brad Pitt (como puede verse en este gráfico).

Jota Erre (“Yei or ígüing” por estas tierras, y no, como está mandado “jotaerre égüin”, como decimos nosotros) estaba casado en la ficción con Sue Ellen (Linda Gray), personaje que, al principio de la serie, le secundaba en su contumacia a la hora de quitar de la circulación al doblaesquinas de Bobby Ewing (interpretado por el translúcido actor Patrick Duffy) pero que luego, en gran parte por la presión ejercida sobre los guionistas por el lobby gay, que veía en la borracha de Sue Ellen a su musa, la tejana fue elevada a la santidad a través del alcoholismo.

Y mientras Sue Ellen le hacía la competencia a Massiel en la ingesta de destilados irlandeses,  Bobby estaba casado con la sinsorga de Pamela, Pam (interpretada por la actriz Victoria Principal); esa mujer de la que siempre sospechamos que llevaba los riñones en el bolso, porque era imposible que le cupieran en aquella cinturita de avispa que se gastaba.

En fin: mis lectores se hacen una idea.

Lo que no sabrán muchos es que Austria tiene mucho (muchísimo) que agradecerle a un familiar muy cercano de Larry Hagman ¡Cuántas divisas se hubieran perdido de no ser por la madre del malo más malo de la televisión! Y es que Mr. Hagman era hijo de Mary Martin.

-Pues vaya, dirán mis lectores. Muy conocida en su casa a la hora de comer.

Pues no: Mary Martin fue la primera Maria de Sonrisas y Lágrimas. Y de hecho, de ella partió el proyecto de convertir la vida de la familia Von Trapp en un musical.

En 1956, durante un viaje por Europa, el famoso director de Broadway Vincent J. Doneheu tuvo ocasión de ver Die Trapp Familie, una película alemana que se basaba en las memorias de la Maria Von Trapp real.

Inmediatamente, se dio cuenta de que aquel material era a) muy susceptible de ser convertido en una obra de teatro y b) que el proyecto sería ideal para su amiga Mary Martin (la madre de Larry Hagman).

Al principio, se pensó en una obra no musical pero, conforme el proyecto fue avanzando, Mary Martin dijo que a ella le apetecía cantar, y se buscó la colaboración de Rodgers y Hammerstein, famosérrimos compositores que elaboraron una partitura completamente deliciosa (no apta para diabéticos, en cualquier caso). De hecho, The Sound Of Music (Sonrisas y Lágrimas, La novicia rebelde en Sudamérica) fue el último trabajo de Oscar Hammerstein II, el cual compuso Edelweis, canción que muchos americanos piensan que es el Himno Nacional Austriaco.

Mary Martin arrasó haciendo de María von Trapp (incluso cuando los guionistas les hacen cruzar las montañas de Salzburgo por Berchtesgaden, con lo cual hubieran terminado en el mismo nido del águila de Hitler) pero para la versión cinematográfica se buscó a una actriz más conocida por el público mundial: Julie Andrews.

Mary Martin murió en 1990, a los 76 años, de cáncer.

 

Articulo publicado en Anécdotas con las etiquetas: , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Un comentario a J.R. Ewing, la borracha de Sue Ellen (la pobre) y el Edelweiss

  1. Vega dice:

    Paco, esta entrada me ha encantado. Esto de las historias secundarias es un campo infinito interesantísimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.