La señora Kaiser y los brigadistas internacionales austriacos

Viena. Juventudes socialistas durante una manifestación30 de Abril.- Según la foto publicada hoy en este artículo del periódico valenciano Información, Hannah Kaiser es una señora mayor, teñida de un tono aproximadamente pelirrojo a la que, así a bote pronto y quizá por la simpatía que se desprende de la imagen, no se le podrían echar los 75 años que lleva funcionando por el mundo.

La señora Kaiser ha salido en la prensa porque, después de tres cuartos de siglo, ha vuelto a su localidad natal, Benissa, una pequeña ciudad equidistante de Gandía y Benidorm. El porqué de su nacimiento en un lugar en principio tan alejado del sitio en que sus padres vinieron al mundo, se explica en el cuerpo de la noticia.

El matrimonio Kaiser, formado por Hans, de 28 años y Dora, de veintiséis, del mismo modo que otros 1398 austriacos de izquierdas fue a España a luchar en nuestra guerra civil del lado de la República en las brigadas internacionales. Hans Kaiser era médico y, durante la contienda, fue el director del sanatorio instalado en el convento de los franciscanos de Benissa. Su mujer Dora era enfermera.

Es muy probable que, en la decisión de los Kaiser de transladarse a España a luchar del lado de la República, pesasen varias circunstancias. En primer lugar, la religión judía que profesaban (el nazismo se estaba extendiendo por Europa como una mancha de aceite, y el antisemitismo con él). En segundo lugar, el sentimiento, agudizado por las crisis económicas y de identidad que sufrió Austria en el periodo de entreguerras, de que el mundo tal y como lo habían conocido se encontraba en un peligro urgentísimo y que la Humanidad se enfrentaba a un Armagedón en el que combatirían por el triunfo definitivo las fuerzas de la luz contra las huestes del mismísimo Lucifer.

Asimismo, muchos de los brigadistas internacionales austriacos, sobre todo los procedentes de la socialdemocracia, abrazaron la lucha antifascista ante el fracaso del movimiento obrero en la guerra civil relámpago que se desarrolló en Austria entre el 12 y el 15 de febrero de 1934, solo unos días antes de que la señora Kaiser viniera al mundo en Benaissa. En esta guerra civil, que produjo varios cientos de muertos, se enfrentaron las fuerzas armadas de la Socialdemocracia austriaca y las fuerzas gubernamentales al mando del dictador austrofascista Dollfuss (este es un periodo convulso que los austriacos, muy comprensiblemente, no revisan con mucho gusto). La victoria del austrofascismo llevó al fin del sistema democrático austriaco y a la entrada de la socialdemocracia en la clandestinidad. Una clandestinidad de la que, después de la guerra, saldrían importantes personajes de la política austriaca del siglo XX, como por ejemplo el canciller Kreisky, judío también como los Kaiser.

La señora Kaiser es una mujer mayor y sus padres fallecieron hace tiempo. Con la muerte de sus protagonistas se corre el peligro de que se olviden las circunstancias de aquel momento de la historia de Europa que, en estos tiempos de polarización creciente, de demagogia, de crisis económica (y de las otras) corremos el peligro de repetir. Por eso, el Estado austriaco fundó un Centro de Documentación de la Resistencia Austriaca, cuyo fondo online se puede consultar si se pincha en este link. En él, a disposición de aquellos que quieran saber más, están las biografías de un gran número de brigadistas austriacos que formaron el llamado Batallón 12 de Febrero.

Para cuando la señora Kaiser y su madre pudieron regresar a Austria, Hans, el padre, ya había muerto. Para él fue tarde, lo mismo que para muchos otros brigadistas internacionales que regaron con su sangre el suelo español en defensa de la democracia y la libertad.

(Este artículo no hubiera podido ser escrito sin la amable colaboración de Pablo Morales, que me ha enviado el link a la historia de la señora Kaiser. Desde aquí, mi agradecimiento público).

Articulo publicado en Política/Economía con las etiquetas: , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to La señora Kaiser y los brigadistas internacionales austriacos

  1. Amelche dice:

    Curiosa historia. Pero Información no es un periódico valenciano, sino alicantino. Por cierto, pasé por Benissa el día 20 de abril. Fui a Denia y Jávea a pasar el día con una amiga.

  2. juan dice:

    Comentarios de tinte político es lo que sigue dividiendo España. Es tu blog y haz lo que quieras pero no te dediques a publicar, y menos este tipo de entradas en un grupo como el de Viena que no es para esto. «lucharon por la libertad y la democracia» y Republicanos en la guerra civil? es tu opinión.

    Como comentario constructivo, el mismo post, que para mi aporta poco pero vale, insisto es tu blog y escribes los temas que quieres, si eliminas esa frase queda como un reconocimiento válido a todas las personas que lucharon en esa guerra, y que recuerda, todos lucharon por sus ideales. Es más, el propio convento Franciscano de Benissa, como no, fue incautado por el Gobierno Republicano de forma ilegal. que pasó con los religiosos? algo super democrático…

    Paco, no es la primera vez que lo veo pero hoy me apetece escribir, ver estas líneas en un grupo abierto me da pereza, y tampoco quiero dejar el grupo. Así que, y otra vez insistiendo )que es tu blog y que haces lo que quieres, te rogaría que ya que lo posteas siempre, por favor tengas en cuenta a los lectores, que somos todos.

    O que me digas la forma de bloquearlo dentro del grupo y ya entraré yo a leerte cuando quiera. (que tienes tus post buenos)

    Gracias

    • Paco Bernal dice:

      Hola Juan:
      Muchas gracias por tu comentario, que me parece muy respetuoso. Es innegable que, pese a que todos los que lucharon en la guerra civil lucharon por sus ideales, es verdad que, aún considerando las especiales circunstancias del momento (lo convulsa que era la Historia europea por entonces) los brigadistas internacionales (no solo los austriacos, todos) mostraron una actitud especialmente generosa. Fueron a luchar y a morir por un país que no era el suyo.
      También es innegable (y cuarenta años de historia de España quedan ahí para demostrarlo) que el franquismo era en ese momento a) un régimen que se identificaba plenamente con la dictadura hitleriana y con la dictadura italiana -el llamado Eje- y b) que el franquismo no luchaba ni por la democracia -que no hubo en España hasta 1977- ni por las libertades públicas. Porque era un régimen de corte totalitario.
      No creo pues haber faltado a la verdad cuando digo que los brigadistas -dentro de sus posibilidades ideológicas y de los innumerables defectos que tenía la REpública Española la cual, como ha dicho mucha gente, era una democracia sin demócratas- luchaban por unos ideales que, en el mundo moderno, resultan algo más presentables que los que defendía el bando sublevado.
      En cuanto a si el post aporta o no, yo espero que sí aporte algo. Por más que nos pese (y, desgraciadamente, que existan guerras siempre pesa) la resistencia austriaca contra el fascismo -primero el español y luego el que, desgraciadamente, tuvieron que sufrir los austriacos en su propio suelo- es un trozo de la historia tanto de Austria como de España y lo único que podemos hacer es intentar que, dentro de lo posible, no se repita. Construir una Europa más justa en la que las dictaduras de cualquier género -porque el comunismo fue también otra forma de fascismo- no tengan cabida.
      Te agradezco también por supuesto que admitas que algunos posts de Viena Directo son buenos. Dada la frecuencia con que escribo, alguno bueno me tendría que salir 🙂
      En fin, espero que, de vez en cuando, te sigas pasando por aquí y disfrutando de lo que yo tenga que decir.
      Un saludo y disfruta del festivo.

  3. Señor Negro dice:

    Totalmente de acuerdo con Paco Bernal, relacionar a las Brigadas Internacionales con el estalinismo es muy injusto. Es verdad que las Brigadas fueron organizadas por los Partidos Comunistas pero muchos de sus miembros nunca se identificaron con la política de Stalin. De hecho en 1938 Stalin los traicionó cuando para mejorar sus relaciones con Hitler decidió dejar caer a la república española y retiró su apoyo a ésta.
    Si no os lo creéis leeros el libro de Artur London SE LEVANTARON ANTES DEL ALBA… Artur London fue un brigadista checo que consiguió la proeza de ser represaliado tanto por el nazismo como por el estalinismo. Después de haber luchado en España, London colaboró con la resistencia francesa y por eso fue deportado en 1942 a Mauthausen. Sobrevivió, participó en el gobierno checo de postguerra y en 1952 fue detenido por el regimen estalinista checoslovaco. Le acusaron de desviacionista y de titoísta, le obligaron a confesar mediante la tortura y le encerraron. Sólo después de la muerte de Stalin pudo en 1956 salir de la prisión. Si esto no es una vida de lucha contra los totalitarismos ya me diréis que es…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.